Alimentación

Siro acelera para cerrar la entrada de un socio inversor antes de final de año

La compañía, que tiene cuatro candidatos, perdió 21 millones el pasado ejercicio

Juan Manuel González Serna, presidente de Siro.
Juan Manuel González Serna, presidente de Siro.

Cerealto Siro, la compañía palentina productora de cereales, pastas y galletas, y que tiene a Mercadona como principal cliente, acelera el proceso para dar entrada en su capital a un socio financiero que le permita aliviar su situación financiera, que le ha llevado a solicitar soporte a la SEPI por 90 millones de euros.

Una búsqueda que encargó a Alantra a principios de año y que, como confirman fuentes de Siro, prevé cerrarse antes de que acabe este 2021. El proceso ya se encuentra en su fase final, a la que han llegado cuatro propuestas. Una, como publicó El Confidencial, es la realizada por Biscuit International, propiedad del fondo Platinum Equity. “Se trata de un potencial socio inversor que se ajusta al perfil que buscamos para ayudarnos a desarrollar el crecimiento recogido en nuestro plan estratégico y el empleo”, explica la compañía, que destaca de Biscuit International ser “líder en Europa en el sector de galletas”, y que ha cerrado compras como la de Continental Bakeries en los últimos meses.

Siro se encuentra “en fase de análisis” de las cuatro ofertas. La empresa no identifica las tres alternativas a Biscuit International por “cuestiones de confidencialidad”, limitándose a señalar que se encuentran fondos de inversión y grupos de alimentación españoles y europeos. En paralelo, la galletera sigue negociando con la SEPI para recibir soporte financiero.

Con ambos procesos, la compañía busca tomar oxígeno y solventar sus problemas financieros. Hace justo un año refinanció cerca de 312 millones con su banca acreedora, y en los últimos meses ha completado la venta de sus fábricas de pan y bollería, además de la galletera que tenía en Jaén a Félix Gullón, con el fin de enderezar su negocio. Como muestran las cuentas anuales consolidadas del grupo, que acaban de ser depositadas en el Registro Mercantil, Siro cerró 2020 con una pérdida de 21 millones de euros, por la de 25 millones del año anterior. La empresa ha encadenado cuatro ejercicios consecutivos en números rojos, sumando un total de 86 millones.

Los ingresos el pasado año fueron de 340 millones, descontados los negocios puestos a la venta, un 7,3% menos. En su informe de auditoría, Deloitte refleja la “incertidumbre material” sobre la capacidad de Siro de continuar como empresa en funcionamiento. Esta argumenta que el acuerdo con sus acreedores, junto a las desinversiones realizadas y su plan de negocio, garantizan su viabilidad.

Normas
Entra en El País para participar