Farmaindustria, una apuesta por la salud y el PIB

Los laboratorios quieren reforzar la fabricación de medicamentos esenciales y la investigación clínica de excelencia

Un técnico en un laboratorio.
Un técnico en un laboratorio.

La industria farmacéutica quiere que ser uno de los sectores estratégicos que contribuya a la reactivación económica. Un complemento de los clásicos sectores generadores de PIB, como automoción o turismo, pero más vincu­lado a la innovación, la creación de empleo de calidad y la atracción de inversión exterior.

El objetivo de la patronal es claro: reforzar el tejido productivo para reducir la dependencia del exterior en la producción de medicamentos esenciales y trabajar para convertir a España en un gran espacio internacional de investigación biomédica, en colaboración con la Administración, indican.

España es líder europeo en ensayos clínicos contra el coronavirus

Esta apuesta ya había sido expuesta en verano pasado en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, convocada por el Gobierno para buscar soluciones contra la crisis del Covid. “Con una adecuada estrategia de país podemos convertir a España en un gran polo de atracción de inversiones internacionales en el sector farmacéutico”, sostienen.

Para lograrlo, Farmaindustria ha presentado dos proyectos al Ministerio de Industria. El primero pretende elevar la fabricación de medicamentos esenciales. Hasta la fecha participan 40 compañías fabricantes y más de una veintena de empresas auxiliares por valor de 1.720 millones de euros de inversión. Un monto que puede incrementarse si más compañías se suman.

Juan López-Belmonte, presidente de la patronal.
Juan López-Belmonte, presidente de la patronal.

Además, aspira a ser uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica ­(Perte) a fin de captar fondos europeos. “Tenemos un tejido productivo muy sólido. La pandemia nos ha obligado a preguntarnos si debemos corregir un tanto la dependencia del exterior. La respuesta es que tenemos capacidad para recuperar parte de esa producción y dar a nuestro país mayor protección estratégica y, al tiempo, reforzar nuestro tejido productivo”, ha manifestado Juan López-Belmonte, presidente de Farmaindustria.

Cifras

1.720 millones es la inversión inicial en el proyecto de fabricación de fármacos esenciales.

154.000 millones es el monto global que destinan los laboratorios anualmente a I+D.

Y la segunda iniciativa se centra en el impulso de la investigación clínica de excelencia. España es una referencia internacional en el área y es hoy el primer país de Europa en ensayos contra el Covid-19, ha destacado López-Belmonte. Pero las empresas quieren ir más allá y aprovechar la dinámica de colaboración surgida entre Administración, laboratorios, profesionales sanitarios, hospitales y pacientes para crear un gran espacio global de investigación biomédica.

La industria farmacéutica invierte unos 154.000 millones en I+D al año en el mundo. “Los fondos destinados a la salud y al medicamento son una inversión, no un gasto. Hasta el 73% del aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados se atribuye a los nuevos fármacos. Y eso tiene repercusiones en la productividad de las economías y en la calidad de vida de las personas”.

Normas
Entra en El País para participar