Los registradores inauguran su VI Congreso Nacional entre modernidad y tradición

Del 15 al 17 de septiembre, estos garantes de la seguridad jurídica debaten en Valladolid sobre humanismo y tecnología

De izquierda a derecha: José Javier Izquierdo, delegado del Gobierno; María Emilia Adán, decana del Colegio de Registradores; Pilar Llop, ministra de Justicia; y Óscar Puente, alcalde de Valladolid
De izquierda a derecha: José Javier Izquierdo, delegado del Gobierno; María Emilia Adán, decana del Colegio de Registradores; Pilar Llop, ministra de Justicia; y Óscar Puente, alcalde de Valladolid

Los registradores inauguraron ayer en Valladolid su VI Congreso Nacional con un acto en el que aunaron modernidad y tradición. Durante tres días (del 15 al 17 de septiembre) estos garantes de la seguridad jurídica debatirán sobre humanismo y tecnología. La idea es escuchar qué les pide los ciudadanos en el reto de adaptar su importante labor a la digitalización de la sociedad. Presentado por Sebastián del Rey, director del congreso, el inicio ya dejaba claro la preocupación del colectivo por una tecnologización humanizada. Incluso, a la cita se unió una asistente virtual.

Bajo la batuta del imitador Federico de Juan, hubo también espacio para el humor. Las voces de Matías Prats y Pedro Piqueras fueron dando paso a personalidades de nivel que no quisieron perderse el evento. Entre ellos, los últimos cinco presidentes del Gobierno. Mariano Rajoy, compañero de profesión, tuvo un especial protagonismo.

Rompiendo con todo convencionalismo, los asistentes pudieron escuchar una charla magistral de Mario Alonso, médico y experto en liderazgo, en una conferencia inaugural llamada ¿Por qué nos cuesta tanto ser felices? La idea que trasladó el experto es que el problema está en que no somos conscientes de que la clave de la felicidad son las relaciones humanas. Nuestra biología, han demostrado algunos estudios necesita amor y comprensión.

Ya en la parte institucional tomó la palabra, en primer lugar, la actual decana del Colegio de Registradores, María Emilia Adán, destacó la idea de que el colectivo estaba abierto a escuchar y tomar el pulso a la sociedad, “para servirla más y mejor”. “Por eso utilizamos la tecnología”, aseguró, “pero esta no puede convertirse en un muro o crear una brecha”.

El colectivo también celebra este año un importante aniversario: “Hace 160 años se nos encargó una función de garantes, es una profesión que asumió de modo pionero la incursión de la mujer, que se han ido incorporando a los centros de decisión, como la presidencia”, reflexionó la decana. Esta experiencia demuestra, aseguró, “que estamos preparados para dar el salto”.

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Oscar Puente (hermano de la directora General de Seguridad Jurídica y Fe Pública, Sofía Puente), dio la bienvenida a la ciudad a todos los asistentes. A continuación,

Por último, subió al estrado la actual ministra de Justicia, Pilar Llop, que agradeció a la decana y al colectivo su colaboración leal y su contribución al debate sobre tecnología y humanismo. Llop desgranó su hoja de ruta en la política del ministerio, poniendo énfasis en la importancia del diálogo y cogobernanza. “Es imposible transformar la justicia desde el conflicto”, afirmó. Puso en valor también el papel de la mujer en la Justicia y dijo estar convencida: “La igualdad es un eje de la política del misterio”. “Defiendo un modelo de justicia accesible, eficiente, nuevas ventanillas en el mundo rural, un nuevo marco normativo para la digitalización”, resumió.

El fin de fiesta corrió a cargo de un violinista y una pareja de bailarinas que combinaron lo clásico con la tecnología, interactuando con la pantalla del escenario. El mismo marco del evento, el magnífico e histórico Teatro Calderón, fue el lugar idóneo para aunar tradición y modernidad.

Normas
Entra en El País para participar