Inmobiliaria

China toma medidas para mitigar el impacto de Evergrande, pendiente del posible impago

El gobierno de Xi Jingping inyectado liquidez por 14.000 millones el día que la firma afronta un vencimiento de deuda en dólares

Oficinas de China Evergrande.
Oficinas de China Evergrande. Reuters

China parece estar haciendo preparativos para una posible caída de Evergrande. El Banco Central ha inyectado 17.000 millones de dólares (14.400 millones de euros) en el sistema financiero, la mayor operación de este tipo en ocho meses y con la que la autoridad monetaria quiere evitar que las dudas sobre la promotora sequen el mercado de financiación para empresas y bancos. 

La tensión alrededor de la empresa se ha multiplicado este jueves, puesto que Evergrande debe abonar 70 millones de euros en intereses de un bono en dólares, en manos en gran parte de inversores internacionales. La empresa dispone de un periodo de gracia de 30 días antes de entrar oficialmente en impago, pero retrasos en este abono pueden hacer mucho daño a la confianza. 

El mercado calcula una alta probabilidad de default: este bono cotiza con un descuento del 72% sobre su valor nominal. Además, otros bonos de similares características están notando el contagio: la deuda asiática de alto rendimiento denominada en dólares ha elevado su rentabilidad (que se mueve a la inversa del precio) hasta el 12%, informa Financial Times.

Por otra parte, los supervisores han urgido a la empresa, de acuerdo con una información de Bloomberg, para priorizar el cumplimiento de sus pagos y honrar los compromisos con sus inversores. El Gobierno habría solicitado a la inmobiliaria que reembolse el dinero a los inversores individuales, complete proyectos y cumpla con el pago de sus bonos a corto plazo en dólares, pero no ha aclarado su posición ni ha dicho si la apoyará financieramente.

Evergrande, que tiene un pasivo de 254.000 millones de euros, ha asegurado haber llegado a un acuerdo de pago con uno de sus acreedores chinos. La empresa ha afirmado que ha podido pagar los intereses de un grupo de sus bonos de septiembre, que los acreedores ya creían defraudados, si bien las dudas persisten, como sugieren las medidas tomadas desde la administración.

De hecho, según fuentes del Wall Street Journal, Pekín habría se habría comuinicado con las autoridades regionales para pedir que se “preparen frente a una posible tormenta”. La posible quiebra de Evergrande sería una catástrofe sistémica. No solo supondría la defraudación de acreedores nacionales e internacionales, sino la quiebra de cientos de proveedores, la pérdida de los ahorros de cientos de miles de pequeños inversores y destrucción masiva de empleos.

Las acciones de Evergrande se han disparado cerca de un 15% en sesión de este jueves. La empresa del magnate Hui Ka Yan, que cotiza en la Bolsa de Hong Kong, remontado después de un mes de caída constante. El director de Evergrande ha asegurado que su prioridad es honrar los compromisos financieros que tiene, sin embargo, aún está por verse si la compañía honrará una deuda de 83.5 millones de dólares, con un periodo de gracia de 30 días, que tiene pendiente para hoy.

Por su parte, los mercados parecen estar reaccionando positivamente ante estos gestos. El índice Hang Seng de la bolsa de Hong Kong subió hoy un 1,04%, tras las pérdidas a principios de semana. El índice también se vio favorecido por la inyección de liquidez del Banco Central. Las acciones de otros promotores inmobiliarios chinos que cotizan en Hong Kong también subieron: China Vanke subió un 4,49%, mientras que Sun Hung Kai subió un 2,6% y Country Garden se disparó un 7,01%.

No obstante, uno de los grandes aliados de Evergrande parece no confiar del todo. Las acciones de Chinese Estates, que durante más de una década ha estado estrechamente ligada al gigante, se han disparado alrededor de 15% después de anunciar que planea deshacerse de sus acciones de Evergrande.

La compañía, que ya ha vendido 34.7 millones de dólares en acciones de Evergrande en el último mes, pertenece a Joseph Lau, un magnate inmobiliario de Hong Kong que ha participado en numerosas ampliaciones de capital de Evergrande desde 2009. Lau ha sido además “inversor estratégico” en numerosas empresas del gigante, como su negocio de coches eléctricos y su negocio tecnológico.

Normas
Entra en El País para participar