El nuevo rescate de Monte dei Paschi tiene un componente de riesgo moral

Su compra por parte de Unicredit podría dar ganancias a los acreedores, a costa de los contribuyentes

Sede de Monte dei Paschi, en Siena (Italia).
Sede de Monte dei Paschi, en Siena (Italia). REUTERS

El último rescate bancario de Italia ofrece a los mercados de bonos una arriesgada apuesta de riesgo moral. Unicredit podría comprar la mayor parte del doliente Banca Monte dei Paschi di Siena, con ayuda del Gobierno. Ello supondría una ganancia inesperada para los acreedores, a costa de los contribuyentes italianos y de las normas de la Unión Europea.

Las finanzas italianas se están preparando para un último golpe por parte de MPS. Una expansión agresiva, préstamos ncobrables y un escándalo de derivados hicieron que el banco más antiguo del mundo engullera 5.400 millones de euros de ayuda estatal en 2017, solo cuatro años después de otro rescate, de 3.900 millones.

Ahora planea recaudar otros 2.500 millones de euros, y recientemente se consideró que tenía fondos propios negativos en el escenario más extremo previsto por las pruebas de resistencia de la UE.

En lugar de volver a recapitalizar MPS o liquidarlo, el Gobierno dirigido por Mario Draghi quiere ahora que Unicredit se haga cargo del banco con sede en Siena. Dado que su consejero delegado, Andrea Orcel, solo lo hará si el Gobierno asume los riesgos de litigio y los préstamos dudosos de MPS y le garantiza una rentabilidad aceptable, cualquier acuerdo podría significar una cuantiosa dote gubernamental o dejar al Estado con los activos dudosos que no le gustan a Orcel.

Las normas europeas de resolución bancaria exigen que los accionistas y acreedores asuman pérdidas antes de que los Gobiernos inyecten dinero, mientras que las normas de ayuda estatal insisten en que los tenedores de bonos subordinados contribuyan a los rescates. Los inversores subordinados sufrieron un golpe cuando se rescató a MPS por última vez en 2017, y en la liquidación de dos bancos venecianos ese mismo año. En este caso, eso podría significar dejar los bonos con los trozos de MPS que Unicredit no quiere, para absorber las pérdidas. MPS tiene, según Refinitiv, más de 1.000 millones de euros de los llamados bonos de nivel 2, una forma de capital que absorbe pérdidas.

Sin embargo, es probable que el acuerdo proteja a los acreedores, informó Reuters el viernes pasado, y que Italia argumente que el acuerdo no requerirá la aprobación como ayuda estatal. Los bonos podrían ser absorbidos por Unicredit, a pesar de tener unos cupones elevados, o quedar en manos de MPS, pero protegidos de algún modo por los fondos estatales.

Los inversores están empezando a valorar esta posibilidad: los bonos Tier 2 al 5,375% de MPS se negociaban a finales de julio a un 75% de su valor nominal, pero el lunes habían subido al 83%, según datos de Refinitiv. Las ganancias adicionales dependerán de la generosidad de los contribuyentes italianos y de la Comisión Europea.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías