La ley del mercado cambia

Calviño pone en orden los poderes de la CNMV y crea la regulación para que a España lleguen las SPAC

Establece las bases para que los expedientes del supervisor sigan siendo alto secreto

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura.
El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura.

Rodrigo Buenaventura, el flamante nuevo presidente de la CNMV, fue taxativo al comienzo de su mandato: el vigilante del mercado "no puede guiarse por un mandato de 1988". Nadia Calviño, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, ha tomado nota y se ha puesto a trabajar para actualizar la regulación que otorga los poderes al supervisor. Ayer, se sometió a consulta pública una reforma casi integral de la Ley del Mercado de Valores, que es más transparente y clara respecto a los poderes de la CNMV y regula la figura emergente en todos los mercados: las SPAC (sociedades con un propósito especial de compra).

La regulación europea, a través de directivas y reglamentos, ha tenido un impacto cada vez más directo en la regulación de los mercados patrios. Ya está listo un anteproyecto de ley, sometido a comentarios hasta el próximo 25 de mayo, que pone los puntos sobre las íes respecto a la normativa aplicable a emisores de renta variable, renta fija, a las infraestructuras y también a los inversores.

Uno de los cambios que más actualidad suscitan está en las SPAC. Desde bancos y despachos de abogados, así como desde la propia CNMV desde los tiempos de Sebastián Albella, han solicitado cambios normativos que permitan la llegada a España de esta figura que está causando furor en Estados Unidos, aunque cada vez son más los avisos a navegantes, por parte de supervisores y de inversores de rancio abolengo como Warren Buffett.

En el borrador de la ley se incluye un apartado específico que modifica la Ley de Sociedades de Capital, cuya última reforma entró precisamente el pasado lunes de 3 mayo, para permitir que España no se quede atrás en el desarrollo de las SPAC. "Se trata de un mecanismo alternativo a la salida a Bolsa tradicional, especialmente interesante para empresas en desarrollo ya que favorece la diversificación de fuentes de financiación", indica el texto elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos. Solo en el primer trimestre de 2021 se han levantado 86.000 millones de dólares en 265 compañías de este tipo.

Así, el cambio propuesto regula el derecho de separación de los accionistas de estos vehículos. Este era un problema en la regulación española y que con esta regulación quedará solventado. En esencia, se permitirá que los inversores de una SPAC puedan abandonarla y recuperen su dinero inicial en el caso de que no estén de acuerdo con el objetivo de compra del vehículo.

Una SPAC cuenta, por regla general, con un periodo para adquirir una empresa no cotizada –habitualmente tiene un plazo máximo de dos años– que después absorberá, fusionará y pasará a ser una cotizada por la vía rápida (fast track, en la jerga). Pero si los socios de esa sociedad creada ad hoc no están de acuerdo con esa compra, estos pueden huir sin tener que dar más explicaciones y sin perder dinero. Esto es así en Estados Unidos y Países Bajos, pero en España no estaba convenientemente claro. Desde Santander y JP Morgan, como publicó CincoDías los días 29 de marzo y 26 de abril, respectivamente, se han solicitado cambios para que el mercado español sea competitivo en este tema.

Sanción y discreción

Otro cambio de calado en la reforma es el que regula el secreto profesional. La CNMV ha mantenido una dura batalla frente al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), que instaba al supervisor a revelar, al menos en parte, el contenido de los expedientes sancionadores.

El Tribunal Supremo dictó en una sentencia de octubre del año pasado que el supervisor tenía la obligación de entregar esa información. Pero el vigilante del mercado recurrió a Europa y solicitó en diciembre al Supremo que planteara al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la cuestión del acceso a sus expedientes de supervisión.

La situación cambia ahora con una nueva redacción del artículo de la ley del mercado que regula este tema. Y lo hace de una manera amplia: "Las informaciones o datos confidenciales que la CNMV u otras autoridades competentes hayan recibido en el ejercicio de sus funciones relacionadas con la supervisión e inspección previstas en esta u otras leyes o en normativa europea no podrán ser divulgados a ninguna persona o autoridad, salvo en los supuestos y términos establecidos reglamentariamente". Es decir, solo una norma posterior podrá desbloquear el lacrado de top secret. En la norma actual, hay muchos más asteriscos que han puesto en solfa el carácter 100% confidencial, siempre y en todo momento, de los expedientes de supervisión de la CNMV.

Otra de las cuestiones es la simplificación de las obligaciones a la hora de dar información al mercado, cuando sus destinatarios sean inversores profesionales. El objetivo es facilitar la captación de capital y que esto no se tenga como efecto colateral con un eventual aumento de la protección de los pequeños inversores.

Un nuevo tipo de bróker sin pasaporte

Solución. El Ministerio de Economía ha escuchado las peticiones de uno de los tipos de empresas de servicios de inversión: las empresas de asesoramiento financiero (EAF). A partir de junio, en teoría, estas tendrían que contar con un capital social mínimo de 75.000 euros, según una directiva comunitaria que debería entrar en vigor a partir del 26 de ese mes. Pero este periódico informó el pasado 1 de marzo que Economía permitiría crear un nuevo tipo de bróker con menos obligaciones. Y así será, según el proyecto de real decreto presentado ayer. Hasta ahora el requisito de capital inicial es de 50.000 euros o disponer de un seguro de responsabilidad civil que les permita afrontar la actividad de prestación de asesoramiento financiero.

Dificultad. El texto explica que “muchas EAF de pequeño tamaño no podrán afrontar este incremento en el capital inicial”. ”Las EAF, como las empresas de servicios de inversión en general, son empresas pequeñas con una naturaleza y perfil de riesgo muy bajo, con dificultades para competir (...)”, añade. Así, el Ministerio de Asuntos Económicos sale a su rescate y establece “un régimen nacional sin pasaporte europeo que permita a las EAF seguir funcionando con el seguro”. A cierre de febrero, el número de empresas de asesoramiento financiero era de 138, según los registros de la CNMV, lejos del máximo de 170 que alcanzaron en 2017.

Normas
Entra en El País para participar