Banca

BBVA retoma el dividendo en efectivo del 35% al 40% de su beneficio

Pagará 0,08 euros el 12 de octubre, que es un 20% menor que el realizado en octubre de 2019, antes de la pandemia.

Iniciará "en breve" la recompra de acciones por el 10% de su capital, que se sumará al dividendo en efectivo anunciado

Edificio La Vela, sede BBVA.
Edificio La Vela, sede BBVA.

Poco a poco los principales bancos españoles van aprobando sus dividendos correspondientes al ejercicio 2021, vetados en toda Europa desde el 27 de marzo de 2020 por el BCE como medida para reforzar sus capitales ante las incertidumbres económicas derivadas del Covid. Ayer fue BBVA el que comunicó un dividendo como el anunciado en julio, con un pay-out del 35% al 40% en efectivo, al margen de la recompra de acciones que tiene previsto llevar a cabo.

Su consejo ha acordado el pago de una cantidad a cuenta del dividendo del ejercicio 2021 de 0,08 euros brutos (6,48 céntimos en importe neto) por acción en efectivo, fijando como fecha para su pago el 12 de octubre. En abril de 2022 repartirá el segundo dividendo a cuenta de 2021.

El banco que preside Carlos Torres aseguró que este año pagaría un dividendo con un pay-out en efectivo del 35% al 40% del beneficio (Santander anunció el miércoles un pay-out del 40%, del que el 20% se concederá en efectivo y el otro 20% con recompra de acciones. En total, 1.700 millones en un primer pago y una cifra similar en mayo. El dividendo anunciado el miércoles en efectivo es de 4,85 céntimos por acción).

El último día de negociación de las acciones de BBVA con derecho a participar en el reparto será el próximo 7 de octubre. Este cupón, que supondrá un desembolso de 533 millones de euros, es un 20% inferior al pagado en octubre de 2019, antes de la pandemia. Ese año repartió un dividend de 0,26 euros por acción, y a cargo de 2020 abonó 0,06 euros en abril de 2021.

El banco que preside Torres también tiene previsto llevar a cabo una recompra de acciones por el 10% del capital en noviembre, según ha ido anunciando en los últimos meses. Esta remuneración por más de 3.700 millones de euros (está en función de la cotización de las acciones de la entidad). Para realizar esta recompra utilizará las plusvalías obtenidas por la venta en junio de su filial en EE UU, operación por la que ingresó 9.600 millones de euros.

Con esta remuneración el grupo será el que sume una mayor rentabilidad por acción en el sector en España, incluso el único que supere el dividendo precovid.

El director financiero de BBVA, Rafael Salinas, declaró ayer en unas jornadas organizadas por Deloitte y ABC que el grupo está ahora enfocado en el crecimiento y en la generación de valor para el accionista y, en este sentido, espera recibir “en breve” una respuesta positiva por parte de los supervisores para su recompra de acciones del 10% del capital. Esta forma de remunerar al accionista ha comenzado a instalarse ahora en la banca española.

Aye se levantó el veto del BCE para repartir dividendo. Coincidiendo con ello, Bankinter, pagará hoy su primer dividendo a cuenta de los resultados del año en curso. Entregará 0,1332 euros por acción (0,1079 euros de importe neto). El banco distribuye, así, en este primer pago en efectivo 119,78 millones de euros, un 168% más que el importe distribuido en 2020, que fue de 44,72 millones de euros. ya que a finales del ejercicio el BCE dejó repartir alrededor del 15% del beneficio a varias entidades.

BBVA celebrará el próximo 18 de noviembre su Investors Day, en el que transmitirá a los inversores la idea de combinar el equilibrio entre el crecimiento rentable y la generación de valor.

En busca de la rentabilidad

El director financiero de BBVA ambién se refirió ayer al problema de rentabilidad del sector y a las palancas que tiene la banca para ganar eficiencia: la mejora de los ingresos y la reducción de costes. En el lado de los costes, incidió en que la transformación digital “sigue siendo la clave” y que las entidades deben buscar el equilibrio entre las inversiones que deben acometer en un entorno deprimido de rentabilidad con el retorno que darán en el futuro. Respecto a los procesos de consolidación, Rafael Salinas reconoció que “es una vía que tiene su lógica”, aunque “no es la más inmediata” y cree que las entidades estarán más enfocadas en la reducción de costes y generación de ingresos por la vía orgánica

Normas
Entra en El País para participar