Valor a examen

El mercado da un voto de confianza a Sabadell

Sube en el año más del 90%, en un alza acelerada tras la presentación de resultados. Una posible fusión queda ahora en segundo plano, a la espera del plan estratégico que se conocerá el día 28

Oficina de Banco Sabadell en Vendrell (Tarragona).
Oficina de Banco Sabadell en Vendrell (Tarragona). GettyImages

Sabadell ha cambiado el sesgo negativo arrastra desde hace años años por una subida superior al 90% en 2021. La trayectoria de la acción comenzó a revertirse tras el hallazgo de las primeras vacunas en noviembre –como ocurrió en el resto del sector bancario– y el nombramiento de César González-Bueno como nuevo consejero delegado en sustitución de Jaime Guardiola. La presentación de los resultados del primer trimestre el 30 de abril ha acelerado el ascenso; desde entonces ha sumado el 40%.

Sabadell obtuvo un beneficio de 73 millones de euros de enero a marzo de 2021, que refleja una caída del 22%. Consiguió, no obstante, un balance superior al manejado por los analistas, y mantiene una ratio CET1 fully loaded del 11,96%. “La mejora en las métricas de riesgo, la recuperación macroeco­nómica y los cambios organizativos mejoran el perfil de riesgo y anticipan un cambio de tendencia a mejor en la cuenta de resultados”, explica Rafael Alonso, analista de Bankinter.

Una de las partidas que más ha valorado el mercado ha sido la vuelta a los beneficios de su filial británica TSB, de 2 millones. “Parece que hay cierta tendencia a mejorar”. “La confianza ha regresado sobre este banco, que vuelve a ser un jugador más”, señala Álvaro Blasco, director de Atl Capital. Ese optimismo aún debe trasladarse sin embargo a la valoración de consenso de la entidad, sobre la que apenas hay un 8% de recomendaciones de compra, según Bloomberg.

Dentro del balance, Marisa Mazo, subdirectora de análisis de GVC Gaesco, subraya “cierta calidad en el libro de pymes, que en teoría es donde más morosidad puede haber por la crisis sanitaria”, y en el corto plazo pone la atención en la presentación del nuevo plan estratégico, prevista para el próximo día 28 de mayo. “El CEO ha transmitido confianza y los inversores esperan conocer cuál va a ser la transformación del banco”, sostiene.

Para Mazo, sería necesario un objetivo de rentabilidad sobre recursos propios (ROE) superior al 6%-7% para que la acción siguiera subiendo. El ROE del banco cayó en el primer trimestre de 2021 al 1%, frente al 1,82% de marzo de 2020.

Con respecto los nuevos planes de la entidad, Rafael Alonso comenta que “todo apunta hacia una estrategia orientada al control de costes, la rentabilidad y el crecimiento orgánico con una estructura organizativa que pivota sobre pymes, empresas y retail”. El ruido sobre una posible operación corporativa sigue estando en el parqué, aunque ha pasado a un segundo plano. “Daría un empujón a la cotización, pero la visión a medio plazo ha mejorado muchísimo y cualquier escenario ahora es positivo”. “En la mente de los inversores no está la fusión, sino que va a mejorar en eficiencia y gestión”, reflexiona Blasco. El mismo González-Bueno manifestó en la presentación del balance trimestral que “el banco tiene fuerza para seguir en solitario y sin vender TSB”, que le ha ocasionado enormes pérdidas durante años.

A mediados de noviembre, BBVA y Sabadell reconocieron estar en conversaciones para una posible fusión. Sabadell encontraba así un nuevo destino ante su persistente baja rentabilidad y castigo bursátil y BBVA respondía al paso dado por CaixaBank con Bankia. Pero la entidad que preside Josep Oliu consideró la propuesta económica insuficiente, a lo que se sumaron divergencias sobre el reparto de poder, y las negociaciones se rompieron a los 11 días de iniciarse.

Con la evolución positiva de los últimos meses, Sabadell hoy vale un 102% más que cuando se anunció la operación y ha alcanzado una capitalización de 3.800 millones de euros, que sigue siendo la más baja del sector bancario representado en el Ibex.

El cambio de rumbo de Sabadell en Bolsa ha precipitado el cierre de posiciones cortas. Según la CNMV, el hedge fund Samlyn Capital es el único que mantiene una posición bajista, aunque la ha reducido al 0,73% del capital, frente al 2,31% que tenía en febrero. Citadel, también ha cerrado posiciones, dado que tenía un 0,9% a principios de año y en ese momento no aparece en el registro, ya que el regulador obliga a comunicarlo cuando es igual o supera el 0,5% del capital.

Un fuerte descuento que aún lastra en Bolsa

Valoración. El reciente rally ha llevado la acción al nivel más alto desde principios de marzo de 2020. Pero, a pesar de la recuperación, cotiza con un descuento del 70% sobre su valor en libros, el mayor entre los bancos del Ibex. Los títulos han superado holgadamente el objetivo marcado por los analistas a 12 meses, de 0,49 euros, y las opiniones están muy divididas. La presentación del plan estratégico podría provocar algunos cambios en la valoración. Alberto Roldán, socio de Divacons-AlphaValue, “invita a no tener el valor en cartera”, por el momento. “Depende mucho del negocio en España y los tipos de interés siguen en mínimos”, dice.

Accionistas. Black­Rock acaba de elevar su participación en Sabadell hasta el 3,03% frente al 2,8% anterior, siguiendo así como uno de los accionistas de referencia. Por delante se encuentran Norges Bank, con el 3,18%; Vanguard Group, con el 3,31%, y el fondo estadounidense Sanders Capital, con el 3,47%. El inversor mexicano David Martínez Guzmán –consejero dominical– encabeza la propiedad de la entidad con el 3,49%.

Normas
Entra en El País para participar