Mejoramos el crecimiento del PIB mundial

El mercado parece creer un aumento de inflación transitorio

Mejoramos el crecimiento del PIB mundial

La producción industrial mundial y el comercio internacional están por encima de los niveles previos a la pandemia y hemos revisado al alza el crecimiento del PIB mundial este año al 6 % desde 5,8 %. De hecho, esperamos un sólido crecimiento del 6,5 % en EE. UU., 10 % este trimestre. Por otra parte, en la Euro Zona esperamos repunte del consumo este segundo y tercer trimestre, para un crecimiento del PIB del 4,5 % en 2021. El fondo de recuperación de la UE de próxima generación, crítico para las perspectivas en la región, comenzará los próximos meses. En Europa, a medida que aumentaban las expectativas de inflación, la diferencia de rentabilidad a vencimiento entre dos y 30 años alemanes ha aumentado hasta 1,09 %, la mayor alta en casi dos años. Además, la recuperación en China sigue sólida, aunque los últimos datos nos han llevado a ajustar la previsión de crecimiento de su PIB para 2021 al 9,2 %

El mercado parece creer un aumento de inflación transitorio

Ahora bien, el índice de precios al consumo en EE. UU. ha aumentado 0,8 % en abril, 4,2 % interanual, máximo desde septiembre de 2008. La razón principal son los precios de la energía, ampliados por efecto base. Además, el índice de precios manufactureros subió 6,2 % interanual. También hay que tener en cuenta que un récord de 44 % de empresas encuestadas por National Federation of Independent Business ha señalado que no pudo completar su oferta de empleos en abril y es posible que necesiten aumentar salarios, pasando el coste a clientes cuando sea posible. De hecho, la producción industrial a ambos lados del Atlántico muestra cuellos de botella en el suministro. Además, las presiones inflacionistas aumentan en China, donde el IPC anualizado ha subido hasta 6,8 % en abril, el mayor en tres años, impulsado en gran medida por las materias primas. De todas formas su IPC anual se mantiene.

El caso es que el aumento de inflación ha resucitado temores a un endurecimiento temprano de las políticas monetarias. Pero los mercados estadounidenses todavía tienen respaldo en la Reserva Federal, varios de cuyos miembros han reiterado que no hay razón para retirar las políticas facilitadoras. Su vicepresidente ha insistido en que la inflación es uno de los muchos datos para decisiones sobre tipos de interés. De hecho, la Reserva Federal pospondrá la subida de tipos si las expectativas de inflación a largo plazo se mantienen ancladas y, por el momento, el mercado parece creer las garantías de la Reserva Federal respecto a que el aumento de inflación es transitorio. La institución se puede ver desafiada si la inflación sigue al alza y creemos que dará pistas sobre una reducción de compras mensuales de activos a finales de año.

Neutrales en renta variable de mercados desarrollados

En este estado de cosas prevemos que la volatilidad aumente desde unos niveles relativamente bajos. Estamos neutrales en renta variable de mercados desarrollados y tácticamente más cautelosos con la de EE. UU. tras su fuerte subida. Las previsiones de aumento de beneficios para todo el año en el S&P 500 se están revisando al alza tras un primer trimestre mejor de lo esperado, pero las consecuencias de las propuestas para aumentar impuestos no deben ser ignoradas. Por otra parte, en Europa los beneficios deben ganar impulso y hay potencial para que la renta variable suiza se ponga al día con otros mercados a corto plazo. Además, vemos oportunidades en Reino Unido y Japón.

Sobre ponderamos bonos del gobierno chino

El contexto económico sigue apoyando la renta variable de mercados emergentes, algunos de los cuales se benefician del resurgimiento de las materias primas, pero las preocupaciones pandémicas continúan en países como India y Brasil y con posibles excepciones, no vemos que estos mercados se vayan a comportar mejor que sus pares desarrollados a corto plazo. Las preocupaciones Covid-19 y perspectivas de mejora han perjudicado su atractivo relativo, incluyendo sus bonos en moneda local. Ahora bien, hemos iniciado una posición de sobre ponderar en bonos del gobierno chino para reflejar la fuerte disciplina de política monetaria de su banco central, atractiva rentabilidad y visión favorable para el yuan.

Empresas con poder de fijación de precios y balances sólidos

En cualquier caso, conviene una rigurosa selección de acciones, mediante empresas con poder de fijación de precios y balances sólidos. Seguimos centrados en las más capaces de soportar la presión de márgenes por poder trasladar a los consumidores el mayor coste de sus factores de producción y mantener márgenes de beneficios. Además, convienen sectores menos expuestos al aumento de los precios de las materias primas a medida que se reabren las economías. El recrudecimiento de agresiones entre Israel y Palestina puede provocar mayores aumentos del precio del petróleo y hemos previsto que el barril de Brent de llegue a los 69 dólares para fin de año. Además, si en Taiwán se decretaran nuevos bloqueos por la pandemia podría exacerbarse la escasez global de semiconductores, afectando a los suministros de componentes en diversos sectores, desde automóvil a tecnología.

Al mismo tiempo, las condiciones mejoran progresivamente en el sector de energía. Además, esperamos que las finanzas europeas repunten, dadas las sólidas cifras del sector bancario estadounidense el primer trimestre. Pero las perspectivas a corto plazo para las acciones industriales europeas parecen mixtas dadas las primas de valoración.

Deuda de “estrellas en ascenso”

A medida que la economía europea se recupera hemos aumentado la previsión para fin de año de la rentabilidad a vencimiento del Bono alemán a cero desde menos 0,2 %. Incluso el BCE podría empezar a reducir gradualmente las compras de activos el tercer trimestre. Pero vemos un margen limitado para mayor compresión de diferenciales de rentabilidad a vencimiento en crédito, donde el cupón es la parte más importante de la rentabilidad total. De todas formas, no gusta la deuda de determinadas “estrellas en ascenso”, empresas con deuda de alta rentabilidad en des apalancamiento, bien situadas para mejorar sus calificación crediticia a grado de inversión.

Estrategias hedge funds que pueden comportarse bien

La inflación estadounidense ha dado un impulso al oro la semana pasada. Pero los tipos de interés reales subirán con la fuerte actividad económica en EE. UU. y creciente atención a una posible reducción de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal. Así que las perspectivas a corto plazo para el oro no son tan optimistas. Sin embargo, a medida que la divergencia económica se hace más evidente, varias estrategias hedge funds -macro global, crédito en dificultades-, pueden comportarse bien. Las estrategias activistas también pueden beneficiarse de una ola de reestructuraciones corporativas y fusiones.

Normas
Entra en El País para participar