Aramark pierde 25,7 millones por el cierre de la restauración durante la pandemia

Los ingresos caen un 32%, hasta 127 millones, el nivel más bajo desde 2014

Oficinas de Aramark en EE UU.
Oficinas de Aramark en EE UU.

La pandemia de Covid-19 ha provocado un agujero de 25,7 millones en las cuentas de la empresa de servicios de restauración Aramark. El cierre de centros donde opera (especialmente educación, empresas, centros de negocios, centros deportivos y de ocio) a lo largo de 2020 para contener la extensión del virus ha llevado a la compañía ha registrar números rojos en España por primera vez en el último lustro.

La compañía venía de una tendencia en los últimos cinco años en los que su resultado se movía entre uno y dos millones. Igualmente, en lo que respecta a las ventas, acumulaba nueve años consecutivos elevando la cifra de negocio, desde los 102,7 millones de ingresos registrados en 2010 hasta su récord de 186,5 millones facturados en 2019 (un aumento del 81,6% en el periodo). Sin embargo, la pandemia ha truncado esa trayectoria al alza.

Y es que, según detalla Aramark en sus cuentas anuales, consultadas a través de la plataforma Insight View, a raíz de la declaración del estado de alarma, en marzo de 2020, la actividad cayó en un 80% en comparación con los importes presupuestados. Esta disminución estuvo motivada “principalmente por el cierre de colegios, universidades, cancelación de eventos deportivos, así como la suspensión de jornadas laborales y la implementación de teletrabajo por parte de las empresas”. Finalmente, la facturación se redujo un 32%, hasta 127 millones de euros.

Del mismo modo, esta caída del negocio ha provocado un agujero patrimonial: el patrimonio neto se ha reducido a más de la mitad, hasta 9,7 millones y al cierre del ejercicio los pasivos corrientes excedían en 11 millones a los activos.

A pesar de ello, la compañía, en cuyas cuentas auditadas por KPMG no figura ningún párrafo de énfasis ni salvedades, ha aplicado el principio de empresas en funcionamiento, ya que cuenta con el apoyo de la matriz estadounidense, que de hecho ha inyectado 15 millones de euros para restablecer el equilibrio patrimonial.

Además, en el informe de gestión adjunto a las cuentas, Aramark explica que el grupo “está cumpliendo con los pagos de sus deudas financieras, a los proveedores y acreedores así como a sus empleados, gracias a su saneado balance”.

En lo que respecta a la plantilla, la empresa ha destruido 2.175 empleos, hasta contar con 6.601 trabajadores al cierre (un 25% menos). Además, la empresa detalla en su informe financiero que se acogió a un ERTE para el 80% de la plantilla, aunque al finalizar del ejercicio fiscal (septiembre de 2020) el 93% de ellos ya se habían reincorporado.

Normas
Entra en El País para participar