El castigo a las Bolsas deja en el aire los 9.000 puntos del Ibex

El selectivo se deja un 1,89% en su peor semana en dos meses

La Bolsa pulsa en la foto

Fuerte corrección de las Bolsas en la recta final de la semana. El vencimiento de derivados sobre índices y acciones a ambos lados del Atlántico fue el detonante de las ventas a tropel en la renta variable. Unas caídas que se agudizaron al conocerse que el repunte de la inflación en Estados Unidos, que se situó en el 5% interanual en mayo, sorprendió en el seno de la Reserva Federal, según reconoció el presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard.

Bullard aprovechó además para dejar abierta la posibilidad de que la primera subida de tipos de interés en EE UU llegue ya en 2022, ignorando así el mensaje oficial de la Fed de que la vuelta a la normalidad del precio del dinero arrancaría en 2023, y no en 2024 como estimaba hace solo tres meses.

Dos ingredientes que acabaron con la tregua del mercado, que intentaba digerir previamente el discurso oficioso de la Fed del miércoles –en el que reconocía que sus miembros ya estaban debatiendo la retirada de estímulos– y que pronostica el fin de la barra libre de liquidez de los mercados, y que tiñeron de rojo las Bolsas. En Europa, el Ibex fue el selectivo más castigado, con una caída del 1,8% en la sesión que le llevó a perder durante algunos momentos los 9.000 puntos, en su peor jornada en dos meses. Muy lejos quedan los 9.300 puntos superados esta misma semana.

El Stoxx 50 se dejó por su parte un 1,8%, lastrado por la caída de todos los sectores, mientras que el Dax alemán cedió un 1,78%, el Cac francés cayó un 1,46% y el FTSE británico perdió un 1,9%. Caídas que también se registraron en EE UU, donde el Dow Jones cedió un 1,57%, el S&P 500 se dejó un 1,31% y el Nasdaq perdió un 0,92%.

En la Bolsa española las caídas fueron generalizadas, con Acerinox a la cabeza al dejarse un 10,04%. La cotización de la empresa padeció en Bolsa la decisión de ­Nippon Steel Stainless Steel de vender con descuento un 7,9% de su capital. Le siguieron en los recortes el sector bancario y Acciona, que cedió un 6,89% un día después de conocerse que sacará a Bolsa su filial de renovables valorada entre 8.800 y 9.800 millones, por debajo de las estimaciones iniciales.

La banca se sumó a los recortes a pesar del repunte de las rentabilidades de la deuda y de que el BCE podría avalar ya el próximo mes que las entidades recuperen el pago a sus accionistas: BBVA restó un 3,24% –pese a las buenas recomendaciones recibidas en los últimos días–, CaixaBank, un 3,86%, y Bankinter, Sabadell y Santander cayeron entre el 2,26% y el 2,19%. Solo tres valores lograron esquivar las caídas: PharmaMar sumó un 0,97%, Cellnex subió un 0,43% y Enagás cerró en tablas (0,03%).

Las caídas del viernes marcaron el signo negativo de la semana tras semanas de movimiento lateral en las Bolsas. El Ibex retrocedió un 1,89%, el Mib italiano, un 1,94% y el FTSE británico se deja un 1,63%.

En el balance semanal las compañías renovables festejaron en la Bolsa española la opa lanzada a Solarpack por EQT. La empresa logra sumar un 48,64% en la semana, mientras que Ecoener repunta un 12,17% y Soltec, un 10,83%. Ecoener recibió, además, un consejo de compra por parte de Société Générale que fija su precio objetivo para los próximos 12 meses en los 9,1 euros.

El cambio en el discurso de la Fed pilló a traspié al euro, que en la semana corrige un 1,9% frente al dólar y cotiza ya a 1,187 billetes verdes. A su vez provocó un repunte en las rentabilidades de la deuda, con el bono alemán a diez años subiendo al -0,20% desde el -0,27% de hace una semana, y el bono español al mismo plazo subiendo del 0,35% al 0,45%

Normas
Entra en El País para participar