Meliá elimina los recortes salariales al consejero delegado y a los consejeros

Aún tiene cerrados 117 hoteles en todo el mundo y mantiene en ERTE a 2.800 trabajadores solo en España

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, ha aprovechado la celebración de la junta general de accionistas de Meliá Hotels International para dar por finiquitada la crisis del coronavirus. "En julio, tras quince meses en negativo, el ebitda vuelve a ser positivo. El gran cambio es que, gracias a las vacunas y al control de la transmisión, la compañía es capaz de situar el inicio de la recuperación en el segundo semestre. Estos brotes verdes son un preludio de la recuperación en el sector vacacional", ha recalcado durante su intervención. Unos primeros indicios de recuperación que llevarán, según Escarrer, a que la primera hotelera española deje de quemar caja tras quince meses seguidos por la ausencia del turismo y la falta de ingresos. "De seguir el ritmo de recuperación, Meliá dejará de consumir caja el 1 de julio, pasando a generarla".

Esa bonanza económica permitirá a Meliá eliminar los recortes salariales aplicados a su cúpula durante el año pasado. En un hecho relevante a la CNMV posterior a la celebración de la junta de accionistas, la hotelera confirmó la recuperación de las remuneraciones íntegras del consejero delegado y de los consejeros. En primer lugar aseguró que la reducción del 25% de la retribución fija del consejero delegado finalizaba el 1 de junio de 2021, mientras que la rebaja del 50% de la retribución de los miembros del Consejo de Administración por asistencia a comisiones también quedaba sin efecto desde el 1 de junio de 2021. 

Una situación radicalmente diferente a la del cierre de 2020 y a la del primer semestre de este año. En 2020 cerró con pérdidas de 426 millones de euros, por encima de los 371 millones que se dejó NH o los 137 de Barceló. "Cerramos el pasado ejercicio con una posición de liquidez de 316 millones, con todos los vencimientos de deuda de 2021 refinanciados, con una reducción del 50% de los costes operativos y estamos perfilando las ventas de algunos activos", ha señalado. En este último punto se sitúa el acuerdo, aún en negociación con Bankinter, para la creación de una gestora conjunta para la venta de ocho hoteles, que seguirán en manos de Meliá, y con los que prevé ingresar 200 millones de euros. "Ahora ya podemos acometer nuestros compromisos y reducir la deuda. Pero somos hoteleros y nuestro papel es abrir hoteles. Ahora tenemos 200 abiertos en todo el mundo, de los que 70 están en España, y el objetivo es superar los 300 a final de año". La cartera actual está compuesta por 317 inmuebles y si se suman los proyectos firmados la suma escala a 368. Solo en España tiene a 2.800 empleados en ERTE.

Escarrer expuso que la mejoría de la demanda no solo se circunscribe al mercado español, si no que es un fenómeno global, lo que beneficia a empresas con una fuerte implantación internacional como Meliá, con 368 hoteles en todo el mundo, de los que más de la mitad estan fuera de España. "El mercado español, que se ha mostrado contenido hasta el momento, se ha lanzado a reservar sus vacaciones y ya supone el 55% en la actualidad. El cambio de tendencia se observa en el descenso de cancelaciones, cuando hace unos meses superaban ampliamente a las nuevas reservas".

El consejero delegado reconoció que si bien las reservas en destinos como México y República Dominicana están en niveles de 2019 por la amplia vacunación en EE UU, su principal mercado emisor, en el caso de España "las reservas para el tercer trimestre ya se situan por encima de 2019 a la falta de Reino Unido". En el caso de que el turismo británico obtenga el próximo 24 de junio luz verde para visitar al menos Canarias y Baleares, donde están situados una parte importante de los hoteles de Meliá, las previsiones deberían ser estimadas al alza.

Normas
Entra en El País para participar