Las valoraciones de los centros de datos entran en el metaverso

La compra de CyrusOne por KKR y de CoreSite por American Tower indican el gran interés por el sector

Servidores de la empresa Advania en Hafnarfjordur (Islandia).
Servidores de la empresa Advania en Hafnarfjordur (Islandia). reuters

Antes del metaverso llega la inevitable ola de metainversiones. El operador de centros de datos Cyrus­One, que tiene como clientes a gigantes como Microsoft y Amazon, dijo el lunes que había conseguido una venta por 15.000 millones de dólares a las firmas de capital riesgo KKR y Global Infrastructure Partners. El mismo día, su homóloga CoreSite Realty firmó una venta por 10.000 millones a American Tower, puesto que ambas buscan dar servicio a la creciente flota de dispositivos conectados. Estas operaciones muestran las diferentes formas que tienen los fondos de compras de prepararse para la nueva realidad virtual de Silicon Valley.

El gigante Blackstone preparó el terreno cuando compró QTS Realty Trust en junio. La fuerte valoración de esa operación, de unas 25 veces el ebitda futuro, parecía generosa, pero KKR casi la ha igualado, y American Tower va a pagar un múltiplo aún mayor.

QTS, CyrusOne y CoreSite alojan servidores que ayudan a las empresas a gestionar los datos que circulan por la nube. Los coches autónomos, los dispositivos de seguimiento industrial y las aplicaciones de realidad aumentada son algunas de las innovaciones que alimentan la futura necesidad de procesamiento de datos.

A un lado de estos nuevos desarrollos están los titanes de la tecnología. La empresa matriz de Facebook se ha rebautizado con el nombre de Meta Platforms y se centrará en el desarrollo de mundos virtuales. CyrusOne depende en gran medida de estos pocos y grandes clientes. Para los compradores financieros, puede ser positivo: pueden desplegar sus vastos fondos de efectivo para aumentar la capacidad en línea con sus clientes.

En el otro lado están las empresas como American Tower que operan la infraestructura de comunicaciones. Dado que ya ayudan a enviar datos de un lugar a otro, su esperanza es que al expandirse en centros de datos como los que gestiona CoreSite pueden servir a un grupo más amplio de clientes geográficamente dispares allá donde estén. Eso es algo que no puede hacer un comprador financiero.

A medida que crece el entusiasmo por las crecientes reservas de datos, las valoraciones de las operaciones están aumentando, pero el número de objetivos de adquisición se ha reducido. Switch, de casi 6.000 millones de dólares y en cuyo consejo de administración se sienta el activista Elliott Management, es uno de los pocos operadores de centros de datos que cotizan en Bolsa, y parece solitario en comparación con otros gigantes independientes como Digital Realty Trust, de 44.000 millones de dólares, y Equinix, de 72.000 millones. Puede ser uno de los últimos invitados a la fiesta virtual.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías