El Banco de España pone en duda las previsiones del Presupuesto y teme un menor crecimiento

El gobernador ha anticipado que el supervisor prepara una rebaja de sus proyecciones de aumento del PIB que lo situaría claramente por debajo de las estimaciones del Gobierno

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (en el centro), en el Congreso.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (en el centro), en el Congreso.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha inaugurado este lunes la ronda de comparecencias parlamentarias de altos cargos con la que arranca la tramitación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022 arrojando un jarro de agua fría sobre las previsiones que sustentan las cuentas públicas.

El plan presupuestario emitido por el Gobierno de coalición se asienta sobre la estimación de que el PIB español, que en 2020 se desplomó un 10,8% como consecuencia de la pandemia del coronavirus, repuntará un 6,5% este año y un 7% en 2022.

El gobernador ha destacado, sin embargo, que hay tres factores que invitan a impulsar una revisión a la baja de las proyecciones, como el propio Banco de España prevé hacer en diciembre.

Estos elementos son la corrección a la baja del crecimiento experimentado en el segundo trimestre de este año, que el INE redujo del 2,8% al 1,1%; unida a la expectativa de un tercer trimestre de crecimiento claro pero más estable de lo esperado a la luz de los primeros datos oficiales; y, finalmente, la incertidumbre que rodea el alza generalizada de la inflación y los cuellos de botella que están generándose en las cadenas de producción de todo el planeta.

A la vista de estos factores, ha subrayado el gobernador, son varios los analistas que han comenzado a revisar a la baja sus cifras iniciales, como ha ocurrido por ejemplo con el FMI, lo que ha desencadenado una estimación media de avance del PIB español de solo el 5,6% este año y del 6,1% para 2022, es decir, casi un punto de rebaja frente a las proyecciones oficiales en cada caso.

Ingresos y gastos

Más allá, y a falta de que el Banco de España explicite sus propias proyecciones de crecimiento, Hernández de Cos ha incidido en la necesidad de mantener los estímulos desplegados en respuesta a la crisis del Covid tanto en el ámbito monetario como en el fiscal.

Advierte, eso sí, de que España debe emitir cuanto antes un plan de consolidación a medio plazo que permita diseñar el reequilibrio de las cuentas públicas después de que la pandemia disparara el déficit al 11% y la deuda por encima del 120%.

El gobernador ha alertado de que la única vía de reducción de la deuda pública para 2022 se basa en la expectativa de crecimiento del PIB reduzca su peso relativo (hasta situarla por debajo del 120% del PIB, según espera el Gobierno). Algo similar a lo que ocurre con el déficit, que Hacienda aspira a rebajar al 8,4%, cifra que se verá sujeta a tensiones cruzadas, ha dicho el gobernador, pero que descansa básicamente en la previsión de crecimiento.

En cuanto a la reforma de las reglas fiscales que ultima la Unión Europea, a fin de revisar los objetivos de déficit y deuda antes de su reactivación en 2023, Hernández de Cos, que ha señalado que las cuentas públicas españolas ya tenían graves deficiencias antes de la crisis, ha pedido que a falta de conocer cómo cambian, España debe impulsar cuanto antes planes de reconducción a medio plazo que gocen de “rigor, prontitud y amplios consensos” para ser efectivas.

Hernández de Cos ha manifestado que desde el punto de vista de previsión de ingresos, el Gobierno ha sido “optimista” en la estimación de cotizaciones sociales y prudente en la de recaudación tributaria, que avanzaría un 8,1% frente al 8,65% de incremento del PIB nominal (lo que Hacienda defiende que le deja margen para seguir rebajando la fiscalidad de la luz).

Del lado del gasto, el gobernador ha pedido prudencia para evitar desvíos, sobre todo en relación con las facturas ajenas a los efectos de la crisis económica. En este terreno, Hernández de Cos ha advertido que volver a ligar las pensiones al IPC requerirá aprobar mecanismos de ajuste adicionales y que el Gobierno debería aprovechar los estudios de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) para reducir el gasto superfluo y reducir los beneficios fiscales ineficientes.

Por otro lado, el gobernador ha pedido esfuerzos para mejorar la ejecución del paquete de ayudas europeas para la recuperación. En este sentido, el máximo responsable del Banco de España ha insistido también en la necesidad de que las inversiones con fondos comunitarios vayan acompañadas de un paquete ambicioso de reformas estructurales que mejore la salud económica del país a largo plazo.

Normas
Entra en El País para participar