Los sueldos de las cúpulas de Amadeus y ACS, los más criticados por sus accionistas

El voto en contra superior al 10% sube al 58% frente al 29% de 2020

Amadeus, la única firma del Ibex que vio tumbado su informe de remuneración

Voto accionistas remuneracion junta directiva Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las empresas españolas han encontrado el mayor grado de rechazo entre sus accionistas a sus políticas de remuneración este año en toda Europa. Es la conclusión del informe elaborado por el proxy solicitor Georgeson, que asesora a las compañías en la preparación de sus juntas, sobre el nivel de desaprobación de los accionistas hacia las empresas en las que invierten, en el que España ocupa un lugar destacado.

Ese nivel de desaprobación se considera a partir de un porcentaje de voto en contra del 10% o superior. Y aunque sea insuficiente para echar abajo la propuesta de la empresa, sí se trata de un porcentaje que ha crecido de forma significativa frente al año anterior. Un 58% de las propuestas sobre la política de remuneración registró la oposición de más del 10% de los accionistas, un porcentaje que se dispara desde el 29% de 2020 y el 20% de 2019 y que revela cómo la pandemia ha intensificado la crítica del accionariado a los salarios de los directivos.

El informe muestra además que el informe de remuneraciones, ya con datos de los pagos efectuados, despertó un rechazo récord al registrar un total de 20 resoluciones con un voto en contra superior al 10%, el equivalente al 61% del total.

Tal nivel de contestación visto en España es el mayor de los siete países europeos analizados por Georgeson. La firma ha estudiado también a Holanda, Alemania, Francia, Suiza, Italia y Reino Unido, mercado este ultimo en el que el nivel de críticas a las políticas de remuneración es el más reducido.

REE, CaixaBank e Indra, con capital público, están entre las compañías del Ibex con menos respaldo en junta a sus políticas de remuneración

Los argumentos dados por los inversores institucionales que votaron en contra de las políticas y los informes de remuneración se centraron en la falta de transparencia, los incrementos significativos en los salarios de la dirección, la pobre justificación de esos sueldos en el contexto de la pandemia o en un uso discrecional del poder por parte del consejo.

Amadeus fue la empresa que menos respaldo recibió de sus accionistas a la remuneración de su directiva, de apenas el 38,24% del total, seguida de ACS, con el 55,93% y Red Eléctrica, con un respaldo del 61,47% y participada por el Estado con el 20% del capital. En esta última compañía influye el hecho de que la SEPI se abstiene en la votación de la política de remuneración, posición que mantiene desde 2014. 

La polémica de la banca

CaixaBank aparece también entre las empresas con menor respaldo a su remuneración. No en vano, su junta de accionistas de este año, la primera tras la fusión con Bankia, estuvo envuelta en la polémica por el aumento de sueldo de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, y por el salario de su consejero delegado Gonzalo Gortázar al tiempo que la entidad presentaba un duro ajuste de plantilla.

El Gobierno, propietario a través del FROB del 16,1% del capital, votó en contra de los sueldos del consejo de la entidad. Indra, participada por la SEPI en un 18,7%, también aparece por la cola en el apoyo a su política de remuneración, aunque el respaldo sea mayoritario. En la junta de este año, afrontó una agria polémica por el relevo en la presidencia de Fernando Abril-Martorell por Marc Murtra.

El informe de Georgeson muestra una creciente crítica de los accionistas a la remuneración de las empresas del Ibex si bien en términos generales, el respaldo que logran en sus juntas sigue siendo abrumador y ninguna de las críticas ha logrado torcer las propuestas presentadas por los consejos, con la única excepción de Amadeus.

Los grandes ‘proxy’ ISS o Glass Lewiss dan opiniones
en su mayoría favorables

En el caso de Santander y BBVA, en los que también impactó la polémica por las altas remuneraciones en un momento de dura crisis y fuertes ajustes de plantilla en las compañías, el apoyo cosechado en junta a los salarios de la ejecutiva fue superior al 90%.

Los grandes proxy advisor, cuyos consejos a los accionistas sobre el orden del día en junta tienen gran influencia, tampoco han sido especialmente críticos en sus recomendaciones. ISS, el mayor de ellos y al que acuden los grandes inversores institucionales, emitió este año opiniones desfavorables sobre los informes de remuneración de Amadeus, ACS, PharmaMar, CIE, Colonial, Acciona y Mapfre, si bien todas ellas, con excepción de Amadeus, lograron un voto favorable superior al 50%.

De hecho, de todas las propuestas votadas este año en junta de accionistas, solo tuvieron un voto en contra superior al 10% el 11,6% del total. Y solo se rechazaron tres: el informe de remuneración de Amadeus, una emisión de 600 millones de Acerinox y una reducción del plazo de convocatoria de las juntas en IAG.

Normas
Entra en El País para participar