Flex se apoya en ‘startups’ para impulsar la venta de colchones online

Adquiere Marmota, nacida en el semillero de Atresmedia, y que disparó ingresos con el Covid. Es la segunda compra para avanzar en digitalización

Mario Gutiérrez Brun, CEO de Marmota, comercializadora de equipos de descanso en internet.
Mario Gutiérrez Brun, CEO de Marmota, comercializadora de equipos de descanso en internet.

Flex apuesta por el comercio electrónico ante el impulso de este canal durante la pandemia de Covid. El fabricante de colchones ha cerrado la compra de la startup Marmota, comercializadora de equipos de descanso en internet, en lo que supone su segunda adquisición en pocos meses para profundizar en la digitalización y avanzar en su estrategia D2C (directo al consumidor). El monto de la operación no ha sido desvelado.

Marmota continuará operando de forma independiente, aunque “apoyándose en las capacidades del grupo Flex”, para seguir con su plan de expansión, tanto online como multicanal e internacional. El equipo de la startup seguirá liderado por Mario Gutiérrez Brun, CEO de la compañía desde finales de 2019.

Marmota es una marca de descanso y venta de colchones totalmente online, fundada en Barcelona en el año 2017 por Toni Estellé, junto con Atresmedia Hub Factory, la aceleradora de Antai Venture Builder y el grupo Atresmedia. El envío a domicilio y la prueba del colchón de forma gratuita en casa han formado parte de su estrategia comercial, un planteamiento que le ha llevado a disparar las ventas durante la pandemia. La compañía aumentó la cifra de negocio un 200%, hasta alcanzar una facturación cercana a los 10 millones de euros a finales de 2020. Y la tendencia continúa en los primeros meses de 2021. Debido a su origen puramente digital, la empresa pudo adaptarse rápidamente al nuevo entorno de mercado, explicaron sus responsables.

Para Flex, fundada en 1912, la adquisición de Marmota se enmarca en la estrategia de “profundizar en la digitalización del negocio”, en particular ante el nuevo mercado que surge tras el Covid-19 y a la necesidad de “acercarse a las demandas del consumidor”. Rafael González, CEO de Flex, señaló que esta compra “aproxima cada vez más al consumidor y fortalece su posición para afrontar los retos derivados de la digitalización”.

La operación de Marmota se une a la llevada a cabo este año con la adquisición del 51% del operador online chileno Drimkip, fundada en 2016 y que cuenta con una facturación cercana a siete millones de euros, según la prensa local. Con esa plataforma, Flex pretende “proyectar el negocio digital a otros países del entorno”. Al igual que en el caso de Marmota, Felipe Barceló, fundador de la startup, continuará liderando el proyecto de Drimkip.

Segmento de alta gama

Flex realiza la mayor parte de su negocio a través de distribuidores, donde cuenta con una fuerte posición en los segmentos de alta gama de colchones y somieres, con marcas como Vi Spring, Aireloom, Kluft o Marshall. Con sede en Madrid, el grupo registra una facturación cercana a los 380 millones de euros. La compañía tiene operaciones industriales en nueve países de Europa y América, 11 plantas de producción, opera 75 tiendas propias y cuenta además con más de 2.000 colaboradores.

En los últimos años, el grupo se ha expandido internacionalmente sobre dos ejes: Latinoamérica, donde operan tres compañías en Brasil y Chile, y el segmento prémium, donde Flex cuenta con las marcas Vi Spring (Reino Unido), Kluft y Aireloom (Estados Unidos) y Marshall (Canadá), además de la cadena de tiendas de muebles de dormitorio And so to Bed en el Reino Unido.

Mucho más pequeño en tamaño, pero también con una estructura que le otorga mayor flexibilidad como empresa nativa digital, Marmota ha innovado en un sector que tradicionalmente se apoya en tiendas físicas para la venta. Precisamente este es uno de los pilares que Marmota ha tratado de atajar desde su fundación, y una de las vías utilizadas es que permite probar el colchón en casa durante 100 días. “Un colchón no se prueba 10 minutos en una tienda. Hay que probarlo en casa, en pijama y a tu rollo. ¡Como debe ser!”, cuentan desde la empresa.

Flex mantiene su estructura de capital como una empresa familiar. La familia fundadora controla el 81% del grupo y el 19% está en manos de Bidsa, vehículo de inversiones en capital de Banco Sabadell, y de fondos gestionados por Aurica Capital.

Un ‘hub’ de empresas para impulsar la publicidad

Estrategia. Marmota fue lanzada por Atresmedia Hub Factory, un venture builder de España creado en 2016 como joint venture entre Atresmedia y Antai Venture Builder con la misión de crear compañías digitales que hagan un uso estratégico de activos publicitarios de la compañía televisiva.

Ingresos. Las empresas del hub de Atresmedia son cofundadas junto a los equipos de emprendedores. Hasta la fecha la joint venture ha lanzado seis empresas, como Mascoteros, Marmota, Lifecole y Valy Cosmetics. En 2020 el grupo de compañías alcanzará los 20 millones de facturación.

Diversificar. Javier Nuche, director general de Atresmedia Diversificación, considera que la compra de Marmota “demuestra la enorme capacidad de la colaboración entre startups y grandes corporaciones, así como el papel decisivo de la televisión en la creación de nuevas marcas con alto valor”.

Inversiones. La cartera de inversiones en startups de Atresmedia, más allá de la citada Atresmedia Hub Factory, se ha ido ampliando en los últimos tiempos. En este momento, entre las inversiones directas figuran empresas como LaGuinda, Goin, Fintonic, Emagister, Badi, Elma, Durcal y Fever. De igual forma, entre las salidas ya realizadas figuran compañías como Wallapop, Promofarma, Glovo y Marmota.

Normas
Entra en El País para participar