Noticia patrocinada

Objetivos empresariales al servicio de las personas

El grupo navarro Seinsa, líder en sistemas de freno, prevé crecer a un ritmo del 40% con un plan basado en la innovación, la expansión y el equipo humano

Seinsa equipo I+D+i
La empresa cuenta con un departamento de I+D formado por profesionales jóvenes y multidisciplinares.

“Nuestra gente, nuestro éxito”. Es el lema del grupo Seinsa. Y, por sus singularidades laborales y su nivel de facturación, la clave de bóveda del negocio. Esta empresa navarra presume de ser una joya de la automoción y un modelo de empleo. Líder en Europa en la fabricación de sistemas de freno, transmisión, dirección y suspensión, en 2020 era reconocida por Innobasque como una de las más innovadoras por su modelo de gestión integral basado en el desarrollo de las personas.

Sus empresas AutofrenSeinsa, AutofrenSeinsa India, ERT y Joycar le permitieron facturar el año pasado un total de 30 millones de euros. En el primer semestre de 2021 batieron el récord de más de 17 millones con un incremento de pedidos del 60% respecto a la media habitual y la previsión es que, hasta 2023, el crecimiento alcance el 40% gracias a la ampliación de su negocio en India y en el continente americano: su próximo reto pasa por México, país aliado para su plan de expansión sobre el que ya trabaja el equipo de nuevos desarrollos estratégicos.

De hecho, la expansión internacional es clave en su cuenta de resultados; la factoría inaugurada en 2005 en la localidad de Chennai, en el sudeste de India, permitió al grupo entrar en otros mercados, principalmente en Estados Unidos. Hoy, exporta el 98% de sus productos para 85 marcas en 85 países de los cinco continentes, siendo los de Europa del Este, como Polonia, República Checa o Bielorrusia y Rusia sus mercados más destacados.

El parque de vehículos tarda más en renovarse y la compañía prevé mayores oportunidades para el recambio en los próximos años. Por eso estima crecer por encima del 10% y registrar beneficios superiores al 15%, tal y como viene haciendo desde 2015 de forma sostenida.

En términos de empleo, la correlación se traduce en un incremento de puestos de trabajo del 11%, porcentaje alcanzado durante la primera mitad del año, después de cerrar 2020 con un equipo humano de 300 personas y una media de edad de 40 años, con los mayores aportando su conocimiento y los más jóvenes desarrollando su creatividad.

Esta colaboración intergeneracional es particularmente intensa en el departamento de I+D. Creado en 2020 y siguiendo un modelo de gestión basado en el desarrollo de los trabajadores y la apuesta por la innovación, la compañía destina cuatro millones de euros anuales a equipos de alto rendimiento innovador (EARI), formado por profesionales jóvenes y multidisciplinares y dirigido por Mikel Azcárate, responsable del área de Desarrollo Estratégico y Nuevos Negocios de Seinsa Corporation.

“Nuestra gente”

La expresión “equipo humano” tiene una presencia constante en el grupo. Como “nuestra gente”, la mitad del lema acuñado por José Antonio Azcárate, fundador y principal accionista de un grupo con 50 años de historia que, después de echar raíces en el municipio navarro de Eugi, abrió otros dos centros de producción –el de Egués, también en la Comunidad Foral, y el de India– para seguir creciendo como empresa y como colectivo.

Junto a sus hijos Mikel y Ander Azcárate, ambos en el accionariado, José Antonio ha conseguido que el empleo de su compañía crezca de manera continua; los 100 trabajadores de 2010 repartidos entre sus cuatro plantas superan hoy en día la cifra de 300, con una retribución un 20% superior al convenio de químicas y unas condiciones sociolaborales ventajosas.

Equipo directivo de Seinsa
José Antonio Azcárate, fundador y principal accionista del grupo, junto al resto del equipo directivo en el valle navarro de Esteríbar, donde se localiza su empresa matriz.

La empresa cuenta con políticas medioambientales, de igualdad, salud y seguridad, desarrolla planes de actuación contra la corrupción, el acoso y la discriminación y dispone de un código de conducta para todos los empleados. También exige a sus proveedores respetar los mismos requisitos éticos y cumplir con las premisas de la RSC relacionadas con el trabajo infantil o forzado y la trata de personas.

Por otra parte, la compañía anunciaba el pasado abril un plan para apoyar a personas o familiares directos que pudieran haberse visto afectados por la crisis sanitaria, que incluía una paga extra de 500 euros para compensar las pérdidas económicas derivadas del ERTE, y un acuerdo con el gabinete psicológico Vitaliza para prestar apoyo emocional.

Pero la aportación más original es el foro de seguimiento para empleados, un espacio para compartir información, aportar ideas y tomar decisiones colectivas. En él participan portavoces de las distintas áreas de la organización elegidos por cada uno de los departamentos, el director general, representantes del equipo directivo y cuadros intermedios.

Los representantes sindicales que lo deseen también tienen cabida para trabajar de acuerdo con los objetivos compartidos, como la mencionada retribución por encima de convenio, pero también un plan de pensiones, una paga ligada a resultados o el fomento de promociones internas.

Desde Seinsa Corporation defienden que han alcanzado sus niveles de productividad, competitividad y eficiencia cuidando de la salud emocional y la motivación de las personas que trabajan en la compañía. “Desde que pusimos en marcha este método”, sostiene Mikel Azcárate, “no hemos parado de crecer de forma sostenible”.

La fuerza de las mujeres

“El éxito se consigue gracias al equipo y la integración de la mujer en el entramado empresarial; dejar escapar el talento femenino repercutiría enormemente en la cuenta de resultados de Seinsa”, asegura Mikel Azcárate. Y pone el ejemplo de las negociaciones con proveedores asiáticos. “La compañía está llevando a cabo negociaciones para alcanzar alianzas estratégicas muy importantes lideradas por mujeres. Ellas han liderado las negociaciones con proveedores chinos”, destaca.

El 57% de la plantilla del grupo navarro está formado por mujeres, ellas han recibido doce de las quince prejubilaciones concedidas en los últimos cinco años. Asimismo, seis de las ocho promociones internas de los últimos dos años son femeninas.

Este mes de julio, el grupo navarro lanzaba un plan de igualdad para evitar las brechas salariales y promover el acceso de la mujer a puestos de dirección, una iniciativa que nacía en los foros de participación.

Normas
Entra en El País para participar