Industria

Talgo recurre ante la justicia su expulsión del concurso de la alta velocidad británica

Discute con la promotora de la línea HS2 los criterios de valoración y el caso de la integración de Alstom y Bombardier

Dos trenes de alta velocidad de Talgo pintados para el mercado británico.
Dos trenes de alta velocidad de Talgo pintados para el mercado británico.

La gran oportunidad de entrar en el mercado ferroviario británico de la alta velocidad parece alejarse por el momento para la española Talgo. La promotora de la línea entre Londres y Birmingham, HS2 Ltd., ha excluido a este fabricante de una lista de cinco compañías a las que invitó a ofertar en noviembre de 2017. Una decisión que Talgo ha intentado rebatir con alegaciones, rechazadas por la citada HS2, y que aboca a ambas partes a los tribunales el próximo mes de julio.

El pedido inicial está valorado en 2.750 millones de libras (unos 3.195 millones de euros) y Talgo se medía con la también española CAF, la alemana Siemens, la francesa Alstom y un consorcio formado por Hitachi y Bombardier. Las cinco se han comprometiendo a realizar producción local en caso de resultar adjudicatarias. Talgo tiene elegida una ubicación en Longannet (Escocia), sobre terrenos en los que se asentó la última planta eléctrica alimentada por carbón en suelo escocés, cerrada en 2016. Pero antes de impulsar una fábrica propia para atender al mercado británico debe resolver sus diferencias con HS2.

El pedido inicial está valorado en 2.750 millones de libras (unos 3.195 millones de euros) y Talgo se medía con CAF, Siemens, Alstom y el consorcio de Hitachi y Bombardier

Consultada por este periódico, Talgo elude hacer comentarios respecto al concurso de la alta velocidad y se limita a afirmar que su interés en Reino Unido también abarca oportunidades de suministro de trenes interurbanos y regionales.

Proceso acelerado

Distintas fuentes consultadas explican que las partes han acordado someterse a un procedimiento judicial acelerado para tratar de no entorpecer el desarrollo del concurso, tal y como confirmó el pasado 6 de mayo la jueza Finola O’Farrell en una audiencia en la Corte británica para asuntos relacionados con infraestructuras. Tal y como ha avanzado la publicación especializada New Civil Engineer, el proceso dará comienzo el 5 de julio y durará cinco jornadas.

Las propuestas de los fabricantes vencen enero de 2022, ante lo que el Tribunal ha aceptado una tramitación lo más ágil posible.

Al parecer, HS2 comunicó a primeros de este año la eliminación de Talgo y ésta presentó sus reclamaciones entre marzo y el pasado mes de abril. Sus argumentos contra la exclusión incluyen la alteración de ofertas por haberse dado en pleno proceso de contratación la adquisición de Bombardier por Alstom, que en el inicio eran competidores. Talgo también se habría quejado de la escasa claridad en los criterios de puntuación y de las propias valoraciones. La empresa ni confirma ni desmiente los términos de la información.

Dependiendo de cómo se resuelva el caso, HS2 podría adjudicar el contrato de suministro de material rodante antes de que concluya el verano. En juego está un primer lote de 54 trenes capaces de rodar a 360 kilómetros por hora. Estos no comenzarían a operar, según el calendario de construcción, hasta 2028.

Talgo señaló el jueves, en la presentación de resultados del primer trimestre, que tiene a la vista oportunidades por 7.500 millones que serán adjudicadas a corto y medio plazo, entre las que destacan pedidos de unidades de alta velocidad, de transporte regional y cercanías en Europa. La cifra era de 8.100 millones a 31 de diciembre, por lo que no parece haber variación respecto a sus expectativas en Reino Unido.

Normas
Entra en El País para participar