Seat acelera en su proyecto de baterías en Barcelona ante la llegada de las ayudas de la UE

Volkswagen planea una fábrica en España con una capacidad de 40 GWh

El plan Future:Fast Forward movilizará "miles de millones de euros"

Alfonso Sancha, vicepresidente ejecutivo de Compras de Seat y responsable de Future:Fast Forward.
Alfonso Sancha, vicepresidente ejecutivo de Compras de Seat y responsable de Future:Fast Forward.

El Gobierno prevé publicar la convocatoria del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) antes de final de año y Seat ya acaricia parte del pastel. El programa, vinculado a las ayudas de la UE, movilizará 24.000 millones en 2021-2023, con una contribución del sector público de 4.300 millones y una inversión privada de 19.700 millones, según cálculos del Gobierno.

Pues bien, la enseña de Martorell aspira a la creación de un ecosistema de vehículos eléctricos en España con cargo a los fondos europeos. Según la empresa, si la industria mantiene la actual producción de coches eléctricos en Europa [de alrededor del 14%] y en España el 50% de la fabricación corresponde a este tipo de modelos, este ecosistema aportaría 36.000 millones de euros al PIB nacional a partir de 2030 y se crearían 500.000 puestos de trabajo.

El siguiente paso es la localización de la cadena de valor del vehículo eléctrico, empezando ahora por una fábrica de baterías.El vicepresidente de compras de Seat y responsable del proyecto Future:Fast Forward, Alfonso Sancha, explicó a CincoDías, en una entrevista en el marco del Automobile Barcelona, que la iniciativa movilizaría “miles de millones de euros” y avanzó que son ya 15 las empresas adheridas al proyecto.

En concreto, son Aeorum, Grupo Antolin, Asti Mobile Robotics, CaixaBank, Delta Vigo, Ficosa, Fisas Navarro, Gestamp, Iberdrola, Lithium Iberia, Mind Caps, Sayer Technologies, Seat, Sesé y Telefónica. Además, el directivo resaltó que Seat está acelerando en preparar la documentación, mostrandose confiado en que la compañía sea adjudicataria. “Tenemos muchos elementos que realmente encajan con el Perte de automoción”.

Sancha aseguró que, de momento, ningún otro fabricante con planta de producción en España [Stellantis, Renault, Iveco, Ford, Mercedes-Benz y Nissan (al borde del cierre)] ha mostrado su interés por participar.

“En estos momentos, a nivel de proyecto, ningún otro fabricante se nos ha acercado. Estamos abiertos y tenemos la esperanza de que esto sea un proyecto tractor y otros se animen. Desde luego, que si algún otro fabricante se acerca a nosotros y quiere participar con nuestra tecnología, estamos abiertos a escucharlos”, apuntó.

La idea del grupo Volkswagen es levantar en España su tercera gigafactoría para la producción de baterías. También prevé que la familia de eléctricos pequeños de todas las marcas del consorcio se produzca en España a partir de 2025. La compañía ha señalado en varias ocasiones que “la decisión final dependerá de las condiciones generales y de las ayudas estatales”. El grupo alemán tiene plantas de producción en Navarra y Barcelona (Seat).

Según Sancha, la instalación podría abastecer a terceros, siempre y cuando estén dispuestos a trabajar con la tecnología del consorcio alemán. Tiene acuerdos con la sueca Northvolt y con el especialista chino en células Gotion High-Tech, entre otras compañías.

Capacidad de 40 GWh

El directivo detalló que Volkswagen tiene proyectado para España una factoría con una capacidad de producción de 40 GWh. Sancha explica que, con el medio millón de coches eléctricos que Seat tiene la ambición de producir en Martorell [sin contar con los planes de Navarra], Seat ocuparía entre el 80% y el 90% de la factoría. “Tenemos espacio, pero sí hay que decir claramente que para abastecerse de esta fábrica (otra marca) tendría que ajustarse a la tecnología y a la química que nosotros implementamos en las celdas. Estamos abiertos a suministrar a otros e, incluso, a montar una tercera línea si hiciese falta, pero para que fuese de otra tecnología diferente tendría que tener un volumen de producción de 16 GWh. Es lo mínimo para que tuviese sentido la inversión”, matizó el directivo.

Sancha añadió que Seat está hablando con distintas empresas para que sea su socio tecnológico en la producción de las baterías y, aunque no dio nombres, sí dejó claro que será una sociedad que esté participada por el consorcio automovilístico alemán.

Objetivo: democratizar la movilidad sin emisiones

Seat tiene un objetivo claro: “Poner a España sobre ruedas eléctricas”, según palabras del propio presidente de la marca, Wayne Griffiths. La compañía tiene la intención de que el eléctrico que salga de las líneas de Martorell, que será bajo la marca Cupra, tenga un precio de entre 20.000 y 25.000 euros.

“Con la ayuda y la colaboración público-privada se puede hacer realidad el proyecto de democratizar la electrificación”, defiende Sancha. El directivo dice tajante que la electrificación del sector es lo “único” que mantendrá vivas las plantas de producción españolas en el futuro. En la actualidad, España posee el 4,7% de cuota de mercado de coches eléctricos e híbridos enchufables en Europa y debe avanzar hasta el 10,5%, es decir, de unas ventas de 39.000 coches en 2020 a 100.000 este año.

La producción nacional de coches eléctricos también está muy lejos de cumplir los volúmenes necesarios: España necesita fabricar entre 1,5 y 1,6 millones de este tipo de vehículos para 2030, para lo que haría falta hasta tres plantas de baterías para generar entre 70 y 80 gigavatios hora (GWh).

Normas
Entra en El País para participar