Adiós a los cromas para cambiar fondos en los vídeos.
Adiós a los cromas para cambiar fondos en los vídeos.

Google muestra una tecnología que cambia el fondo y la luz de tus vídeos en tiempo real

A través de la llamada 'fotografía computacional'.

Cambiar de fondo en una videollamada, o una retransmisión en streaming ya no tiene ningún secreto. Atrás quedaron los tiempos en los que teníamos que fabricarnos un croma en casa, iluminarlo y luego pedirle al programa que ese fondo verde lo convirtiera en una pradera alsaciana, un enorme campo de fútbol o en la mismísima Plaza de San Pedro. 

Por suerte, la tecnología avanza que es un primor y ese engorroso proceso se ha visto superado por funciones que traen aplicaciones como Zoom, Microsoft Teams y Skype, e incluso las propias de Google como Meet, que son capaces de reemplazar todo lo que aparece detrás de nosotros para camuflarlo tras cualquier imagen que seleccionemos previamente. Aun así, lo que acaban de presentar los de Mountain View va muchos pasos más allá.

Reemplazo del fondo y mucho más

Y es que si Google hubiera mostrado una tecnología de reemplazo de fondos en vídeos seguramente no estaríamos hablando de ella. Como os decimos, eso ya es posible de algunas maneras pero no de la forma en la que los norteamericanos lo acaban de presentar. Concretamente, el equipo de percepción aumentada (Auggmented Perception) que ha estado en el famoso Siggraph 2021 dejando con la boca abierta a todos los asistentes.

Este nuevo proyecto de Google se llama Total Relighting: Learning to Relight Portraits for Backgroud Replacement (Reiluminación total: aprendiendo a volver a iluminar retratos para reemplazar el fondo) y va precisamente de eso, no solo de cambiar fácilmente todo lo que hay detrás de nosotros en un vídeo, sino que además es posible volver a iluminarnos para que dé la completa sensación de que estamos de verdad en ese escenario.

Como podéis comprobar por el vídeo que han publicado, el proceso no es sencillo porque no solo es capaz de marcar los límites de todas las personas que aparecen en el vídeo, en primer plano, sino que interpreta cuál es la naturaleza lumínica de la escena para dar matices y grados de intensidad. Es decir, que no es lo mismo reemplazar un fondo de exteriores con otro en un interior, algo que debe verse reflejado en el resultado final del proceso de luces y sombras de cada persona.

Para realizar una hazaña así, esta tecnología recurre a la fotografía computacional para crear modelos (casi) tridimensionales de las personas que aparecen en pantalla y, a partir de ahí, aplicar luces y sombras de forma rápida y sencilla, lo que transmite una sensación total de integración. De momento solo está en pruebas y no podremos aprovecharnos de ella en Google Fotos o cualquier otro servicio de los de Mountain View.

Normas
Entra en El País para participar