¡Sorpresa! Los nuevos MacBook y Mac mini llegarán antes de lo esperado Ampliar foto
Pixabay

¡Sorpresa! Los nuevos MacBook y Mac mini llegarán antes de lo esperado

Parece que Apple tiene la intención de adelantar los lanzamientos de estos ordenadores

Apple Se anunció que tenía la intención de realizar una transición prácticamente total en su gama de productos de ordenadores, al menos en lo que tiene que ver con los MacBook y los Mac mini, para abandonar los procesadores de Intel para dar paso a los de fabricación propia como ya se pudo ver con los M1.

La propia compañía de Cupertino habló de una transición constante, pero no especialmente rápida que tardaría un par de años en consumarse, por lo que todo hacía pensar que sería en 2023 cuando está habría finalizado. Pero parece que las cosas van más rápido de lo esperado según se ha podido conocer y, si todo se confirma, antes de que finalice el año que viene la nueva generación de portátiles y equipos mini de sobremesa ya habrían completado la migración correspondiente.

Además, según los mismos datos, también se podría completar el proceso en la gama de producto de All in One de Apple, los iMac. Por lo tanto, la firma dirigida por Tim Cook habría pisado el acelerador a la hora de rediseñar todo lo necesario (tanto en el interior como en el exterior) para poder dar uso a sus propios procesadores y de esta forma tener un mayor control en los procesos de fabricación, así como en el software asociados correspondiente. Y, esto, parece clave en el futuro de Apple donde hardware, software y servicios tienen que convivir de la mejor forma posible -especialmente debido a la competencia existente en la actualidad-.

Todo llegará con un nuevo procesador

Para completar el proceso de migración a la nueva plataforma coronada con los procesadores de Apple, la compañía apostará por un nuevo modelo: el M1X. Este ofrecerá mejoras tanto en el rendimiento al ejecutar software como es la capacidad que tiene en el apartado gráfico y de gestión de contenidos multimedia. Y, también, según se ha podido saber si optimizara de forma muy importante la gestión energética para reducir el consumo y proporcionar a los usuarios una mayor autonomía o facturas de la luz algo más bajas. El caso es que será con este componente, por el que se logra dar uniformidad a la gama de ordenadores de la compañía en 2022 (todo parece indicar a que esto ocurrirá antes del 9 de noviembre).

Un detalle final que es bastante importante es que también se ha conocido que la firma norteamericana tenía la intención de lanzar un último MacBook Pro con procesador de Intel a modo de despedida -la fecha de esto se desconoce-. La CPU elegida sería una Ice Lake Xeon W-3300, que tiene una alta potencia al igual que seguridad. Pero, con este equipo, se terminaría la colaboración con Intel… al menos en un futuro a corto y medio plazo.

Normas
Entra en El País para participar