Las apuestas con valores sí que rentan

JPM Global Convertible gana en un año el 45%. El fondo más rentable español, del BBVA, rinde en el mismo periodo el 10%

Las apuestas con valores sí que rentan pulsa en la foto

Hace 25 años, la inversión en empresas que cumplieran parámetros éticos era una rareza en manos solo de las bancas privadas suizas y de los grandes patrimonios. Diez años después, los gestores internacionales comenzaron el paseíllo entre los grandes inversores institucionales vendiendo las bondades de esta fórmu­la y remarcándolas con gráficas en mano. Insistiendo en que eran productos tan rentables como el resto de fondos de la categoría.

Empezaron a abrirse tímidamente camino en las carteras de los grandes clientes.

La inversión socialmente responsable en renta fija tardó un poco más en llegar, pues hay pocos fondos con cinco años de historia. Realmente, la eclosión ha venido al tiempo que se multiplicaban las emisiones verdes, lideradas por las compañías que caminaban en la transición energética hacia la descarbonización.

De hecho, para la boutique francesa La Financière de l’Echiquier hay varias tendencias que deberían impulsar la rentabilidad en 2021 y la primea de ellas es el cambio climático, seguida de los valores farmacéuticos y de diagnóstico y la digitalización en la nube (cloud computing).

“La pandemia ha puesto de relieve las interconexiones entre la salud, nuestro medioambiente y la economía, acelerando las tendencias ASG e impulsando la necesidad de un enfoque de inversión más sostenible”, opina Mikko Ripatti, responsable de ventas de DNB Asset Management para España y Portugal. Desde la perspectiva del inversor, “ha aumentado el enfoque de integración ASG en sus decisiones”, añade.

Estos productos invierten preferentemente en bonos verdes

Hoy ya nadie duda de que la inversión con responsabilidad social y que cuide el planeta o es rentable o no interesa. Y así lo reflejan los datos.

El fondo con mayores rendimientos en el ranking a un año, JPM Global Convertibles (EUR) 12 (ACC), obtiene una ganancia del 45% en un año, mientras que la rentabilidad media de su categoría (RFI global convertible VDOS) se sitúa en un 26,97%, o sea, que le saca más de 18 puntos.

La segunda posición es para el fondo BNP Paribas Global Convertible, que también bate al índice en 13,65 puntos. El bronce lo ostenta MSIF Global Convertible Bond ZH, que supera a su categoría en 7,4 puntos.

Lo cierto es que los fondos de la categoría RFI global convertible VDOS han funcionado muy bien, ya que los tres siguientes en la clasificación también forman parte de ella.

Se trata del Credit Suisse (Lux) Global Balanced Convertible Bond EBH, Schroder ISF Global Sustainable Convertible Bond I ACC y Axa World Funds-Framlington Global Convertibles I DIS. El primero le saca 2,27 puntos a su categoría de referencia, mientras que la estrategia de Schroder se queda por detrás, en 2,1 puntos, y la de Axa, en 2,36 puntos.

Hay pocos vehículos nacionales que busquen sostenibilidad

A continuación otro fondo de Morgan Stanley, el MSIF Global High Yield Bond ZH, que con un 24,45% de rentabilidad, sobrepasa ampliamente el 6,87% de retorno medio de su categoría, RFI global high yield.

Para finalizar, dos estrategias de Nordea y BNP Paribas centrados en mercados emergentes y un fondo global de La Française.

Ejemplos locales

Si nos centramos en los fondos de gestoras españolas, hay muy pocos. El ganador a un año es BBVA Bonos Sostenibles ISR, que rinde el 10,8%, frente al 7,8% de la media de su categoría. Invierte entre el 50% y el 100% de la cartera en renta fija privada y pública, incluyendo depósitos y bonos verdes. Dan preferencia a emisores de países de la OCDE y en euros. La duración media de la cartera va de dos a ocho años.

La segunda posición por rentabilidad es para el fondo Rentamarkets Sequoia, que da el 10,21% frente al 0,06% de su indicador de referencia. Este vehículo invierte en deuda privada y pública con criterios ASG de los países de la OCDE, con un máximo de un 30% en mercados emergentes. Excluye inversión de bonos de tabaqueras, empresas de armamento y entretenimiento de adultos.

El bronce es para Santander Sostenible Bonos, con una rentabilidad del 4,21%, mientras su indicador de referencia está en 2,32%. Apuesta el 100% de la cartera en renta fija, fundamentalmente en bonos verdes, deuda destinada exclusivamente a financiar proyectos verdes con beneficio medioambiental.

Por último, hay que hablar de un recién llegado, el Ibercaja Renta Fija Sostenible, lanzado en enero de este año. Se trata de un fondo que apuesta por la renta fija pública y privada, incluidos bonos verdes (respaldan proyectos ambientales o ligados al cambio climático), bonos sociales (financian proyectos que generen resultados sociales positivos) y bonos sostenibles (financiación de proyectos medioambientales, con un prisma social).

Normas
Entra en El País para participar