IHG abre el primer Intercontinental en Barcelona tras una reforma de 14 millones

Es el primer establecimiento de cinco estrellas que se abre en la capital catalana en 2021

Interior del nuevo Intercontinental de Barcelona.
Interior del nuevo Intercontinental de Barcelona.

Barcelona sigue atrayendo al capital extranjero para invertir en hoteles, pese a que la moratoria impuesta por el ayuntamiento de la capital catalana impide la construcción de inmuebles de nueva planta. La norma, sin embargo, sí permite proyectos de rehabilitación para el mismo uso y ese es el resquicio legal que ha utilizado la británica IHG, la cuarta cadena hotelera más grande del mundo, con 5.964 hoteles, para seguir ampliando su cartera hotelera en España.

Hoy abre sus puertas el hotel Intercontinental en Barcelona, tras una reforma de 14 millones, y se convierte en el primer establecimiento de cinco estrellas que se abre en Barcelona en 2021. El nuevo inmueble es el segundo Intercontinental en España, que se suma al que opera en Madrid, y representa el hotel número 206 en todo el mundo, al que se sumarán otros 70 que abrirán sus puertas en los próximos años en ubicaciones como Roma (Italia), Sorrento (Australia), Ras Al Khaimah (Emiratos Árabes Unidos), Kaohsiung (Taiwan) o Appi Kogen (Japón).

El Intercontinental de Barcelona cuenta con 273 habitaciones, entre las cuales destaca una suite presidencial de 180 metros cuadrados, y una oferta gastronómica con tres restaurantes gestionados por cocineros galardonados con estrellas Michelín. “InterContinental lleva 75 años siendo pionero en viajes de lujo en nuevos destinos y en ubicaciones de lujo consolidadas. La marca es conocida por tejer un diseño de lujo moderno a través de su colección de propiedades icónicas en todo el mundo e InterContinental Barcelona es un ejemplo perfecto de cómo puede reimaginar una propiedad existente para superar las expectativas del viajero de lujo moderno”, recalca Enrique Escofet, director general de Intercontinental Barcelona.

La llegada de IHG es solo la última muestra de la llegada masiva de inversores atraídos por la pujanza de Barcelona como destino en los últimos meses. Hilton ha abierto un hotel en la capital catalana, Meliá compró a Varde el hotel Apollo por 90 millones y NH vendió el Hotel Calderón de Barcelona por 125 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar