Tecnología

OVHcloud debuta esta semana en Bolsa para ser un "campeón europeo" en el negocio de la ‘nube’

La compañía francesa planea ampliar capital por 350 millones, con una valoración de entre 3.500 y 3.750 millones de euros

Octave Klaba, fundador y presidente de OVHcloud.
Octave Klaba, fundador y presidente de OVHcloud.

OVHcloud, el proveedor francés de servicios en la nube, debutará esta semana en la Bolsa de París, con un objetivo claro: convertirse en un líder de la computación en la nube. Un negocio donde compite con los gigantes tecnológicos estadounidenses Amazon, Microsoft, Google e IBM.

“Ahora estamos en un punto de inflexión en nuestra historia y estamos listos para acelerar nuestro crecimiento”, ha dicho a los posibles inversores el empresario polaco de 46 años Octave Klaba, fundador y presidente de la compañía. Con su salida a Bolsa, OVHcloud busca reforzar su posición como “campeón europeo de la nube”, invertir en su oferta comercial y seguir con su expansión, sobre todo a América y Asia.

La empresa pretende ampliar capital por 350 millones de euros en la salida a Bolsa, con una valoración de entre 3.500 y 3.750 millones de euros. El rango de precio está entre 18,50 y 20 euros. Según el periódico francés L’Echo, varios accionistas de la empresa, entre ellos los fondos estadounidenses KKR y TowerBrook Capital Partners, algunos miembros de la familia Klaba y ciertos directivos, empleados y ex empleados de OVHcloud, venderán un máximo de 2,7 millones de acciones.

Aún así, Klaba y su familia mantendrán en torno al 70%, valorado en unos 2.500 millones si las acciones cotizan al precio mínimo, colocándose en los primeros puestos de la lista de los empresarios de tecnología más ricos de Europa, según Financial Times.

OVHcloud fue fundada en 1999 en Roubaix, en el norte de Francia, como un proveedor de hosting. La empresa facturó el pasado año 632 millones de euros, de los que el 62% procedió de la prestación de servicios de nube privada, un 13% de servicios de nube pública y un 25% de su negocio de alojamiento web. La compañía, que emplea a unas 2.200 personas, espera cerrar este año con unos ingresos de entre 655 y 665 millones y obtener unas ganancias operativas de unos 230 millones. “Nuestro objetivo es lograr una tasa de crecimiento orgánico de la facturación de alrededor del 25% para 2025”, ha dicho su consejero delegado, Michel Paulin, que no descarta que vayan a llevar a cabo alguna adquisición.

El FT señala que OVHcloud quiere romper el mercado de la nube pública, que crece en torno a un 25% al año. La compañía francesa tiene en ese negocio un 1% de cuota de mercado en Europa, frente al 66% que controlan los gigantes tecnológicos estadounidenses. Pero su posición en más fuerte en la nube privada, donde los servidores son usados solo por una empresa y no por muchas como en la nube pública. OVHcloud estima que este segundo mercado supone unas ventas de entre 8.000 y 13.000 millones al año a nivel mundial y está creciendo entre un 15% y un 20%. Se calcula que aquí la compañía francesa tiene entre el 10% y el 15% de cuota en Europa, igual que IBM.

La compañía ha desarrollado su propia tecnología de servidor y planea reinvertir todas sus ganancias futuras para respaldar su crecimiento, por lo que no se prevé que pague dividendo a medio plazo. El negocio del cloud, que ya vivía un fuerte tirón por el impulso de la economía del dato, se ha visto acelerado desde que la pandemia por Covid-19 ha llevado a muchas empresas a acelerar su transformación digital y a vender en internet.

Klaba reconoce, según palabras suyas recogidas por el FT, que “es difícil creer que una empresa de Roubaix puesta en marcha sin financiación del capital riesgo pueda competir con los gigantes estadounidenses, pero la salida a Bolsa ayudará a convencer a los escépticos de que esto realmente está sucediendo y que deberían subirse a bordo”.

Según recoge la web de la empresa, OVHcloud cuenta en la actualidad con más de 400.000 servidores en más de 30 centros de datos repartidos en los cuatro continentes, desde donde atiende a sus clientes. La compañía trata de sacar partido a una idea que quedó plasmada en el Libro Blanco sobre el mercado europeo del cloud, que el pasado junio presentó junto a KPMG. Este apuntaba que la migración a la nube se ha convertido en un paso obligado para las empresas, pero sobre todo hacía hincapié en que “la seguridad, el cumplimiento normativo y la soberanía de los datos” son elementos a tener muy en cuenta.

Como indica el FT, OVHcloud defiende que son una alternativa de nube más segura que la de los gigantes estadounidenses porque sus servidores fuera de EE UU no están sujetos a órdenes de registro de las agencias policiales y de inteligencia de ese país, aunque algunos expertos y abogados cuestionen esa afirmación. Y en círculos políticos de Francia y Bruselas apoyan el éxito de la compañía porque les preocupa que la soberanía europea y la competitividad económica puedan estar en riesgo si las empresas y Gobiernos se ven obligados a depender solo de los proveedores de nube estadounidenses.

En esta misma línea, John Gazal, vicepresidente para el sur de Europa de OVHcloud, defendió cuando se presentó el libro blanco que la nube no es solo una cuestión de tecnología o de técnica, sino de gobernanza que debe entenderse de forma global, tanto en las empresas como a nivel político. “Lo que está en juego es considerable para Europa, ya que estimamos que para 2030 el mercado de la nube podría tener un valor de casi 9 veces su valor en 2020 y creará más de 500.000 puestos de trabajo adicionales. Si no se toman decisiones importantes, Europa podría perder hasta la mitad de su impacto económico y social en este mercado”.

Normas
Entra en El País para participar