Cómo se ha conseguido ganar pese a la volatilidad

Los mejores fondos han logrado rentabilidades de hasta el 45% desde 2020, antes de las caídas vividas en el inicio de la crisis

Se observa una vuelta de los inversores a estrategias flexibles ante la incertidumbre provocada por la pandemia mundial

Las estrategias de retorno absoluto tienen como objetivo generar rentabilidades independientemente de las condiciones imperantes en el mercado. Incluso cuando estos sufren fuertes pérdidas o en entornos muy volátiles los fondos de retorno absoluto no garantizan, pero aspiran a generar ganancias a un determinado plazo.

Estos fondos han tenido una prueba de fuego en el último año y medio, coincidiendo con la pandemia y los efectos, negativos y positivos, producidos tanto en la Bolsa como en la renta fija. ¿Realmente han superado la prueba?

Según datos de Vdos, la categoría ha logrado de media un 4,49% desde comienzos de 2020, unas semanas antes de la debacle sufrida en marzo por las Bolsas mundiales. Si el periodo a analizar es 2021, el retorno medio desciende al 2,02%. Las rentabilidades son mayores en subcategorías que admiten, por ejemplo, gran volatilidad (superior al 10%). Han logrado ganar desde el comienzo del año pasado un 11,54%. En cuanto a los que prometen oscilaciones menores al 2%, de media logran un 6,72%. Pero estos retornos medios han sido superados ampliamente por los mejores fondos (ver cuadros adjuntos) y también en lo que llevamos de año.

El retorno medio, según datos de Vdos, ha sido del 2,02% este año y 4,49% desde 2020

Es el caso del GIS Euro Equity Controlled Volatility. Para ello su gestor, Daniele Marvulli, ha modificando la exposición a la renta variable de manera dinámica. De hecho durante 2021, el peso en la cartera pasó del 55% a principios de año “a un nivel en torno al 90% recientemente debido al menor riesgo de mercado”. Respecto a las características del fondo, “en comparación con una cartera de Bolsa tradicional, es menos volátil y más defensivo y, por lo tanto, puede adaptarse a los inversores que son más prudentes”, describe el gestor de Generali Investments.

Por su parte Luke Newman, gestor del Janus Henderson HF-Pan European Absolute Return, entre los que mejor lo han hecho desde principios de 2020, asegura que contar con un proceso de inversión claro y replicable que permita combinar las inversiones a largo plazo con las posiciones tácticas a corto plazo “ha permitido que la estrategia ofrezca una rentabilidad absoluta positiva y constante, así como la flexibilidad necesaria para proteger el capital de los inversores frente a los periodos de inestabilidad”. Por ejemplo, en el primer trimestre de 2020, el fondo pudo reajustar sus participaciones con gran rapidez para protegerse eficazmente contra la caída causada por la aparición de la pandemia.

“Estamos viendo que muchos inversores vuelven a estas estrategias porque creemos que ven incertidumbre en el futuro y prefieren invertir en productos potencialmente flexibles, diversificados y líquidos”, asegura Erick Muller, director de estrategia y producto de Muzinich & Co. Añade: una mayor volatilidad “no perjudica a estos productos, sino que sirve a su propósito: proteger a los inversores contra las grandes caídas mientras participan en las subidas”.

Las características de estos fondos les permiten reaccionar con rapidez

También Fraser Lundie, responsable de crédito de Federated Hermes, afirma que “han ido ganando adeptos a medida que aumenta la conciencia de sus beneficios”. En esta gestora están convencidos de que la inversión global de valor relativo requiere un mandato amplio: “Buscamos exposición a fuentes atractivas de calidad crediticia y de ingresos en EE UU, Europa y los mercados emergentes. Esto nos proporciona más oportunidades para explotar las diferencias de valoración y el rendimiento potencial”.

En opinión de Lorenzo Coletti, director de ventas de Pictet AM en Iberia y Latam, con la pandemia ha aumentado la importancia de los factores que hacen que estas estrategias deban ser un componente esencial en la asignación de activos, “pues pueden ser capaces de generar rentabilidad superior en comparación con los activos tradicionales y pueden funcionar como sustitutos de una porción de las inversiones de renta fija o variable, sin necesidad de cambiar su perfil de rentabilidad/riesgo e incluso mejorarlo”.

En cuanto a Ralph Elder, director general de BNY Mellon Investment Management para Iberia y Latam, recomienda que si nos decantamos por un fondo con esta estrategia, además de tener claro cuál es su perfil de inversor y horizonte de inversión aconsejado por un asesor o un especialista, “hay que tener en cuenta que lo verdaderamente importante es medir la calidad de las ideas generadas por el equipo de gestión a lo largo del tiempo y que destacan en la gestión de riesgos. Para hacerlo, necesitas un histórico de rentabilidad muy extenso, más que en fondos tradicionales”.

A destacar

Cómo se ha conseguido ganar pese a la volatilidad

Dudas. En opinión de Frédéric Jeanmaire, gestor del Threadneedle (Lux) Pan European Absolute Alpha, los fondos de retorno absoluto ofrecen a los inversores la opción de aprovechar oportunidades con riesgo reducido. “Esta es una ventaja decisiva, especialmente en el entorno actual del mercado, donde hay muchas dudas con respecto a las acciones europeas”.

Alternativa. A la hora de seleccionar fondos alternativos hay que tener en cuenta, según Nuria Ortega, responsable de Société Générale para Lyxor gestión activa Iberia, “que el inversor debe entender la filosofía de inversión, lo cual es fundamental para poder prever rendimientos futuros y valorar el riesgo que se asume. Y por otro lado, y dado que en este segmento existe mucho fondo de autor, valorar la experiencia y recursos del equipo de gestión”.

Español. Según datos de Inverco, el Belgravia Epsilon es el fondo de retorno absoluto más rentable a tres años, el cuarto a cinco años y el primero por rentabilidad a diez y un año”.

Lo cierto es que antes combinar las acciones con los bonos era la estrategia más utilizada para diversificar las carteras, porque sus rentabilidades solían estar inversamente correlacionadas entre sí.

“Sin embargo, desde Schroders hemos visto cómo esa descorrelación se ha ido rompiendo con el paso de los años”, apunta Borja Fernández, director de cuentas de la gestora, consciente de que “el escenario de tipos bajos en Europa con inflación al alza es demoledor para un inversor conservador como puede ser el español”.

De ahí que “llevemos décadas argumentando que las estrategias alternativas líquidas y, en concreto, los fondos de retorno absoluto, deberían tener una asignación estratégica y no táctica en una cartera verdaderamente diversificada”.

Martina Álvarez, directora de ventas para Iberia de Janus Henderson, cree que los fondos de retorno absoluto son un componente interesante en carteras mixtas de cualquier tipo de perfil, ya que “ayudan a descorrelacionar las rentabilidades de activos tradicionales”. Ahora, “como cualquier inversión, pueden tener épocas con rentabilidades más ajustadas” y es importante entender el perfil de volatilidad de los diferentes fondos y sus fuentes de rentabilidad y riesgo. De ahí que sea “claramente una categoría donde el asesoramiento financiero es fundamental”, resalta.

Por su parte, Rafael López de Novales, responsable de fondos de fondos en Imantia, advierte de que el inversor minorista ha de ser consciente de que no hay milagros en la gestión y “ha de considerar el binomio rentabilidad-riesgo ya que ninguna estrategia está exenta de tener caídas”. De hecho, admite que estos vehículos tienen un papel limitado en su oferta.

Normas
Entra en El País para participar