Julia Chacón: “Emprender es el camino más bonito del mundo”

Dejó una prometedora carrera en una multinacional para fundar una empresa que factura dos millones de euros

nutricosmética
Julia Chacón, fundadora de Luxmetique.

Lo dejó todo para montar su propia empresa: Luxmetique, dedicada a la nutricosmética y con la que prevé facturar este año dos millones de euros. Julia Chacón (Córdoba, 1986), licenciada en ADE, trabajó en una agencia de medios de LVMH para marcas como Dior, Donna Karan y Zenith; en la unidad de fármacos y antirretrovirales para tratar el VIH de Johnson & Johnson, y en la firma japonesa de cosmética Shiseido.

¿Cómo concibió la empresa?

En 2007 monté la compañía, pero llevaba investigando desde 2004. La empresa es producto, producto y producto, tener las mejores fórmulas para cada categoría, desde rejuvenecimiento, pérdida de colágeno, líneas corporales y de bienestar. Todas nuestras fórmulas están desarrolladas con patentes y activos clínicos, activos que nuestro cuerpo sabe reconocer. La piel es el órgano más extenso y expuesto de nuestro cuerpo, por eso es importante prestarle atención al bienestar general combinando la salud y la belleza.

¿Cuánto tiempo tardan en desarrollar un producto?

Entre tres y cuatro años es el tiempo que tardamos en el desarrollo de cada uno de nuestros productos. Es un trabajo exhaustivo. Acabamos de lanzar cuatro tratamientos, uno para la longevidad de las células, otro para atenuar las manchas, otro para la retención de líquidos y otro de Omega 3.

¿Existe un boom de la nutricosmética?

Cuando empezamos no fue tarea fácil, era algo que estaba un poco de capa caída. Pero los tratamientos han dado un paso adelante en cuanto a la calidad de los productos y se ha tomado más conciencia de la importancia de tratarse desde el interior. Y tanto los farmacéuticos como los médicos han sabido detectar fórmulas potentes y convencerse de los beneficios. En una compañía como la nuestra la inversión más importante que hacemos es en recursos científicos y capital humano. Este año acabamos de fichar a cinco personas, y desde el comienzo reinvertimos todo el beneficio para seguir avanzando e investigando en nuevas soluciones. Cuando comenzamos, decidimos dónde focalizar los esfuerzos, y estos son en la investigación. Fabricamos en unos laboratorios que realizan esta función para terceros, y cuentan con certificación IFS [International Food Standard, que evalúa la seguridad de los productos alimentarios], así como el certificado GMP [autorización de las agencias sanitarias para la fabricación de medicamentos, productos sanitarios y productos cosméticos]. Ahora nuestro objetivo es expandirnos por Europa y Sudamérica.

¿Se considera una visionaria?

Cuando empecé yo tenía un puesto maravilloso en una compañía como Shiseido. No me marché porque no me gustara lo que hacía, pero necesitaba desarrollar el proyecto tan maravilloso que tenía en marcha. Necesitaba ir a las farmacias a mostrar lo que habíamos desarrollado, una fórmula extraordinaria. Y funcionó con el boca a boca.

¿Qué aprendió de las multinacionales?

Lo que aprendí, ya que además trabajaba en el entorno del mundo del lujo, fue la necesidad de buscar siempre soluciones, más que crear necesidades. Y eso fue lo que me llevé a mi empresa, la importancia de simplificar, por eso el reto era que el cliente se tomara un vial al día o, como mucho, dos. También aprendí, sobre todo en LVMH y Shiseido, la importancia de la investigación científica. En Johnson & Johnson aprendí un mejor conocimiento del cuerpo humano y cómo su cuidado afecta a nuestro bienestar físico.

¿Emprender es de valientes?

Es lo mejor que he hecho en mi vida. Creo que la complejidad nace en el mismo momento en el que el emprendedor tiene dudas sobre su negocio. Emprender es el camino más bonito del mundo. Requiere de una gran preparación mental; yo tengo visualizado donde quiero que esté Luxmetique, en las farmacias de todo el mundo y en los sitios de referencia de nutricosmética de alta gama. Trabajo 16 horas al día, y la complejidad reside en la preparación mental que se tenga. Porque nunca hay que desilusionarse con los noes que se reciben, sino ilusionarse con los síes. Afortunadamente, no he tenido que recurrir a inversión ajena, todo se hace con autofinanciación. Y nuestra previsión es crecer este año entre un 30% y un 50%, con la salida al exterior.

¿Cómo le ha afectado esta pandemia?

La verdad es que en 2020 no nos ha ido mal, crecimos un 32%, y podía haber sido mejor. Lo que ha entendido la gente, como consecuencia del Covid, es la importancia de cuidarse, de reforzar las defensas. Todos nuestros activos son preventivos, es como darle gasolina a tu motor.

Hay mucha gente que no cree en todo esto, ¿qué les diría?

Ha habido mucha desinformación, y es cierto que ha habido una época en la que no se le prestaba tanta atención a la calidad de los ingredientes y formulaciones, pero todo eso ha cambiado. El único argumento que defiendo es el de los activos que utilizamos, que además tienen una eficacia demostrada. Yo diría a la gente que desconfíe de aquello que no le ofrezca garantía. Nosotros no miramos el precio de los activos que llevan nuestros productos y siempre estamos haciendo mejoras que no repercuten en el precio del consumidor.

Normas
Entra en El País para participar