Unión Europea

Londres pone en la picota el acuerdo del Brexit al cuestionar el pacto para Irlanda del Norte

David Frost, secretario de Estado británico para el Brexit, insistió hoy en Lisboa en que, para mejorar las relaciones del Reino Unido y la UE, antes habría que renegociar las condiciones que se pactaron en el Brexit relativas al Protocolo de Irlanda del Norte.

Ese marco establece que Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario, por lo que las mercancías que cruzan entre ese territorio y el resto del Reino Unido deben pasar controles aduaneros en los puertos de la región, de manera que se asegure que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible, clave para el proceso de paz y las economías de la isla.

Frost hizo un apasionado llamado a la Unión Europea el martes para permitir un "cambio significativo" en las reglas posteriores al Brexit que rigen el comercio con Irlanda del Norte, diciendo que solo eso podría sacar el veneno de sus relaciones.

Un día antes de que se espera que la UE presente sus propuestas para resolver un enfrentamiento sobre parte del acuerdo de divorcio Brexit, Frost advirtió nuevamente a Bruselas que Londres podría renunciar unilateralmente a algunos de los términos de su acuerdo si el bloque no cedía.

En un discurso que fue en parte una explicación de la votación de Gran Bretaña en 2016 para abandonar la UE y en parte una acusación de que Bruselas estaba tratando de complicar aún más las relaciones con urgencia, Frost nuevamente apeló para que se resuelva un problema que se ha extendido durante meses. "En resumen, intentemos volver a la normalidad", dijo a una audiencia de diplomáticos y periodistas de la UE en la capital portuguesa, Lisboa.

"Con un poco de esfuerzo de voluntad, aún podríamos, a pesar de todos los problemas, estar en una posición en la que el veneno se extraiga por completo de este tema y se elimine de la mesa diplomática superior de una vez por todas". La Comisión Europea ha dicho que no comentará el discurso de Frost antes de que describa sus propuestas.

El primer ministro Boris Johnson se adhirió al llamado protocolo de Irlanda del Norte como parte de su acuerdo Brexit en 2020, pero desde entonces ha argumentado que se acordó apresuradamente y que ya no funcionaba para el pueblo de Irlanda del Norte.

Frost ha pedido durante meses a la UE que permita algunos cambios en el protocolo para facilitar el comercio de algunos bienes entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, pero el martes aumentó la presión, tratando de persuadir y amenazar a Bruselas para que ofrezca eso el miércoles.

Se espera que la UE dé a conocer su paquete en respuesta a una serie de propuestas que Gran Bretaña presentó en julio, que describían el deseo de Londres de reelaborar partes del protocolo que rige el comercio y el papel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE).

Cuando se le preguntó sobre el paquete de propuestas, Frost dijo: "Lo que escuchamos al respecto es ... interesante, hablaremos de ello aunque me temo que no funcionará en la primera ronda". Gran Bretaña espera que un breve período de conversaciones intensivas pueda resolver los problemas, pero la UE ha dicho repetidamente que no renegociará el protocolo y ha criticado a Gran Bretaña por incumplir un acuerdo que ambas partes firmaron de buena fe.

El lunes, el ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Simon Coveney, dijo que Gran Bretaña sabía muy bien que Bruselas no podía actuar sobre el TJCE. "En algún momento la UE dirá lo suficiente, no podemos comprometernos más y creo que ahora estamos muy cerca de ese punto", dijo.

Pero Frost volvió a decir que el protocolo estaba causando fricciones imprevistas para algunos bienes y estaba generando temores sobre la delicada paz en Irlanda del Norte, en particular por el Acuerdo del Viernes Santo que puso fin a décadas de violencia entre nacionalistas mayoritariamente católicos y unionistas protestantes o leales.

"Que la UE diga ahora que el protocolo, redactado con extrema prisa en un momento de gran incertidumbre, nunca podrá mejorarse ... sería un error histórico", dijo. "Así que repito, para concluir, seamos ambiciosos y acordamos un mejor camino a seguir ".

El pasado septiembre Londres volvió aplazar por tercera vez de manera unilateral los controles aduaneros pos-Brexit en la provincia británica de Irlanda del Norte, asunto que ya había provocado la apertura de un expediente al Reino Unido en Bruselas.

En mitad de estas tensiones de las reglas comerciales, Frost dijo hoy en Lisboa que sendas partes se necesitan para solucionar las relaciones entre Reino Unido y la UE.

Unas relaciones que calificó, en un discurso pronunciado en la Embajada británica en Portugal, de "equilibrio flojo" y "algo rebelde", aunque, a su juicio, "no siempre tiene que ser así".

Frost se refirió a que el Brexit ha modificado los intereses internacionales del Reino Unido y, por tanto, cambiarán sus reglas de "relaciones europeas", y dijo que Londres marcará un camino diferente en política económica.

Para solucionar la situación "conflictiva" entre Reino Unido y UE son necesarias las dos partes, insistió Frost, que dejó claro que antes ha de solucionarse "el grave problema" de la aplicación del Protocolo de Irlanda del Norte.

En este sentido, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, confirmó el pasado 7 de octubre que presentará esta semana al Reino Unido un paquete de propuestas para encontrar "soluciones prácticas" para Irlanda del Norte tras el Brexit.

Sefcovic confía en que durante octubre y noviembre se abra un periodo de "intensas conversaciones" para alcanzar "avances claros" sobre la aplicación del Protocolo norirlandés "a final del año".

Normas
Entra en El País para participar