El ecosistema de las ‘fintech’ pulveriza su propio récord

El dinero fluye más rápido que nunca y ha propiciado un mercado global hiperespecializado. La pregunta es cómo responderá el negocio tradicional

En el primer trimestre de 2021 las empresas fintech de todo el mundo han recaudado 22.776 millones de dólares en 614 operaciones respaldadas por firmas de capital riesgo. Con ello se ha batido el récord histórico de financiación trimestral captada por estas empresas a lo largo del mundo, según el informe State Of Fintech Q1’21 Report: Investment & Sector Trends To Watch de CB Insights.

Este récord representa un crecimiento del 110% respecto al trimestre anterior y, aunque algunos segmentos de negocio fintech han experimentado ligeros descensos en el número de operaciones realizadas, todos ellos han visto crecer el volumen de los recursos financieros captados en las rondas de financiación llevadas a cabo este trimestre.

Si bien el aumento de casi un 10% en el número de operaciones respecto al trimestre anterior explica una parte de este crecimiento, la causa principal la encontramos en el mayor tamaño medio de dichas operaciones que prácticamente ha llegado a duplicarse, pasando de 19,3 millones de dólares a 37 millones. Las 57 rondas de financiación más importantes han superado individualmente el umbral de los 100 millones de dólares y, en consecuencia, el 69% de la financiación total del trimestre se ha concentrado en este selecto grupo del 10% de operaciones más relevantes. Las cinco empresas que han llevado a cabo las mayores rondas de financiación (Robinhood, Klarna, 4Paradigm, Stripe y Dataminr) han captado el 27% de la financiación total.

Este boom en la financiación de las fintech ha estado protagonizado, principalmente, por entidades de América del Norte, Asia y Europa, que han concentrado, como viene siendo habitual, más del 90% de esta actividad. Pero todos los continentes, salvo África, han registrado un crecimiento intertrimestral en el número de operaciones. En cuanto al volumen financiado, todas las regiones han experimentado también un notable aumento, con la excepción de Australia y África. Sin embargo, en esta ocasión la principal novedad reside en que Europa ha superado a Asia, tanto por número de operaciones como por recursos captados, impulsado principalmente por algunas megarrondas de financiación que han incrementado el importe financiado en Europa en más de un 180% respecto al trimestre anterior.

Lo que llama la atención es que dentro del ecosistema fintech hay algunas verticales de negocio que están captando una mayor atención de los inversores que otras.

Las empresas que desarrollan herramientas de análisis, trading e infraestructuras tecnológicas para instituciones financieras configuran el segmento estrella que ha captado más de 8.000 millones de dólares, triplicando la cifra del trimestre anterior. Las operaciones más destacables se han llevado a cabo en empresas que: automatizan procesos en los mercados de capitales (por ejemplo, la plataforma de trading Headlands); ofrecen soluciones tecnológicas de análisis y gestión de inversiones (Enfusion en Chicago o Tradeteq en Londres), o hacen posible el comercio de criptomonedas y otros activos digitales (por ejemplo, la neoyorquina Fireblocks o la británica Wintermute Trading).

Pero la segunda vertical de negocio más importante lo constituyen las empresas de pagos que han captado más de 6.000 millones de dólares, creciendo un 188% respecto al trimestre anterior. Aquí destacan las plataformas que permiten: pagar en el punto de venta los productos o servicios adquiridos sin tener que depender de las tarjetas de crédito; facilitar a los empleadores la gestión de los anticipos salariales de sus trabajadores; sistemas de pago B2B para el comercio local e internacional, y servicios de gestión de pagos transfronterizos en mercados emergentes. Las startups europeas de pagos, como la sueca Klarna o las británicas Checkout.com y Rapyd, han sido protagonistas indiscutibles en la captación de recursos durante este trimestre.

También han crecido las empresas que desarrollan herramientas para la gestión de patrimonios e inversiones, que han captado más de 5.400 millones de dólares, con un espectacular crecimiento del 560% intertrimestral. Las megarrondas de financiación llevadas a cabo por la empresa californiana Robinhood y la británica eToro, que ofrecen la posibilidad de invertir en acciones y ETF sin pagar comisiones, entre otros servicios, explican el 75% de este total. Las inversiones dominantes han estado dirigidas hacia las plataformas de inversión digital (las mencionadas Robinhood y eToro, la neoyorquina Public.com o la china Webull son algunos de los ejemplos más destacables), y de gestión de patrimonios con asesoramiento robotizado basado en inteligencia artificial (robo-advisors como las empresas Bibit de Indonesia o Robowealth de Tailandia, entre otras).

Pero además, las empresas que ofrecen soluciones tecnológicas para los préstamos personales o comerciales han recibido un volumen de financiación de casi 4.000 millones de dólares, triplicando la cifra del trimestre anterior. Entre estas plataformas cobran protagonismo las empresas Buy Now, Pay Later (BNPL) que permiten a los consumidores de las tiendas de ecommerce pagar sus compras a plazos sin intereses. Las nuevas inversiones han hecho emerger este tipo de empresas en numerosas regiones del mundo (Scalapay en Italia, Butter en Reino Unido, ePaylater en la India, Tamara en Arabia Saudí, etc.). También se han impulsado algunas plataformas de intermediación, especialmente en la India, para mejorar el acceso al crédito de las pequeñas empresas (Rupifi o Credochain son algunos buenos ejemplos).

También las pymes se han visto beneficiadas por estos incrementos del universo fintech. De hecho, las startups centradas en ofrecer soluciones a las pymes han captado 3.360 millones de dólares, aumentando un 154% frente al trimestre anterior. Algunas de las iniciativas más interesantes son las plataformas que buscan digitalizar y simplificar el proceso de aseguramiento del pequeño comercio (Next Insurance y Pie Insurance), la gestión de las nóminas (Plaid y Check) o facilitar a las pymes su contribución para financiar iniciativas tecnológicas centradas en cuestiones climáticas (Stripe). También han tenido protagonismo otras iniciativas europeas que permiten a los autónomos y los pequeños negocios automatizar la contabilización y el pago de impuestos (Indy, Kontist o Ember son algunos ejemplos).

Por su parte, las fintech dedicadas al negocio bancario han captado casi 3.300 millones de dólares, con un crecimiento del 25% respecto al trimestre anterior. Algunas de estas plataformas nacen como respuesta de los bancos tradicionales ante el reto digital, mientras que otras representan a los nuevos actores digitales en el negocio de los servicios bancarios. Entre estas últimas cobran protagonismo las plataformas que ofrecen servicios de banca móvil digital a clientes pertenecientes a determinadas comunidades.

Asimismo, la financiación al sector de la tecnología inmobiliaria ha crecido un 29%, hasta los 2.400 millones de dólares. Y en este auge las SPAC (Special Purpose Acquisition Company) están teniendo un gran protagonismo. Por ejemplo, la empresa Matterport, que fabrica software para realizar visitas virtuales en 3D a los inmuebles, ha anunciado su fusión con la SPAC Gores Holdings IV en un acuerdo que valora la empresa en 2.300 millones de dólares. Asimismo, la plataforma online Offerpad se fusionará con la SPAC Supernova Partners Acquisition valorando la empresa en 3.000 millones de dólares. También hay iniciativas novedosas para hacerse con la propiedad de una vivienda como la que ofrece la plataforma californiana Divvy Homes, que alquila propiedades mientras ayuda a los inquilinos a ahorrar hasta que puedan comprar la propiedad.

Por su parte, las empresas insurtech que están usando la tecnología para mejorar el modelo de negocio actual de seguros han logrado financiación por valor de 2.300 millones de dólares con un incremento trimestral del 12%. Algunas de las startups que más dinero han captado se centran en la intermediación o distribución de ciberseguros usando herramientas digitales. Son un buen ejemplo de ello las estadounidenses Coalition y Corvus.

La conclusión ante estas tendencias es clara: el dinero fluye más rápido que nunca propiciando el auge de un ecosistema fintech de alcance global, altamente especializado y disruptivo que responde al reto de la transformación digital que demandan los clientes del sector financiero. Pero ¿sabrán los actores tradicionales de dicho sector crear relaciones simbióticas con este nuevo ecosistema o serán reemplazados por ellos en un ejemplo más de selección natural? Aún es pronto para saberlo, pero el tiempo nos irá dando la respuesta.

Aitor Garmendia es Profesor titular de Finanzas y Contabilidad de Deusto Business School