España es el segundo país de la OCDE con mayor alza interanual de los precios de la energía, con un 28,8%

Solo le supera Noruega, con una subida hasta el 70,5% en septiembre, según datos de la organización

Imagen panorámica de un poste eléctrico.
Imagen panorámica de un poste eléctrico. EFE

España es el segundo país con mayor alza interanual de los precios de la energía, con un incremento hasta el 28,8% en septiembre respecto al 23,5% de agosto. Solo le supera Noruega, con una subida hasta el 70,5% en septiembre respecto al 60,9% del mes previo, según los datos publicados este jueves por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Su contribución en septiembre a la inflación anual del país ha sido del 3,1%, cinco décimas por detrás del máximo que registraron Noruega y Estonia que fue del 3,6%. En general, los precios de la energía en los países de la OCDE se dispararon de media un 18,9%, casi un punto porcentual más que en agosto y la tasa más alta desde septiembre de 2008.

La escalada del coste de la energía sigue siendo el gran catalizador de la inflación a nivel global. Los precios en la zona de la OCDE repuntaron hasta el 4,6% en septiembre de este año; muy por encima del 1,3% del mismo mes del año anterior y tres décimas por encima del 4,3% de agosto. Se trata además de la tasa más alta desde 2008, cuando estalló la crisis financiera. En la eurozona también repuntó marcadamente la inflación hasta el 3,4%, cuando el mes previo fue del 3,0% y un año antes registró una tasa negativa al ser de menos 0,3%. A pesar de ello se mantuvo más baja en comparación con Estados Unidos, donde la inflación anual subió de 5,3% en agosto a 5,4% en septiembre. Entre las mayores economías, el país americano es donde se ha dejado notar con más fuerza la presión inflacionista.

En el caso de España, la inflación de septiembre se situó un poco por debajo de la media de la zona euro, con un 4,0%. No obstante, sigue siendo un repunte grande en comparación al mes previo, cuando fue del 3,3%. A ello se suman los datos de octubre, cuando los precios se dispararon al 5,5% según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es una cuota que no se veía desde septiembre de 1992. 

Los alimentos vienen a añadir un punto más de tensión a la escalada inflacionista global. La tasa de los precios en el área de la OCDE aumentó a 4,5%, en comparación al 3,5% de agosto, aunque en la zona euro se mantuvieron en un 1,9%. En el caso de España se observa incluso una leve reducción, al pasar de 1,9% a 1,8% en el mismo periodo. Si se excluyen los alimentos y la energía, la inflación anual de la OCDE aumentó ligeramente hasta el 3,2%, la tasa más alta desde abril de 2002, después de tres meses de estabilidad en el 3,1%.

El informe agrega presión a los principales bancos centrales, que en múltiples ocasiones han asegurado que este aumento generalizado de los precios es transitorio, por lo que rechazan cualquier medida que contenga los precios. Al respecto Mathias Cormann, secretario general de la OCDE, ha dicho que su expectativa es que las presiones inflacionarias se desvanecerán una vez que se resuelvan los cuellos de botella en la oferta, pero reconoció que "existe el riesgo de que la subida sea persistente, por lo que se debe estar atento a los próximos meses". 

Normas
Entra en El País para participar