Un castillo del siglo XVI para preparar una maratón

El alojamiento está gestionado por White Brand Hotels

hotel
Exterior del castillo de Stružná (República Checa).

La marca blanca se suele asociar con baja calidad, estandarización y consumo masivo. Pero este no es el caso de White Brand Ho­tels. Todo lo contrario. Su concepto es un cruce entre la gestión hotelera tradicional y la gestión de activos, para destacar la individualidad de cada alojamiento y hacer que este –y no la gestora del mismo– sea el protagonista. La idea es que si en algún momento ellos dejan de trabajar con el hotel, este siga teniendo nombre propio, más allá del paraguas de una cadena.

Los socios fundadores, Bjorn Wild y Luis Rubió, se conocieron trabajando en Stein Group y decidieron emprender por su cuenta. Gozan, además, de la colaboración de la exnadadora Gemma Riu y los exbaloncestistas Ferran Martínez y Ángel Sanz. Unos aliados en absoluto casuales ya que White Brands Hotels se divide en tres verticales: hoteles boutique urbanos, resorts sostenibles y una tercera división centrada en la preparación física para retos deportivos concretos. Aquí, su último proyecto es el castillo de Stružná, una construcción del siglo XVI situada a 100 kilómetros de Praga (República Checa).

El hotel, ubicado en una zona de aguas termales, contará con alrededor de 85 habitaciones de un mínimo de 25 metros cuadrados. El precio por hospedarse oscilará entre los 200 y los 400 euros por noche, pero los programas de entrenamiento se pagan aparte, ya que se personalizan en función del objetivo y las necesidades de cada cliente.

La mayoría de los huéspedes de esta división son deportistas amateur, pero acuden con el objetivo de llegar a cruzar una meta concreta. “Lo más típico es querer participar en alguna maratón reconocida, como la de Nueva York. Comienzan preparándose un año antes y arrancan un programa de preparación que incluye un par de estancias de varios días en nuestros hoteles”, comenta Rubió. Aunque también hay quien se lo plantea más como una carrera de fondo. “Otros clientes prefieren competir en citas que igual son menos conocidas, pero son muy exigentes físicamente, como los triatlones”, añade.

A la izquierda, los socios de White Brand Hotels, Bjorn Wild y Luis Rubió, y los colaboradores y exdeportistas Ferran Martínez, Ángel Sanz y Gemma Riu.
A la izquierda, los socios de White Brand Hotels, Bjorn Wild y Luis Rubió, y los colaboradores y exdeportistas Ferran Martínez, Ángel Sanz y Gemma Riu.

Tan importante es la preparación física como la mental, por eso en estos hoteles buscan poner el cuerpo a punto desde una perspectiva holística. Además de entrenadores, cuentan con nutricionistas y psicólogos. “A veces uno no tiene el rendimiento que esperaba porque está agotado mentalmente y no puede trabajar más”, apunta Rubió, quien también hace hincapié en que no son una clínica en la que hacer un retiro para perder peso. “Eso puede ser una consecuencia de estar más en forma, pero nunca va a ser nuestro objetivo”, insiste. Por eso, la zona de recuperación y el spa son otros de los puntos fuertes de los alojamientos. “Si alguien viene tres días y uno de ellos no puede entrenar porque tiene agujetas, hemos fallado. La recuperación es fundamental para que las estancias se aprovechen al máximo”, expone.

Pero los programas no son lo único importante, sino que también apuestan por un diseño atractivo para que el viaje sea placentero. “Hay hoteles que buscan también la línea deportiva, pero colocan la bicicleta al lado de la cama. Tienes que descansar en el mismo sitio en el que acabas de estar sudando”, critica Rubió. En esta línea, han pensado también en los acompañantes que no van con un objetivo concreto: además de un restaurante con una línea muy enfocada en la salud y el valor nutricional, habrá otro con un perfil más gastronómico. Asimismo, podrá disfrutar del spa y del resto del hotel, aunque el directivo apunta que no son alojamientos pensados para aquellos a los que no les gusta el deporte en absoluto.

Otras verticales

  • Hoteles urbanos. Además de la rama deportiva, otra de las divisiones de White Brands está especializada en la gestión de hoteles boutique en el centro de las ciudades. Buscan fomentar la mezcla entre los turistas y los clientes locales a través de las actividades de su planta baja y la restauración.
  • Resorts. Complejos ubicados a las afueras de las ciudades con un foco en la sostenibilidad, pero especializados en experiencias concretas y personalizables: hípica, escapadas románticas, turismo rural, aventura...
Normas
Entra en El País para participar