El sector financiero necesita mujeres para ser más competitivo

El mayor freno se produce en los comités ejecutivos, en recursos humanos, marketing y asuntos legales

El sector financiero necesita mujeres para ser más competitivo
GETTY IMAGES

El sector financiero debe continuar apostando por una mayor diversidad e inclusión de género, tanto en sus plantillas como en los niveles directivos y en los consejos de administración, como un factor de competitividad. Pero no solo en España sino en todo el mundo. La recomendación se desprende del último informe del Observatorio de la Realidad Financiera (Orfin) sobre mujeres y sector financiero: la inclusión como factor de competitividad, presentado este miércoles en la Universidad de Alcalá de Henares, y en el que se advierte que a nivel internacional existe techo de cristal, que es lo que dificulta, según los expertos, la promoción laboral de las profesionales en el sector.

A pesar de ello y según el informe, la paridad en puestos directivos y consejos de administración en las entidades de servicios financieros internacionales es mayor que la media en las empresas y, todavía más, en las organizaciones de mayor tamaño. Sin embargo, “a medida que se avanza en la promoción, la participación de los hombres aumenta en detrimento de las mujeres, hasta llegar a una muy superior proporción masculina en la cúspide de las organizaciones”, explicó Mónica Melle, profesora de Economía Financiera de la Universidad Complutense de Madrid. Incluso existen subsectores en los que la mujer no ha llegado a las cuotas de participación que debería: es el caso de las empresas de inversión en el mercado privado, donde solo el 20% de los empleados son mujeres.

En este sentido, “alcanzar la igualdad de género en el sector financiero se ha convertido en el objetivo prioritario en la mayoría de los países, al entenderse que es un factor de competitividad de las empresas”, señala el informe, que destaca que “avanzar hacia la paridad de género en la cúspide requerirá que los líderes corporativos, tanto hombres como mujeres, vean la igualdad de género como una prioridad estratégica en sus compañías”.

En relación a la igualdad de género como objetivo corporativo prioritario, Soledad Nuñez, miembro del consejo de gobierno y de la comisión ejecutiva del Banco de España, destacó que la participación de las mujeres en puestos directivos es fundamentalmente un tema de eficiencia económica: “No contar con ellas es desaprovechar talento y potencial de crecimiento”.
Para corregir esta situación, propuso dos medidas concretas: “establecer una política de diversidad, con unos objetivos determinados, y que las empresas hagan hincapié en que la conciliación es una cuestión de hombres y mujeres”. Reclamó, por otra parte, que el hecho de acogerse a beneficios por parte de las mujeres, como la reducción de jornada, no tenga que suponer a la larga una merma de cara a la promoción profesional.

En opinión de Mónica Malo, directora de comunicación, relaciones externas y sostenibilidad de la asociación bancaria CECA, señaló que “aunque queda mucho por desarrollar todavía, se ha avanzado en medidas internas y también en otras de carácter externo, como el diseño de productos financieros orientados hacia las mujeres, o productos de inversión canalizados hacia iniciativas de diversidad de género”.

En este sentido, apuntó que para abordar la paridad, los líderes, hombres o mujeres, tienen que concebir la diversidad de género como una de las prioridades estratégicas, dado que el equilibrio de género es importante para todos los stakeholders de las entidades de servicios financieros: trabajadores, clientes, accionistas, supervisores y sociedad en general. El mayor freno, apunta el informe, se produce en los comités ejecutivos y en los departamentos de recursos humanos, marketing, administración y asuntos legales.

En España, la proporción de mujeres empleadas en el sector financiero se ha incrementado paulatinamente en los últimos 34 años, pasando de un 19,2% en 1987 a 51,9% en 2021. En 2020, las mujeres representaron el 33% del total de consejeros (13,64% de los consejeros ejecutivos) y el 16,3% de los altos directivos de la banca española.

Estos porcentajes son algo más elevados que los promedios generales de las empresas que reportan informes anuales de gobierno corporativo a la CNMV: 23,5% de consejeras y un 5,2% de consejeras ejecutivas,, e incluso superan los promedios de las empresas que conforman el Ibex 35: 31,26% de consejeras y un 6,06% de consejeras ejecutivas.

Normas
Entra en El País para participar