La pandemia expone la falta de conectividad del entorno rural

Un 13,4% de las zonas no tienen acceso a internet de 30 Mbps

Arriba, una antena wifi instalada por Telefónica en Blascosancho, Ávila.
Arriba, una antena wifi instalada por Telefónica en Blascosancho, Ávila.

España declaraba el estado de alarma y anunciaba la imposición de la cuarentena a partir del domingo 15 a las 0.00 horas. Con esta medida, numerosas personas decidieron trasladarse a su segunda vivienda. Pero, para su sorpresa, el lunes comenzaron los problemas para muchos, cuando tuvieron que conectarse a la red para teletrabajar.

Un 13,4% de las zonas rurales en España todavía no tiene acceso a internet de al menos 30 Mbps de velocidad a través de redes terrestres, según datos del último informe de cobertura de banda ancha publicado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Este dato, aunque refleja un avance significativo en la penetración de cobertura en la España rural, no cumple con el objetivo estatal de conectar con internet de banda ancha al 90% de los ciudadanos de estos núcleos antes del 1 de enero de 2020. Además, esta situación se agrava para 1,82 millones de hogares que apenas pueden acceder a una conexión ADSL a 2 Mbps de velocidad, de acuerdo con un informe de Eurona.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid en el marco del análisis europeo Smart rural muestra que España es uno de los países con peor nivel de conexión a internet en sus zonas rurales, al recibir una calificación de “malo” al igual que Bulgaria, Chipre, Lituania, Croacia y Letonia. Estos datos se recrudecen aún más en un contexto de crisis sanitaria como el actual, donde internet es más importante que nunca. Es cierto que en estos meses se ha producido un esfuerzo extra de las compañías de telecomunicaciones por intentar solventar el problema. Desde el grupo MásMóvil aseguran que su red pudo soportar un aumento del tráfico del 80% respecto a la situación anterior a la crisis.

Las pequeñas poblaciones de montaña son las grandes olvidadas

Del mismo modo, en ju­lio, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, dio a conocer un manifiesto digital en el que aseveró que la compañía tendrá cubierto el 100% del territorio nacional con fibra para 2025. Mientras tanto, trabaja con la solución de wifi de la empresa sevillana Galgus para desplegar soluciones wifi en aquellos municipios en los que todavía no hay internet o la conexión es muy pobre conforme al programa de la Comisión Europea Wifi4EU. Esta iniciativa promueve el libre acceso a los ciudadanos a la conectividad inalámbrica en espacios públicos de municipios de toda Europa. Para ello, dota de bonos de 15.000 euros para instalar equipos.

El pueblo de Piedralaves, en la provincia de Ávila, ha sido uno de los agraciados de esta subvención. Con ella darán acceso a siete puntos exteriores y cinco interiores de la población. Con la instalación ya hecha, próximamente se pondrá en marcha. De ella disfrutarán los 136 nuevos empadronados desde marzo, quienes, motivados por la posibilidad del teletrabajo, se han mudado durante estos meses. Aunque, tal y como apuntan desde el ayuntamiento, no todos los que han tomado esta decisión han decidido empadronarse. En el colegio, 21 nuevos niños se han matriculado también gracias a que el trabajo de sus padres se ha podido trasladar.

Pero no en todos los pueblos resulta posible esta movilidad. “Las poblaciones de montaña son las que más complicado lo tienen. Sin olvidar los pequeños núcleos de habitantes donde definitivamente no interesa llegar”, afirma María Chicharro, fundadora de Unión de Centros de Acción Rural (Uncear). Chicharro señala que en algunas poblaciones actuar se vuelve una tarea imposible por la falta de infraestructuras y de conexión. Sin salirse de Ávila, la comarca del Barranco de las Cinco Villas: Mombeltrán, Santa Cruz del Valle, San Esteban del Valle, Villarejo del Valle y Cuevas del Valle, en el puerto del Pico (Gredos), es un ejemplo de ello. Allí conectarse es una tarea laboriosa.

“Es imposible abrir varias páginas a la vez. Transmitir datos supone conectarse y desconectarse varias veces, y ni qué decir lo desesperante que resulta conectarse a una VPN [red privada virtual]”, afirma un joven que decidió trasladarse a una de estas poblaciones al empezar el confinamiento. Muchos días terminaba por irse a Arenas de San Pedro para trabajar con buena conexión. 

Para este tipo de poblaciones algunas compañías ofrecen servicios alternativos. Al principio de la pandemia, Eurona emitió un comunicado en el que aseguraba que su tecnología satélite podía dar acceso al 100% del territorio español, incluso a aquellos lugares a los que la fibra óptica no logra llegar.

El acceso fijo por radio (AFR) también ofrece esta posibilidad. Movistar incrementó las contrataciones de este servicio un 13% entre febrero y agosto. Huelva, Segovia y Cuenca encabezan el crecimiento con un aumento del 50%, 44% y 35%, respectivamente.

De regreso a Ávila, desde la diputación aseguran que están desarrollando un plan para mejorar los convenios de despliegue de fibra óptica en 2021. Más vale tarde que nunca. Todo para intentar no perder la oportunidad de que la España vaciada pueda atraer nuevos pobladores.

Agenda España Digital 2025

Presupuesto. El plan cuenta con una inversión de 140.000 millones que se irán gestionando durante los próximos cinco años.

Conectividad. Potenciará la velocidad de la red y la calidad en determinadas zonas rurales. Su objetivo es reducir las brechas de desigualdad.

Seguridad. La conectividad conlleva riesgos. Por ello pone especial atención a la seguridad de empresas, pymes y startups.

Normas
Entra en El País para participar