Anfac acusa al Gobierno de vetar las medidas fiscales de apoyo a la automoción

Denuncia que la reforma laboral pone en riesgo la flexibilidad para las fábricas

José Vicente de los Mozos, presidente de Anfac
José Vicente de los Mozos, presidente de Anfac

La patronal de la automoción Anfac ha emitido esta mañana un duro comunicado en el que critica abiertamente el trato dispensado por el Ejecutivo al sector de la automoción en los Presupuestos Generales del Estado de 2022. “Ante el veto masivo por el PSOE a todas las enmiendas para mejorar la situación del sector de la automoción e impulsar la electrificación, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) alerta de que los problemas de la industria se están agravando en un entorno de crisis, incertidumbre y falta de medidas contundentes para el apoyo a la industria, el impulso a la electrificación y la renovación del parque”, recalca el texto.

La patronal centra sus críticas en el veto a los incentivos fiscales a los vehículos eléctricos y a la entrada en vigor del nuevo impuesto de matriculación, sin tener en cuenta la enmienda presentada en el plazo legal para aplazarlo y así adaptarlo a los nuevos requisitos de emisiones de CO2. “Eran condiciones positivas para avanzar en la recuperación, en la penetración del vehículo electrificado y en la renovación del parque, y eran el complemento necesario a otras medidas posibles gracias a los fondos cuya concesión ha aprobado Bruselas”, recalca la patronal.

Los fabricantes también alertan sobre el impacto negativo que puede tener la reforma laboral, con la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y la vigencia de las condiciones del convenio que finalice hasta que no se firme uno nuevo como principales cambios. “La incertidumbre sobre el entorno laboral agrava una situación ya de por sí difícil por la falta de microchips, la caída de la demanda y la necesaria competencia entre fábricas de otros países para la adjudicación de los modelos. La reforma laboral supone un riesgo grave en la competitividad de las fábricas españolas, cuya necesaria flexibilidad es posible gracias al diálogo social a nivel empresa, lo que permitió entre otras cosas la recuperación del empleo en momentos como la crisis económica de 2008 o tras el primer impacto duro de la pandemia, en el verano de 2020”.

El presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, reclamó una visión integral del sector de la automoción y una política de apoyo más completa. “Se están agravando los problemas y los nuevos riesgos complican mucho la situación, en un momento en el que necesitamos certezas pues hay que competir ferozmente con otros países de nuestro entorno para adjudicarnos los modelos de futuro. La industria ya se ha puesto a trabajar, estamos trayendo los modelos y las inversiones, pero necesitamos un programa claro y común de medidas contundentes, incluyendo la fiscalidad y la normativa laboral”.

Normas
Entra en El País para participar