Wallbox debuta en Wall Street valorada en 1.300 millones

Con esta operación, la compañía obtiene 217 millones que invertirá íntegramente en el plan de negocio: desarrollo de productos, expansión internacional y nuevas fábricas

Enric Asunción, consejero delegado de Wallbox.
Enric Asunción, consejero delegado de Wallbox.

El fabricante de cargadores para vehículos eléctricos Wallbox ha dado el toque de campana previo a su debut bursátil en Wall Street. La compañía de origen barcelonés ha culminado su fusión con la SPAC Kensington Capital, que ya cotizaba en la Bolsa de Nueva York, y desde esta tarde sus títulos se negociarán en el parqué estadounidense bajo el ticker ‘WBX’.

La compañía hace su debut valorada en 1.500 millones de dólares (casi 1.300 millones de euros al cambio), de forma que se ha convertido en el cuarto unicornio español (empresas emergentes que tienen una valoración superior a los 1.000 millones) tras la empresa de movilidad Cabify, el portal inmobiliario Idealista y la empresa de reparto de comida a domicilio Glovo.

Según explicó el consejero delegado y cofundador de Wallbox, Enric Asunción, tras la salida a Bolsa el 83% de las acciones se mantendrán en manos de los actuales inversores de la empresa, entre los que destacan los fundadores (el propio Enric Asunción y Eduard Castañeda), Iberdrola, Seaya Ventures, Cathay Innovation y WIND Ventures.

La operación de salida a Bolsa supondrá para Wallbox unos ingresos netos de 252 millones de dólares (217 millones de euros) que irán íntegramente destinados al plan de negocio de la empresa. "Estos fondos nos permiten financiar totalmente nuestro plan de negocio en cuanto a productos, nuevas fábricas y expansión internacional", ha explicado Asunción.

Y es que, Wallbox está inmersa en su expansión en EE UU. De hecho, la empresa anunció recientemente la construcción de una nueva planta de fabricación en Estados Unidos ubicada en Arlington (Texas), en la que prevé comenzar a producir en 2022. Será la cuarta planta en todo el mundo que tendrá la empresa catalana. "La ventaja que tenemos es que la compañía está en un mercado que está empezando. El 97% de los puntos de carga está por instalar y si algo crece más rápido que el coche eléctrico son los puntos de carga. Hay potencial de crecimiento y vemos que estamos perfectamente posicionados para liderar este mercado", valora el consejero delegado.

En ese sentido, Wallbox espera un crecimiento anualizado de sus ventas del 90% hasta 2027, según una presentación depositada en la SEC. Prevé que los 24 millones de dólares que facturó en 2020 se conviertan en 2.115 en el año mencionado. La firma señala que ya cuenta con flujo de caja positivo, pero no será hasta 2024 cuando exhiba ebitda positivo, con 26 millones de dólares.

El despacho Hughes Hubbard & Reed LLP actuó como asesor legal de Kensington y Latham and Watkins LLP, de Wallbox. Por su parte, UBS y Barclays actuaron como agentes colocadores conjuntos en la oferta para dar entrada al pipe investors. Barclays y Drake Star Partners han sido asesores de M&A de Wallbox. Por su parte, Latham &Watkins LLP y Loyens & Loeff han sido asesores legales y KPMG y BDO han sido auditores de Wallbox.

Normas
Entra en El País para participar