4M

El futuro de Ciudadanos, en vilo tras perder su representación en la Asamblea de Madrid

La formación naranja obtiene un 3,5% de los sufragios

No hubo sorpresas para Ciudadanos en la noche electoral del 4M y se cumplieron los peores pronósticos: la formación liderada por Inés Arrimadas, con Edmundo Bal como cabeza de lista, se ha quedado fuera de la Asamblea de Madrid después de no haber alcanzado el 5% de votos necesario para entrar, sino un 3,5% de los sufragios.

Las encuestas previas a las elecciones ya anticipaban la posibilidad de que Ciudadanos no lograra los votos necesarios para lograr representación en la Asamblea de Madrid y así ha sido. La formación naranja ha obtenido 130.000 apoyos, que no le permiten alcanzar el porcentaje necesario de los votos totales para lograr un escaño.

La Ley Electoral de la Comunidad de Madrid establece que "para la distribución de escaños solo serán tenidas en cuenta las listas que hubieran obtenido, al menos, el 5% de los sufragios válidamente emitidos". El objetivo de esta herramienta es evitar una fragmentación parlamentaria y garantizar una estabilidad política. Por tanto, el partido representado en Madrid por Edmundo Bal, que ha logrado en torno a un 3,6% de los votos, se quedaría sin representantes y pasaría a formar parte del denominado grupo mixto.

Tras la debacle electoral de Cataluña el pasado 14 de febrero, cuando Ciudadanos perdió 30 escaños y se quedó en 6, llega un nuevo mazazo para la formación naranja al perder toda su representación en la Comunidad de Madrid, donde había formado Gobierno con el Partido Popular y ocupado varias consejerías y una vicepresidencia desde 2019, cuando sumó 26 escaños.

El desastre en Cataluña y la fallida moción de censura en Murcia, movimiento que motivó la convocatoria de estas elecciones, impulsaron la detonación de una formación política que llegó a quedar a nueve escaños del PP en las elecciones generales de abril de 2019. Como consecuencia, pesos pesados de Cs, como Fran Hervías, ex secretario de organización, y Toni Cantó, exdiputado de Ciudadanos en las Cortes Valencianas que ha pedido el voto para el PP en estas elecciones, abandonaron el partido.

Estas salidas han dejado en una situación muy comprometida y delicada a este partido. Hervías hoy forma parte del PP, mientras que el expresidente naranja Albert Rivera está invitado a la Convención Nacional que lospopularescelebrarán en otoño y con la que Pablo Casado busca “rearmar” ideológicamente a su formación política.

Las cifras logradas por la formación naranja recuerdan a los obtenidos por UPyD en las elecciones generales de 2015, cuando pasó de tener un 4,7% de los votos totales a un 0,62%, que le dejó sin representación, a pesar de lo cual volvió a presentarse en los comicios de 2016.

"Es una noche dura para el centro politico", ha subrayado Val. Aunque ha reconocido que el obtenido es un "mal resultado", no solo para su partido sino para "los madrileños y los españoles", ha afirmado que seguirá trabajando, él y su partido, para llevar a los españoles a la "moderación", que es "el futuro de España". "Sabía que me enfrentaba a una situación difícil y lo hice pensando y sabiendo que hacía lo correcto", ha afirmado y ha asegurado que mantiene esta opinión.

Normas
Entra en El País para participar