Seat y sindicatos acuerdan un ERTE hasta junio 2022 por la falta de chips

Contempla una reducción temporal de una parte de la producción y la posible cancelación adicional de turnos

Planta de Seat en Martorell (Barcelona).
Planta de Seat en Martorell (Barcelona).

Seat y los sindicatos han acordado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la planta de Martorell (Barcelona) hasta junio del año que viene ante la falta de suministro de chips o semiconductores, que afecta a toda la industria de la automoción y está provocando paros en factorías de todo el mundo.

Según ha informado la empresa, aún están por negociar las condiciones del expediente, que se aplicará desde el 27 de septiembre hasta el 30 de junio de 2022 y también en los centros de Barcelona y de El Prat de Llobregat.

La pandemia y el trabajo desde casa han disparado la venta de dispositivos electrónicos y desajustado la demanda respecto a una oferta de chips ya condicionada por las tensiones comerciales con Asia. Los fabricantes de estos componentes están volcados en abastecer a otros clientes mientras las marcas automovilísticas tienen que acometer paros y aplicar ERTE por no estar acostumbradas a hacer acopio de chips.

Seat ha detallado que el ERTE por la reducción parcial del volumen de producción se aplicará, en primer lugar, de forma voluntaria.

"La escasez global en el suministro de semiconductores nos exige adoptar nuevas medidas de flexibilidad. Agradezco a los representantes sindicales de UGT y CC OO la responsabilidad que han mostrado para adaptar el plan de producción. La demanda de los modelos Seat y Cupra se encuentra en niveles precovid y seguiremos haciendo todo lo posible para entregar la alta demanda a los concesionarios y clientes", ha señalado el vicepresidente de Recursos Humanos y Organización de la automovilística, Xavier Ros.

El presidente del comité de empresa de Seat y miembro del consejo de supervisión del grupo Volkswagen, Matías Carnero, afirmó a CincoDías que la planta de Martorell (Barcelona) ha dejado de fabricar unos 40.000 coches desde enero por este problema. Por su parte, el propio presidente de la compañía, Wayne Griffiths, ha reconocido un “fuerte impacto” en los resultados de este año y que dicha crisis ha llegado en el momento de más demanda tanto para Seat como Cupra.

La medida llega tras una semana en la que la automovilística tuvo que cerrar la planta de Martorell tres días --el lunes 6, el martes 7 y el viernes 10 de septiembre-- debido a la escasez de suministro global de semiconductores.

La enseña de Martorell para su producción cuatro semanas de agosto, pero los problemas de oferta por la crisis de semiconductores provocó que se aprobara que la línea 2 --que fabrica los modelos León y Formentor-- habilitara dos turnos diarios ese mes, mientras que la línea 1 también trabajó de forma excepcional una semana a finales de agosto.

La empresa ya tuvo que frenar su actividad en Martorell a causa de la escasez de semiconductores los días 25, 28 y 29 de junio, y 19 y 20 de julio.

Normas
Entra en El País para participar