Contante y Sonante

Solo Banca March y Bankinter se libran de los ajustes

CaixaBank y BBVA negocian despidos; Santander y Sabadell, que acaban de cerrar sendos ERE, planean más

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Los considerados elevados salarios de los directivos bancarios españoles y los procesos de ajuste de plantilla y oficinas emprendidos por gran parte de la banca española han vuelto a centrar la atención en el sector. La presión de los sindicatos, que, como en Fuenteovejuna, se han unido en una sola voz para intentar reducir los expedientes de regulación de empleo (ERE) puestos en marcha ahora por BBVA y por CaixaBank, han contribuido aún más a expandir el eco de estos procesos masivos de despidos.

Sus voces, de hecho, han logrado rebajar en 850 empleos el recorte de plantilla, para situar ahora los planes de salidas en unos 11.250 empleados (7.800 en CaixaBank tras reducir el número de salidas en 500, y 3.448 en BBVA, tras recortar la cifra de salidas en 350), un número considerado aún por los representantes sindicales como muy elevado y “vergonzoso”.

Pero pese a la presión de los sindicatos, todos los bancos han repetido en sus respectivas presentaciones de resultados del primer trimestre que “es inevitable abordar estos procesos de ajustes, aunque sean dolorosos”. Los cambios de las costumbres de los clientes y los todavía, y parece que durante varios años más, negativos tipos de interés presionan la rentabilidad de estas entidades, que no logran cubrir sus costes de capital. “Y si un negocio no es rentable, o lo transformas y logras que aporte beneficios o lo cierras”, explicaba el jueves un conocido banquero.

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, explicó en la presentación de resultados del primer trimestre algo similar. Resaltó que el sector bancario español no cubre su coste de capital, que es de doble dígito frente a un ROE de un único dígito. “No tenemos un ROE de doble dígito y ese es el problema al que nos enfrentamos. Si no tienes ROE de doble dígito no atraes capital y no puedes impulsar la economía, que es lo que debe ser la misión del banco”, argumentó.

El ejecutivo de BBVA aportó otro dato demoledor para la plantilla y para el actual modelo de banca con gran número de oficinas (aunque cada vez menos). Las transacciones en sucursales han caído un 50% en los últimos dos años. “En dos años se ha reducido una parte del negocio a la mitad, eso es algo que requiere una reacción y es lo que estamos haciendo con estos planes de eficiencia”, alegó.

Pero esta transformación no es una exclusiva de BBVA. Santander también reconoce que el 50% de las ventas que el grupo lleva a cabo se realizan ya de forma digital, frente al 41% del año anterior. En el caso de Sabadell, el 45% de las ventas de préstamos en el primer trimestre han sido digitales, un 44% de los documentos se han firmado de forma remota y el 94% de las principales operativas de servicios se realizan digitalmente.

En estas semanas los sindicatos negocian los ERE de BBVA y CaixaBank. Santander acaba de acometer otro ajuste, lo mismo que Sabadell. Ibercaja está en ello. Y en breve Unicaja anunciará su ajuste de plantilla tras su fusión con Liberbank, que solo está a la espera de las autorizaciones pertinentes. Pero tanto el banco que preside Ana Botín como el que dirige César González-Bueno descartan nuevos procesos de reestructuración en los próximos meses.

Santander, de hecho, acaba de poner en marcha ajustes en Reino Unido y Portugal, pero su consejero delegado, José Antonio Álvarez, ya explicó el miércoles en la rueda de prensa de los resultados correspondientes al primer trimestre que en el banco “estamos en un proceso de transformación (...).Ahora tenemos un modelo donde la transaccionalidad en las oficinas han caído fuertemente y sigue girando hacia el modelo digital y los cajeros, y es una tendencia creciente”.

Todos los banqueros repiten el mismo mensaje: “Nuestros salarios son los más regulados de Europa”

Con estas afirmaciones, el banco da a entender que los ajustes no han finalizado porque los clientes ya no van a la oficina y hay que recortar gastos. Previsiblemente el nuevo ERE de Santander en España se acometerá en año que viene, aunque de momento es una especulación.

Lo que no es una especulación es la intención de Sabadell de volver a acometer otro proceso de despidos colectivos. El pasado año cuando anunció el ajuste que acaba de finalizar, con la salida de 1.800 empleados, ya se hablaba de un segundo para este año, y, pese a que el grupo ha cambiado su cúpula, este plan se mantiene. Según explicó González-Bueno el viernes en la presentación de resultados del trimestre, Sabadell necesita recortar más sus gastos. El ratio de eficiencia del banco es de los más altos del sector (cuanto más elevado peor). Es del 54,6%. “Los costes son un problema estructural en el sector, porque hay un cambio en los hábitos de consumo que a nadie se le escapa”, declaró. Y los número están echados.

El recorte de plantilla que tiene sobre la mesa es muy similar al que acaba de llevar a cabo. El objetivo es que salgan entre 1.800 a 2.000 empleados. Los sindicatos así lo esperan.

Solo Bankinter y Banca March han mantenido sus plantillas tradicionalmente, y así seguirán. El director financiero de Bankinter, Jacobo Díaz, así lo explicó hace unos días también en la presentación de los resultados del banco correspondientes a los tres primeros meses del presente ejercicio. Bankinter sigue creciendo en número de empleados, algo que llevan haciendo en la última década. “El banco no está pensando ni en el presente ni en el futuro en ningún ajuste”, afirmaba tajante el directivo.

La polémica sobre los salarios de los banqueros también ha seguido una semana más, tras las críticas de la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño, quien ha declarado en dos ocasiones que las remuneraciones que perciben estos directivos son “inaceptables” y, además, “no se corresponden con la situación económica del país”. La repuesta de los banqueros no se ha hecho esperar, y en cuanto han podido (en las presentaciones de resultados) han calcado sus respuestas. “Nuestros sueldos están muy regulados, son los más regulados de Europa, y aprobados por los accionistas”, coincidieron en declarar los consejeros delegados de Banco Santander y BBVA.

Normas
Entra en El País para participar