Bruselas transfiere a España los primeros 9.000 millones del Plan de Recuperación

Tras la prefinanciación, el país podría recibir otros 10.000 millones antes de que acabe el año

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación oficial del Plan de Recuperación.
La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación oficial del Plan de Recuperación. EFE

La Comisión Europea transfirió este martes a España los primeros 9.000 millones de euros del Plan de Recuperación, la prefinanciación que el país tenía comprometida con Bruselas. El anticipo, que servirá para costear las primeras inversiones y reformas, de las que varias han comenzado ya a desplegarse, supone el 13% de los casi 70.000 millones que el Gobierno ha solicitado en forma de subvenciones directas. España puede pedir, aunque en este caso a través de créditos blandos, otros 70.000 millones hasta sumar los 140.000 millones que tiene asignados y que llegarían de aquí a 2026.

“El desembolso de los fondos NextGeneration EU pone hoy en marca el Plan de Recuperación y Resiliencia de España. Este plan será un impulso crucial para hacer que el Pacto Verde sea una realidad, digitalizar la economía y hacer que España sea más resiliente que nunca”, anunció la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en su cuenta de Twitter.

“Seguimos avanzando hacia un país más verde, digital, feminista y cohesionado, poniendo en marcha las grandes transformaciones que nuestra economía necesita”, añadió por la misma vía el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras confirmarse el primer desembolso.

Con el anuncio, España se pone oficialmente manos a la obra en la tarea de desplegar las 110 inversiones y 102 reformas que el Ejecutivo plasmó en el Plan de Recuperación validado primero por la Comisión y aprobado después por el Consejo, que reúne al conjunto de los 27 socios.

De la correcta consecución de estos hitos y objetivos dependerá de hecho que siga abierto el grifo del dinero comunitario. Bruselas, tal y como queda recogido en el funcionamiento del fondo de recuperación, se reserva el derecho de dejar de transferir las subvenciones directas a los socios, e incluso reclamar las ya hechas, si los países no cumplen con los diferentes objetivos marcados, que tienen una cantidad concreta asignada en función de su impacto y su implementación.

El próximo desembolso, dotado con 10.000 millones de euros, llegará en principio antes de finales de este año, ya que está ligado a 50 hitos que ya se han cumplido o están a punto de ello. Si bien, falta todavía la confirmación comunitaria.

El segundo pago, de unos 12.000 millones, se produciría en la primavera de 2022 si se han logrado las metas acordadas para final de 2021, entre ellas la reforma del mercado laboral. El resto del dinero llegaría de forma semestral hasta finales de 2026 conforme se vaya aplicando el plan. Entre varias de las reformas que tendrá que acometer España para recibir la totalidad de las subvenciones, además de la laboral, está la de pensiones, cuyas conversaciones tendrán que acelerarse para tener listo el diseño antes de que termine el año.

España concentra la mayor parte de las reformas e inversiones en los tres primeros años de vida del fondo. Así, si todo marcha según lo acordado, casi el 80% de los más de 69.000 millones de euros en transferencias llegarán durante los próximos dos años y medio, antes de que concluya 2023. España, aunque no lo ha pedido expresamente, también solicitará los 70.000 millones en préstamos.

Con este desembolso, España se convierte en el sexto país de la UE (junto a Lituania, que recibió también hoy 289 millones de adelanto) en obtener la prefinanciación. Antes le llegó el turno a Italia (el mayor beneficiado de todos los socios, por delante de España), Grecia, Bélgica, Luxemburgo y Portugal.

Normas
Entra en El País para participar