La recarga de coches eléctricos se abaratará con las nuevas tarifas

Miguel Fonseca, consejero comercial de EDP, señala que “los precios serán más competitivos al poder recargar el vehículo en las horas valle y en los puntos privados de suministro”

Coche eléctrico en la Gran Vía de Madrid.
Coche eléctrico en la Gran Vía de Madrid.

La Comisión Europea estima que en 2030 se necesitarán tres millones de puntos de recarga públicos para abastecer a 40 millones de vehículos eléctricos.

Según el Observatorio Europeo de Combustibles Alternativos (EAFO, por sus siglas en inglés), el año terminó en España con unos 8.000 puntos de recarga de acceso público, de los cuales 2.000 eran de más de 22 kW y 6.000 de menos de 22 kW.

EDP operaba, a final de 2020, 230 de esos 8.000 puntos de recarga y espera instalar 14.000 puntos públicos y privados en cinco años.

Miguel Fonseca, consejero comercial de EDP, sostiene que “el coche eléctrico no solo tiene una dependencia de la infraestructura pública, sino también de los puntos de recarga vinculados o privados”. Es decir, que cuando el coche esté parado en el garaje de casa o de la oficina, “puede estar cargando con energía mucho más barata”. Y añade: “los precios de la recarga serán más competitivos con la nueva estructura tarifaria, al poderlo enchufar en las horas valle y en estos puntos privados de suministro”.

La opinión de Miguel Fonseca

Miguel Fonseca.
Miguel Fonseca.

"No estamos en el momento de buscar ventajas competitivas sino de participar en el ecosistema”, afirma.

“Lo importante aquí no solo es el número de puntos de recarga que instalemos, sino dónde se sitúan”, destaca el directivo.

Se calcula que en España cuatro de cada diez automóviles (el 40%) se aparcan en garaje y “estos son los que van a encontrar las ventajas de la transformación hacia la movilidad eléctrica”, según Fonseca.

“Es cierto que en nuestro país estamos muy lejos del objetivo fijado, pero en la medida que la población se vaya comprando coche eléctrico, toda esta infraestructura aparecerá, y cada vehículo aparcado en garaje tendrá su propio punto de recarga en el futuro”, estima.

En España, según la normativa vigente, si un usuario tiene suministro de electricidad en el garaje donde aparca su vehículo, no tiene necesidad de pedir permiso a la comunidad de propietarios para realizar la instalación de recarga (que iría desde el contador de luz hasta la plaza del coche). “De tal modo que esta obra no será complicada de hacer y el coche solo se convertirá en un electrodoméstico más, el más grande de la casa”, comenta.

Despliegue de la red de EDP por España

EDP hizo una apuesta muy particular en España en el despliegue de red de recarga eléctrica por Asturias, que ahora la pone en marcha por el resto de España.

“Lo importante aquí no solo es el número de puntos de recarga que instalemos sino dónde se sitúan”, destaca el directivo. De hecho, “trabajamos en buscar que los puntos se ubiquen en los lugares correctos. Por ejemplo, en carretera, han de ser accesibles y fáciles de encontrar, y en los aparcamientos, deben tener la capacidad idónea para que el vehículo esté más tiempo cargando”, asegura.

Otro punto relevante para EDP es la interoperabilidad entre los diferentes agentes de la energía que facilite la movilidad del usuario: “en nuestra red integramos puntos de terceros y viceversa. No estamos en el momento de buscar ventajas competitivas sino de participar en el ecosistema”, subraya.

Auge en ventas por las ayudas del Gobierno

La situación pospandemia ha modificado la forma de movernos y el transporte particular cobra protagonismo. Esto unido al plan estatal de ayudas a la compra de vehículos eléctricos, Plan Moves III, ha duplicado las ventas de este tipo de automóviles en lo que llevamos de año, con un total de 12.106 unidades vendidas (+ 51,82%).

Por el contrario, las ventas de vehículos de combustión han caído un 70,8 % en los tres primeros meses, según Aedive (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico). 

Sin embargo, aunque los crecimientos son elevados, la venta de este tipo de vehículos en España sigue siendo testimonial. Esto se debe al todavía elevado precio de los vehículos y una escasa red eléctrica.

Reducir emisiones en las grandes ciudades

Para EDP, “la electrificación es la forma más económica de reducir las emisiones de CO2 en el sector del transporte, por lo que esta transición es inevitable, y no solo desde el punto de vista de la tecnología sino también desde la infraestructura de la carga”.

El precio del coche eléctrico tiene “un sobrecoste tecnológico respecto a los convencionales”, pero el consejero comercial añade: “hay que ver la radiografía completa. La inversión inicial para comprar un vehículo es muy alta, pero también permite grandes ahorros en la gasolina a lo largo de los años de uso. Además, hay que tener en cuenta que el precio de las baterías se va reduciendo año a año”.

En el EDP Business Summit del 17 de junio, “se tratarán aspectos de la movilidad eléctrica como vector clave para reducir las emisiones de CO2 y lograr la sostenibilidad en el transporte, sobre todo, en las grandes ciudades”, concluye.

Normas
Entra en El País para participar