El FMI rebaja el crecimiento de España en 2021 al 5,7% y eleva el de 2022 al 6,4%

El Fondo rebaja en medio punto el avance del PIB español de este año frente a su estimación de verano y mejora en seis décimas la del próximo ejercicio

Prevé que el paro apenas caiga al 15,4% este año y al 14,8% el siguiente, mientras los precios avanzan un 2,2% en 2021 y un 1,6% en 2022

El FMI rebaja el crecimiento de España en 2021 al 5,7% y eleva el de 2022 al 6,4% pulsa en la foto

La revisión a la baja del crecimiento de la economía española durante el segundo trimestre del año sellada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de septiembre, cuando redujo el avance intertrimestral del PIB del 2,8% al 1,1%, ha comenzado a pasar factura a las proyecciones de recuperación internacional sobre la actividad del país. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado este martes sus previsiones de avance económico del país para 2021, si bien parece asumir que la reactivación solo se retrasa porque eleva incluso en mayor medida el crecimiento esperado para 2022.

En concreto, con ocasión de la publicación de su informe de previsiones de otoño, titulado “Recuperación durante una pandemia: Problemas de salud, interrupciones en el suministro, y presiones de precios”, el FMI estima que la economía española crecerá solo un 5,7% en 2021 tras la inédita caída en tiempos de paz, del 10,8%, que sufrió en 2020 como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

La cifra supone una rebaja de medio punto frente a las estimaciones de avance del PIB español publicadas por el FMI en verano, cuando ya había reducido en dos décimas la proyección inicial de primavera, que era del 6,4%.

Los cálculos del FMI están realizados sobre los datos oficiales disponibles a 27 de septiembre, es decir, cuatro días después de que el INE rebajara su cálculo provisional de crecimiento en el segundo trimestre, lo que llevó a muchos economistas a anticipar que el incremento del PIB de este año acabaría siendo inferior al 6%.

La fecha de corte es también varios días posterior a que la vicepresidenta primera de Asuntos Económicos del Gobierno español, Nadia Calviño, ratificara su cuadro de previsiones macroeconómicas (apenas 48 horas antes de la corrección realizada luego por el INE), aseverando que la economía avanzará un 6,5% este año y un 7% en 2022. La vicepresidenta adujo que no corregirá a la baja su proyección como tampoco lo hizo cuando los datos eran mejores de lo esperado. Sus cifras para 2021, sin embargo, cada vez cuentan con menos apoyos entre los principales analistas internacionales y patrios.

El FMI, en todo caso, parece asumir que la recuperación económica de la crisis del Covid tan solo se está retrasando pues incrementa la previsión de avance del PIB español para 2022 hasta el 6,4%. Aunque la cifra también queda lejos del 7% estimado por el Ejecutivo, supone una mejora de seis décimas desde la proyección hecha en verano por el organismo internacional y de 1,7 punto superior a la de primavera.

Como resultado, el FMI descabalga definitivamente a España de la posición de liderazgo que en su día asumió que protagonizaría este año. Su avance del 5,7% sería superado por el incremento medio del 5,9% del PIB mundial, el 6% de EE UU, el 6,3% de Francia, el 5,8% de Italia, o el 6,8% de Reino Unido, por citar solo las principales economías. Supera eso sí el 5% de media de la zona euro o el 3,1% de Alemania. Del lado de los emergentes, con un incremento medio del 6,4%, el avance español también queda ensombrecido frente al 9,5% de India, o el 8% de China.

Sin embargo, la nueva estimación de crecimiento económico que el FMI dibuja para 2022 sí que sitúa a España en cabeza de los avances que experimentarían las principales potencias mundiales. Su alza del 6,4% supera el 4,9% de media mundial, el 4,5% de las economías avanzadas, el 5,2% de EE UU o el 4,3% de la zona euro. Queda por encima también del 4,6% alemán, el 3,9% francés o el 4,2% italiano. Solo India, ya entre las economías emergentes, promete superar su avance con una subida del 8,5%, muy por encima del 5,6% chino.

Las proyecciones del FMI sobre España incluyen el impacto de las ayudas europeas así como la batería de medidas de apoyo aprobadas por el Gobierno para combatir los efectos de la pandemia, incluyendo las novedades tributarias aprobadas este año así como las subidas de pensiones impulsadas. Las estimaciones a partir de 2022, eso sí, son a políticas constantes a la espera de conocer los cambios que impulsará el Gobierno.

Bajo estos supuestos, el Fondo Monetario calcula que la tasa de desempleo española apenas caerá del 15,5% al 15,4% este año, para reducirse ya al 14,8% en 2022. En paralelo, los precios de consumo, que en 2020 cedieron un 0,3%, saltarían un 2,2% este año que se moderaría al 1,6% el próximo ejercicio.

Por su parte, el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, ha celebrado en Twitter que "El FMI certifica que España liderará el crecimiento económico en 2022”. Su nueva proyección, agrega, “mejora la previsión para 2022 y será el país más dinámico de la UE. Confirma que la recuperación va de menos a más y se intensificará” a la vez que “prevé que se aceleren la reducción del déficit y la deuda”.

Apoyo al tipo mínimo de Sociedades global para costear la salida de la crisis

En su análisis global, el FMI asume que “la recuperación económica mundial continúa, incluso cuando la pandemia resurge”, gracias a los avances de las vacunas y a las políticas expansivas desplegadas, si bien ve riesgos de que la recuperación a diferentes velocidades legue divergencias entre los distintos países.

Un recuperación desigual, por tanto, que se da en una coyuntura compleja, con un crecimiento moderado del empleo, un avance relevante de la inflación, problemas en las cadenas de suministros y el reto de adaptar la economía a la lucha contra el cambio climático.

El FMI confía en que las medidas desplegadas por el nuevo Gobierno de EE UU impulsen también al resto de economías avanzadas, si bien ve riesgo de que las caídas de producción en países desarrollados que están teniendo secuelas en las grandes industrias internacionales prosigan mientras que ve con preocupación el lento avance de la vacunación en los países menos avanzados.

La amenaza de una inflación disparada o el temor a nuevas variantes del Covid, más agresivas que las conocidas son otros de los riesgos que destaca. En este último campo, el Fondo propone vacunar al 40% de la población de todos los países en 2021 y al 70% en 2022.

Mientras se consiguen estos avances, ve primordial mantener la capacidad de gasto de los países, principalmente en Sanidad, e impulsar el nuevo tipo mínimo de Sociedades global a fin de facilitar nuevos recursos a los Estados.

El FMI advierte además que “es posible que sea necesario ajustar la política monetaria para adelantarse a las presiones de precios, incluso si eso retrasa la recuperación del empleo”.

Finalmente, el organismo insta a preparar la economía pospandemia, impulsando la digitalización, las inversiones verdes y reduciendo desigualdades.

Normas
Entra en El País para participar