Dónde y cómo se ha recuperado el nivel de empleo previo a la pandemia

La Seguridad Social recupera niveles de afiliación previos a la pandemia, pero el balance sectorial y territorial es desigual

Empleo mayo 2021 pulsa en la foto

Los datos de Seguridad Social del mes de mayo han arrojado las mejores cifras de creación de empleo en tres años, con más de 210.000 nuevos afiliados. Un crecimiento que ha permitido al mercado laboral recuperar en términos absolutos los niveles previos a la pandemia: 19,67 millones de cotizantes frente a los 19,5 de febrero de 2020.

Hay dos matices a esta cifra: en primer lugar está condicionada por la estacionalidad: marzo, abril y mayo son los mejores meses para el empleo y, de hecho, descontando el efecto calendario a España le quedan 141.000 empleos para regresar a la casilla de salida. En segundo lugar, quedan por recuperar más de medio millón de trabajadores en ERTE que cuentan como empleados a todos los efectos. De éstos, 370.000 están en suspensión total de actividad

En todo caso, la recuperación de la actividad y el empleo habilitada por la campaña de vacunación permite ya hacer una aproximación a la recuperación del empleo en estos 15 meses de pandemia.

Debacle hostelera

No es una sorpresa que la hostelería, tan dependiente del turismo, sea el área de actividad que más lejos está de recuperar el empleo perdido. Tiene un 13% menos de afiliados que en febrero de 2020, o 154.000 empleados. Frente a los 1,24 millones previos a la pandemia quedan trabajando 1,09 millones. Además, el ramo debe absorber casi 200.000 empleados en ERTE por suspensión total de actividad. En total son 354.000 empleos, dato sesgado en todo caso por la estacionalidad; dado que entre marzo y mayo de 2019 se crearon 140.000 empleos, al sector le quedan por recuperar, a grandes rasgos, los 200.000 empleos que están en ERTE.

Canarias no remonta; Baleares, sí

Las islas Canarias son las grandes damnificadas de la pandemia: dependientes del turismo extranjero desplazado en avión, se han dejado por el camino al 5% de la fuerza laboral, o 41.000 empleados, en 15 meses de coronavirus. De 818.000 afiliados en febrero de 2020 a 776.000. Además de estos 41.000 empleados, otros 65.000 están en ERTE al 100%. La situación es mejor en Baleares, donde el empleo es un 3,26% superior al de febrero de 2020, 14.000 personas inferior, en todo caso, a los 70.000 que se crean en el periodo febrero-junio en un año normal. Solamente tiene 14.000 empleados en ERTE total.

Más sanitarios y profesores

El contrapunto es el aumento de la afiliación en las actividades de servicios sanitarios: 88.000 trabajadores más, o un 5,55% más de afiliados en esta rama de actividad, que suma 1,6 millones de empleos (incluyendo actividades de servicios sociales). Y un epígrafe que sigue creciendo a pesar de que la pandemia remite (se crearon 8.500 empleos en el mes de mayo). En educación, debido a la creación de nuevas clases para garantizar la distancia social, hay 31.000 trabajadores más.

Balance similar en Cataluña, Madrid y Andalucía

Las tres comunidades más pobladas ofrecen balances en apariencia discrepantes: Andalucía tiene 22.000 afiliados más que antes de la pandemia, Cataluña 5.000 menos y Madrid 14.000 menos. Las cifras, de todos modos, están condicionadas por elementos estacionales: Andalucía y Cataluña crean empleo en los meses primaverales a mayor ritmo que Madrid (en torno a 70.000 Andalucía, sobre todo por la campaña de la fresa en Huelva, y 60.000 Cataluña, por 30.000 de Madrid). El balance definitivo, pues, sitúa a las tres comunidades con una pérdida de empleo, excluyendo el sesgo estacional, equivalente en el entorno de los 50.000 empleos. Andalucía tiene un balance algo más favorable en términos de ERTE, con 46.000 empleados por los 57.000 en Madrid y los 74.000 en Cataluña.

Las actividades de ocio, un erial

En línea con las medidas de restricciones sociales que afectan a eventos deportivos o artes escénicas, las actividades artísticas y recreativas se han hundido en mayor proporción, incluso, que la hostelería: han perdido el 14% de sus afiliados, 37.000 sobre apenas 273.000. Además hay otros 13.000 empleados en ERTE que elevarían la caída a niveles cercanos al 20%.

Tiempos difíciles para el comercio

Tras la hostelería,el comercio es el área de actividad que más pesa en el conjunto: se han perdido 51.000 afiliados, el 2% de una bolsa de empleo de 2,5 millones en febrero de 2020, la rama de actividad con más afiliados a la Seguridad Social. Otros 40.000 empleados del comercio están en ERTE.

Construcción e industria recuperan el tono

La recuperación está siendo algo más rápida en el sector constructor, animado también por la relativa estacionalidad de un sector que trabaja más con buen tiempo. El ladrillo tiene ahora 21.000 empleos más que en febrero de 2020, un alza de más del 2%. Hay casi 900.000 empleados en el sector, que apenas tiene empleados en ERTE. La industria ha perdido 18.000 empleos desde febrero de 2020, que representan un 0,9% del total.

Muchos más autónomos

El régimen general de la Seguridad Social ha perdido 32.000 empleos desde que empezó la pandemia; la recuperación de la actividad se ha dado gracias a los 50.000 autónomos adicionales que se han registrado en la Seguridad Social, hasta sumar 3,3 millones de trabajadores. Aproximadamente la mitad de este aumento se puede atribuir a factores estacionales, lo que sugiere creación neta de empleo en este área.

El castigo a Ceuta

La ciudad autónoma ha vivido con crudeza el cierre de la frontera terrestre con Marruecos, por donde transitan diariamente centenares de personas transportando mercancías de todo al otro lado de la frontera aprovechando la diferencia de precios. El comercio de la ciudad autónoma registra fuertes caídas, según el INE, y se ha perdido el 5% de los puestos de trabajo desde febrero de 2020, 1.100 sobre un total de 23.000, con otros 500 trabajadores en ERTE. En Melilla, la caída de la actividad ha sido mucho menor.

Impacto de la estacionalidad

Algunas comunidades salen particularmente bien paradas de la comparación: Castilla La Mancha y Extremadura han aumentado afiliación en más del 2%, y Murcia, en más del 5%, sumando 15.000 nuevos afiliados (Castilla La Mancha), 10.000 (Extremadura) y 29.000 (Murcia). En el caso de la comunidad extremeña, la creación de empleo es la equivalente a la registrada entre febrero y mayo en 2019. Murcia, no obstante, aumenta el empleo a un ritmo mayor que el derivado de la estacionalidad, y la creación de empleo en Castilla La Mancha está purgada de estas variables.

Normas
Entra en El País para participar