El Reino Unido entra en la lucha entre bancos centrales y mercados

El Banco de Inglaterra es el que más difícil tiene convencer de que tardará en subir los tipos

Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra.
Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra. reuters

El jefe del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, se ha unido a la disputa entre banqueros centrales y mercados. Está tratando de convencer a los inversores de que los tipos no subirán tan agresivamente como implican los precios del mercado. Puede que sea el banco central que más difícil tiene vender su argumento.

Bailey dio el pistoletazo de salida el jueves al anunciar que siete de los nueve miembros de su Comité de Política Monetaria habían votado a favor de mantener los tipos. Dado que los inversores consideraban casi segura una subida, la libra y los retornos de la deuda pública cayeron bruscamente. Pero el tamaño de esa mayoría no fue la única sorpresa. Bailey también ofreció una directriz tácita en forma de previsiones de inflación, que mostraban que no llegaría al objetivo oficial de inflación del 2% a finales de 2024 si su tipo seguía la senda implícita en los precios del mercado.

Aunque se trataba de una forma sutil de decir a los inversores que se estaban adelantando a los acontecimientos, tuvo cierto impacto. Los precios del mercado implican ahora un 60% de posibilidades de que Reino Unido suba los tipos en diciembre. También se han reducido las expectativas sobre las alzas. Sin embargo, los precios del mercado monetario siguen considerando que el tipo subirá del 0,1% al 1% en diciembre de 2022. Sería suficiente para no alcanzar el objetivo de inflación.

Pero puede que a Bailey le resulte más difícil frenar las expectativas que a Powell o Lagarde. El doble mandato de la Fed implica también promover el pleno empleo. Eso le da un argumento más fuerte para oponerse a las expectativas de subida de tipos que a Bailey, que tiene un objetivo de la vieja escuela. Y el BCE se enfrenta a un menor rebasamiento de la inflación. También tiene más motivos para creer que las presiones se desvanecerán.

Otro factor complica el reto de comunicación de Bailey. Lo más probable es que el banco suba los tipos antes que la Fed y mucho antes que el BCE. Una vez que los inversores ven una subida, suelen empezar a buscar la siguiente. Predicar la paciencia puede resultar complicado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías