Talgo logra el visto bueno para levantar su fábrica sobre la última central de carbón de Escocia

La agencia de desarrollo Scottish Enterprise avanza con el plan de reindustrialización de los terrenos de Longannet, en Fife

Trenes de alta velocidad de Talgo pintados para el mercado británico.
Trenes de alta velocidad de Talgo pintados para el mercado británico.

La agencia escocesa de desarrollo económico Scottish Enterprise ha dado un impulso definitivo a la futura fábrica de trenes de Talgo en Reino Unido. La entidad ha sacado adelante, en el condado de Fife, el nuevo plan industrial para el aprovechamiento de los terrenos de Longannet. Sobre ellos se asentó la última planta eléctrica alimentada por carbón en suelo escocés, cerrada en 2016.

La propuesta estrella que maneja Scottish Enterprise para la regeneración de unas 74 hectáreas de suelo es la de una fábrica de producción de material ferroviario por parte de la citada Talgo, cuyo principal interés durante meses ha residido en equipar futuras líneas de alta velocidad en Reino Unido.

Talgo apostó por la región de Fife, al este de Escocia, en noviembre de 2018. Su previsión es crear un millar de empleos

“El emplazamiento de Longannet tiene una importancia estratégica para la economía escocesa, y tenemos el compromiso de garantizar que se reconstruya para uso industrial, generando inversiones, empleos y más beneficios", ha señalado Paul Lewis, director general de Scottish Enterprise. El ejecutivo enmarca los futuros planes en el objetivo de conseguir una economía de cero emisiones netas de CO2. Lewis ha indicado, a través de un comunicado, que prosigue la colaboración de su entidad con la propia Talgo.

Contactos con Scottish Power

El plan de regeneración fue presentado en agosto y, de forma paralela al debate político, hay negociaciones avanzadas para la compra de los terrenos por parte de la agencia de desarrollo a la filial local de Iberdrola Scottih Power. El impulso al plan de reindustrialización coincice con la formal petición de un nuevo referéndum para la independencia de Escocia tras la victoria electoral de Boris Johnson en Reino Unido y su compromiso de sacar adelante el Brexit el 31 de enero.

Talgo apostó por la región de Fife, al este de Escocia, en noviembre de 2018. Su previsión es crear un millar de empleos. El tiempo estimado de construcción es de 18 meses.

El fabricante español ha primado las conexiones por mar, ferrocarril y carretera, así como la disponibilidad de trabajadores cualificados.

Normas
Entra en El País para participar