Las hoteleras españolas, en vilo por la escalada del conflicto social en Cuba

Meliá e Iberostar gestionan 36 y 15 activos, respectivamente. Las empresas españolas controlan el 70% de las habitaciones

Protesta de cubanos residentes en República Dominicana.
Protesta de cubanos residentes en República Dominicana.

Cuba es el último obstáculo que se le ha presentado a la industria turística española en los 16 meses más difíciles de su historia. Tras superar el cierre de todas las fronteras, los rebrotes en los grandes mercados emisores (incluido el mercado nacional) el pasado verano, el cierre del tráfico aéreo de largo recorrido desde el pasado otoño y la irrupción de la variante delta en Reino Unido, el nuevo quebradero de cabeza de las hoteleras españolas se llama Cuba.

Las revueltas de la población cubana protestando por la falta de alimentos y la escasez de vacunas han generado manifestaciones y reivindicaciones inéditas durante el castrismo y han provocado un nuevo foco de tensión en la industria hotelera española por el importante papel que juega. Los grandes grupos españoles controlan el 70% de las habitaciones hoteleras en manos de la industria extranjera en Cuba y la creciente tensión entre la población y el gobierno cubano ha despertado la preocupación entre las hoteleras.

Iberostar y W2M

Meliá, la firma fundada y dirigida por la familia Escarrer, es la que tiene más presencia en Cuba, con 36 hoteles (todos ellos en régimen de gestión y propiedad del gobierno cubano) y 14.840 habitaciones. En paralelo, la primera hotelera española ha tenido que afrontar varios conflictos judiciales en los últimos dos años en Cuba por la activación del capítulo III de la ley Helms-Burton, que facultaba a cualquier particular afectado por la nacionalización de bienes durante el castrismo a reclamarlos ante la Justicia de EE UU. Desde la hotelera prefieren no hacer declaraciones respecto a la últimas revueltas y prefieren esperar acontecimientos.

En esa misma línea se posiciona Iberostar, el segundo grupo español con más inmuebles en Cuba, con 15 hoteles, que también prefiere no manifestarse ni hacer comentarios. La hotelera fundada por la familia Fluxá hizo una apuesta arriesgada hace apenas tres meses lanzando W2M, su nuevo operadora de viajes que integraba una aerolínea (World2fly), un agente de viajes para Caribe, Canarias y Baleares (Newblue), un agente de grandes viajes (Icarion), un banco de camas (World2Meet), una compañía de movilidad (Úbico) y una de eventos (Dakari).

La principal novedad de ese nuevo operador turístico es el lanzamiento de la aerolínea World2fly, que hizo su primer vuelo al Caribe el pasado 19 de junio con destino a Punta Cana. La compañía contará con tres aviones, uno de ellos ya operativo y otros dos Airbus 330-300 nuevos, con 432 plazas, que tendrán dos frecuencias semanales al Caribe desde Madrid y una semanal desde Lisboa.

Ante la escalada de la violencia, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, reclamó a las autoridades cubanas el respeto del derecho a manifestarse. “España defiende el derecho a manifestarse libre y pacíficamente”, resaltó en un mensaje en su cuenta de Twitter. “Como país iberoamericano, sigue con mucho interés y muy de cerca la situación en Cuba. Está a la expectativa de ver cómo evoluciona en el día de hoy la situación”, prosiguió en el comunicado.

Exteriores instó a Cuba a permitir las manifestaciones y a proseguir con las reformas

El análisis del Ejecutivo español concluyó que Cuba sufre una crisis en la que confluyen varios elementos, de entre los que destaca “la crisis económica, así como una caída del turismo derivada de la Covid 19”. Por ello instó a “incrementar el ritmo de las reformas iniciadas por el régimen. Expresamos nuestra preocupación por las graves carestías a las que está haciendo frente su población”.

Sin incidencias

La lista de hoteleras españolas con intereses en Cuba se completa con Globalia y Roc Hoteles, con 6 y 5 inmuebles gestionados, respectivamente. A continuación aparecen Barceló y Valentín Hoteles, con 3 cada una, y NH y Blau, con 2. Desde la cadena hotelera controlada por la tailandesa Minor recalcan que la llegada de viajeros y las reservas no han sufrido cambios. “De momento no hay incidencias ni nada anómalo”, resaltan

El primer vendedor de bienes

Comercio. Las estadísticas cubanas identifican a España como el tercer socio comercial en ventas, por detrás de Venezuela y China. Las que elaboran organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o la ONU sitúan a España como el mayor vendedor de bienes a Cuba. La estadística que elabora la Oficina Económica y Comercial de España en Cuba corrobora esa última tesis, con unas exportaciones anuales de 971 millones de euros en 2018.

Partidas. “La concentración es mínima. España vende de todo a Cuba”, reza el último informe, actualizado el pasado mes de abril. El sector más exportador es el de bienes de equipo, con 404 millones, seguido de las semimanufacturas (295 millones), alimentos (117 millones), manufacturas de consumo (76 millones) o automoción (42 millones).

Empresas mixtas. Otra modalidad de implantación en Cuba es mediante empresas mixtas con el gobierno local. Todas ellas están ligadas a hoteles. En la actualidad hay 10 empresas mixtas entre compañías españolas y el Ejecutivo cubano, que gestionan 74 contratos de administración.

Normas
Entra en El País para participar