La OCDE prevé para España el mayor crecimiento de la eurozona en 2021 y 2022

El PIB subirá un 5,9% y un 6,3%, calcula el organismo

La deuda pública seguirá en niveles elevados, del 119,7% y del 117,4% del PIB

La OCDE prevé para España el mayor crecimiento de la eurozona en 2021 y 2022 pulsa en la foto

España será, según prevé la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el país de la zona euro que más crezca tanto en 2021 como en 2022, con sendas alzas del 5,9% y el 6,3% en el PIB, en cierta sintonía con las previsiones publicadas recientemente por la Comisión Europea. Hay dos razones que explican esta mejora, sostiene en su informe de perspectivas, publicado este lunes, el organismo que preside Ángel Gurría. A un lado, el actual ritmo de vacunación y el horizonte que abre para la campaña turística y la reactivación económica. Al otro, los fondos europeos que podrían empezar a llegar ya este mes de julio.

En el documento, la OCDE calcula que, después de haber caído un 10,8% en 2020, el producto interior bruto español subirá un 5,9% en 2021, lo que significa dos décimas más de lo que había anticipado a comienzos de marzo. Para el próximo ejercicio, la revisión al alza es incluso mayor, de 1,5 puntos, hasta el 6,3%. Será a partir de 2022, apunta el informe, cuando se sienta plenamente en la actividad económica el impacto de la vacunación, que permitirá "liberar la demanda acumulada" y recuperar "de forma gradual" el turismo. Con todo, no se prevé que España recobre los niveles de PIB previos al Covid hasta ya entrado el año 2023, un ritmo que, dentro de las economías desarrolladas, solo empeora Islandia.

"La incertidumbre reducida llevará a una caída acusada del ahorro por precaución y apoyará el consumo privado. Se espera que la inversión se recupere de forma significativa en el segundo semestre de 2021 a medida que mejoran las expectativas y los fondos europeos proporcionan apoyo adicional", indica la OCDE.

Hasta aquí las buenas previsiones. En paralelo al repunte del PIB, la OCDE alerta de los altos niveles de deuda pública. Si el pasado ejercicio el endeudamiento se situó en el 120% del PIB, para 2021 se espera únicamente una mejora de tres décimas, hasta el 119,7%, para caer hasta el 117,4% en 2022. El déficit público, en el 11% en el año de la pandemia, pasaría al 8,6% en 2021 y al 5,4% en 2022.

En lo que respecta al largo plazo, la OCDE pide a España que reforme con urgencia el sistema de pensiones para evitar que la deuda pública se dispare sin control en las próximas décadas. Si nada cambia, según ha calculado el organismo, la deuda del país alcanzaría el 170% del PIB en el año 2050, cuando el peso de las pensiones sobre el PIB pasaría del actual 11% a más del 15%.

La semana pasada, de hecho, el propio Gurría destacó que el envejecimiento de la población española amenaza con tensionar aún más las cuentas públicas, e instó a España a “vincular la edad de jubilación no a una cifra mágica, sino a la expectativa de vida”, y a evitar en la medida de lo posible las jubilaciones anticipadas.

En esta línea, la OCDE propone penalizar las jubilaciones anticipadas e incentivar a los empleados que siguen trabajando más allá de la edad legal de jubilación. España, según datos del organismo, es uno de los países en los que las personas se jubilan antes (a los 62 años, en lugar de los 65 de media de los países miembros). Como claves a tener en cuenta, la organización pide incrementar el número de años de cotización que dan derecho a una pensión completa, vincular la edad de jubilación a la evolución de la esperanza de vida y consensuar cualquier reforma para que sea sostenible en el tiempo.

Junto a las advertencias en materia de pensiones, la OCDE también alerta acerca del mercado laboral. La recuperación del empleo, según sus previsiones, va a ser muy lenta, dejando la tasa de paro en el 15,4% en 2021 (frente al 15,5% que alcanzó en el año de la pandemia) y en el 14,7% en 2022.

El informe también enfatiza en el "riesgo a la baja" que implica un posible aumento de las insolvencias empresariales una vez que se eliminen las políticas de apoyo. Un despliegue de la vacunación más rápido del proyectado y un uso más rápido de los fondos de la UE "aumentarían el crecimiento". La rápida aplicación de las ayudas directas, "que podría retrasarse ya que algunas regiones podrían no estar equipadas con recursos suficientes para identificar empresas viables", es fundamental, a juicio de la OCDE. De hecho, si la crisis persiste más de lo proyectado, "podría ser necesario aumentar la cantidad de fondos para este tipo de ayudas directas".

Comparativa internacional 

Entre las principales economías desarrolladas, solo se sitúan por delante de España en 2021 Canadá, con un crecimiento del 6,1% (1,4 puntos más que la estimación anterior); Estados Unidos, con un 6,9% (cuatro décimas más); y Reino Unido, con un 7,2% (1,9 puntos más).

En lo que respecta a Europa, España también crecerá más en 2021 que Alemania, que lo hará un 3,3% (tres décimas más que la estimación precedente), Francia, con un 5,8% (una décima menos); e Italia, con un 4,5% (cuatro décimas más).

Para 2022, las previsiones publicadas por la OCDE sitúan a España como el país que más crecerá en porcentaje. Por detrás se sitúa Reino Unido, con un alza del PIB del 5,5% (ocho décimas más), Alemania e Italia, con un 4,4% ambos, lo que implica una revisión al alza de siete y cuatro décimas, respectivamente. Estados Unidos lo hará un 3,6%, Japón, un 4,4%, y China crecerá un 5,8%.

Normas
Entra en El País para participar