Los municipios ante Next Generation: ayudas nuevas, obstáculos viejos

La falta de personal que conecte subvenciones con proyectos es la principal dificultad a la que se enfrentan los ayuntamientos

Picanya
Barrio de Picanya que el ayuntamiento valenciano planea regenerar con fondos del programa Next Generation.

Para el Ayuntamiento de Picanya, una ciudad de menos de 12.000 habitantes en la provincia de Valencia, recibir ayudas europeas no es algo nuevo. Como muchas corporaciones municipales, trabaja con ellas desde que España se adhirió a la UE. Las últimas han sido 817.000 euros para la rehabilitación de 116 viviendas del centro y 1,4 millones para la renovación del alumbrado público. Ahora prepara nuevos proyectos para el programa de recuperación europeo.

Todavía falta la aprobación del pleno, pero entre las obras que están considerando sus técnicos figura la regeneración de otro barrio del casco antiguo, la construcción de aparcamientos para coches eléctricos y la creación de una plataforma de reparto online para los comercios del pueblo, actuaciones todas que cumplen los criterios de impulso a la transición digital y energética impulsados por la UE.

Pero, como siempre desde que se abrió esta vía de financiación, el ayuntamiento se enfrenta a las carencias de personal y medios para armar los expedientes en tiempo y forma. De sus 80 funcionarios, solo hay uno dedicado en exclusiva a esta tarea. De los detalles más complejos se ocupan interinos que la ley les permite contratar con cargo a los fondos.

“Nos gustaría que se nos permita cubrir todas las necesidades con personal propio, para lo cual haría falta una ampliación de la tasa de reposición de efectivos, que es bastante baja”, dice Bárbara López, vicesecretaria interventora del ayuntamiento.

El apoyo de las diputaciones
es clave para las poblaciones más pequeñas

Por su cercanía a los ciudadanos y su rol en la tramitación de los proyectos, los ayuntamientos cumplirán un papel fundamental en la correcta ejecución de los fondos. Pero a ingenierías y constructoras les preocupa que la falta de técnicos capacitados y de medios materiales impida a los más pequeños cumplir con los exigentes requisitos y plazos fijados por Bruselas.

“Las Administraciones locales van a ser decisivas porque son las que mejor conocen las necesidades de la población, pero al mismo tiempo son las que menos recursos tienen para contratar”, confirma Araceli García, secretaria general de Tecniberia.

La patronal de las ingenierías señala que las corporaciones que más asistencia van a necesitar son las de menos de 5.000 habitantes (6.827, el 84% del total) y, entre estas, muy particularmente las de menos de 100 (1.399, el 17%), ya que es en ellas donde se concentran las mayores carencias. “Muchas siguen trabajando en papel”, avisa.

Echando cuentas

El programa, conocido como Next Generation EU, entregará a España 140.000 millones de euros en los próximos siete años. Para 2021, el Gobierno ha adelantado en los Presupuestos Generales 26.634 millones, de los cuales 10.793 millones serán gestionados por las autonomías y 1.483 millones por las entidades locales. Las corporaciones podrán destinar esa cuantía a proyectos maduros en ámbitos de su competencia, como la movilidad urbana, la modernización de la Administración, la educación, el empleo y los servicios sociales, el acceso a la vivienda y la edificación sostenible.

Las cifras

1.483 millones de euros de los fondos de recuperación europeos que el Gobierno ha presupuestado en 2021, el 5,6% del total, serán
transferidos a las entidades locales.

6.800 millones estarán a su disposición también, pero no directamente, sino a través de organismos como el IDAE (5.300 millones) o ministerios como el de Transportes (1.500 millones).

8.131 municipios hay en España, de los que 6.827 tienen menos de 5.000 habitantes y 1.399 menos de 100. Son estos los que tendrán mayores dificultades para acceder a los fondos.

Además, los municipios podrán acceder a otros 6.800 millones de euros que serán gestionados por los ministerios y sus organismos dependientes. Dentro de estos destacan los 5.300 millones del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) para promoción de energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible; 1.500 millones del Ministerio de Transporte para movilidad urbana y metropolitana, y 569 millones para infraestructuras verdes, prevención de inundaciones, restauración de ecosistemas fluviales y proyectos de rehabilitación energética.

“Siempre ha habido fondos estructurales, como los Feder, Feader o el Fondo Social Europeo, que se gestionan a través de los ministerios y las comunidades, y programas de impulso a la competitividad como Horizonte Europa (antes Horizonte 2020) o Europa Digital, a los que los ayuntamientos pueden presentarse directamente. Lo extraordinario es a que a estas dos vías tradicionales se suman ahora los Next Generation EU, cuya implementación ha coincidido con la renovación del presupuesto comunitario para los próximos siete años”, explica Elena Femenía, CEO de la consultora LocalEurope.

La experta refiere que los municipios españoles cuentan con mucha experiencia gestionando fondos europeos, y si bien los más pequeños están menos preparados, incluso estos suelen acceder a las ayudas a través de las diputaciones, canal que es perfectamente compatible con Next Generation EU. Otra fórmula disponible es la agrupación, por la cual varios pueblos colindantes colaboran para presentar planes conjuntos.

La unión hace la fuerza

Es el caso, por ejemplo, de Baeza, una ciudad de 16.000 habitantes que en 2017 sumó fuerzas con la cercana Úbeda (34.600) para conseguir 12,5 millones de los fondos Feder que ha destinado a digitalización, regeneración ambiental y recuperación de caminos rurales, entre otras actuaciones.

Ahora ha presentado, a través de la Diputación Provincial de Jaén, cinco proyectos por 4,4 millones a Next Generation EU, entre ellos, el despliegue de fibra óptica y la rehabilitación energética de la Casa de la Cultura.

Baeza carril bici
Carril bici de Baeza, construido con fondos europeos.

“Faltan técnicos que redacten los pliegos, las licitaciones son lentas y ciudades patrimonio de la humanidad como la nuestra tienen la dificultad añadida de que los proyectos tienen que pasar por otras instancias para que puedan ser aprobados”, corrobora Lola Marín, alcaldesa de Baeza.

Tecniberia propone que los órganos de contratación locales cuenten con un pliego tipo que contemple unas bases mínimas susceptibles de adaptarse a cada situación, para agilizar la redacción de los contratos de ingeniería y para que en la valoración de las ofertas se prime la calidad del servicio sobre el precio.

Tecniberia plantea el uso de un pliego tipo que facilite la redacción de los contratos a las Administraciones locales

Pedro Fernández, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), describe que, dependiendo de la infraestructura de que se trate, se requieren informes, dictámenes y evaluaciones que en muchas ocasiones retardan la aprobación de las obras al entrar en juego diferentes Administraciones territoriales normalmente descoordinadas.

“La pirámide administrativa está llena de rigideces. Aunque la regulación es abundante, esto no garantiza que sea buena y eficaz”, advierte. En ese sentido, propone una simplificación normativa que elimine redundancias, prohíba pedir datos sin valor o que ya estén en poder de la Administración, y que elimine controles innecesarios. El objetivo final: recortar los plazos a la mitad, algo para lo que avanzar en la digitalización del sector público será clave en los próximos años.

El Gobierno decretó en diciembre medidas urgentes para agilizar los papeleos. Sin embargo, Bárbara López, del Ayuntamiento de Picanya, afirma que la intención del paquete choca con la realidad. La misma Ley de Contratos del Sector Público, por ejemplo, permite por mandato europeo que las empresas puedan recurrir las adjudicaciones sin el pago de costas, lo cual ha generalizado el uso de un recurso que puede llegar a retrasar las licitaciones seis o siete meses, apunta.

Las medidas para reducir los papeleos chocan con la misma ley de contratación

Pese a los cuellos de botella, Concha Santos, presidenta de ANCI, asociación de constructoras no cotizadas, cree que el maná europeo dará a los municipios la oportunidad de ayudar a reducir el "enorme" déficit de infraestructuras que arrastra el país. "La crisis de 2008 se encaró reduciendo al mínimo la inversión pública, por lo tanto, hay multitud de proyectos postergados", subraya.

Entre otros, menciona la necesidad de actuaciones en depuración, saneamiento y reutilización, reducción de pérdidas en el uso del agua, gestión de residuos, modernización de regadíos, rehabilitación de viviendas, movilidad sostenible segura y conectada, desarrollo de energías renovables, mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico y mejora de zonas comerciales.

Como recuerda López, la funcionaria del Ayuntamiento de Picanya, “ya no se trata de hacer rotondas, sino de crear conciencia en el ciudadano sobre la importancia de frenar el cambio climático”.

Una estrategia con cinco pilares

Mercaleón Next Generation
Almacén de Mercaleón que el municipio de León prevé robotizar con fondos de Next Generation EU.

Recomendaciones. Según LocalEurope, lo mejor que pueden hacer los ayuntamientos es implementar una Oficina Municipal Next Generation EU para la planificación y futura gestión de los fondos. Esta estrategia, agrega la consultora, debe sostenerse sobre cinco pilares:

Plan de acción. Es clave el diseño de un plan de acción realista, viable, que tenga impacto a corto plazo y permita la planificación estratégica.

Proyectos core. Se trata de identificar proyectos transformadores, con impacto digital y verde, con la capacidad de crear empleo o contribuir a la empleabilidad, de dinamizar las economías locales. Proyectos que sean elegibles desde el punto de vista del consorcio y del calendario de ejecución.

Matching de proyectos con ayudas. En paralelo a la identificación de proyectos es necesario llevar a cabo un mapeo de las oportunidades de financiación europea existentes, así como realizar un examen de su encaje y elegibilidad en las convocatorias abiertas.

Sistemas de información. Los ayuntamientos deben mantenerse informados en todo momento de las subvenciones que se publican. Existen algunas plataformas tecnológicas que utilizan algoritmos para la identificación de las mejores ayudas en función del perfil y la idea de proyecto.

Capacitación in house. Conviene contar con un plan de formación a medida que impulse el talento en materias vinculadas a la gestión de los fondos desde un enfoque municipal. Las entidades locales que formen a sus empleados públicos en temas europeos tendrán una enorme ventaja competitiva.

La edición impresa de este reportaje se publicó el 27 de mayo de 2021 en el extra Infraestructuras de Cinco Días bajo el título Las carencias de los municipios preocupan a las ingenierías.

Normas
Entra en El País para participar