Mis finanzas

Ahorro disparado por la pandemia: depósitos por el 126% del PIB europeo y criando polvo

La crisis ha dado lugar a una bolsa enorme de liquidez sin remuneración alguna. El gasto se reactivará con la recuperación, pero está por ver qué parte de ese ahorro se dirige a activos más rentables

Ahorro en depósitos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La pandemia va a dejar la secuela de unas economías endeudadas como nunca antes y también de unos hogares con un nivel de ahorro en depósitos sin precedentes. Quienes han mantenido sus ingresos pese a la gravedad de la crisis han optado por guardar el dinero en el banco, lo que se refleja en el desplome del consumo. Y ello, a pesar, una vez más, de la mínima o nula rentabilidad que ofrecen los bancos por el ahorro.

El fuerte incremento del volumen de depósitos de los hogares en 2020 no ha sido solo cosa de España, donde hay un marcado perfil conservador de inversión. El fenómeno ha sido común a toda Europa y el volumen de depósitos de particulares y empresas en relación con el PIB se ha disparado en la región al 126%, desde el entorno del 110% previo a la pandemia, según datos recopilados por Standard & Poor’s. Un impulso en el que sin duda han tenido que ver las ayudas públicas a empresas y trabajadores para lidiar con el Covid y que ha generado una enorme masa de liquidez que se acumula día a día sin pena ni gloria. Sin rentabilidad y también sin ser destinada a actividades productivas que contribuyan a la recuperación. Es más, el 5% de los depósitos de hogares está a interés negativo: los ahorradores pagan por tenerlos.

La pandemia paralizó el consumo y disparó el ahorro y la gran incógnita será ver en qué medida todo ese nuevo ahorro abandona o no los bancos una vez se recupere la normalidad económica. Ya sea en forma de gasto o con destino a un producto de inversión más rentable. “Hemos visto aumentos del ahorro muy fuertes en las grandes economías del euro, mayores aún donde la caída del consumo también ha sido mayor, como en España e Italia”, explica Andreu García Baquero, consultor de análisis económico y de mercados de AFI.

Así, la tasa de ahorro de los hogares, con la que medir el dinero del que se dispone, pasó en Alemania del 19% a cierre de 2019 al 24% un año después y al 22% en Francia. En España e Italia, que registraron incrementos más fuertes, quedó en 2020 al 14% y 18%, respectivamente. “Este año no se recuperará la tasa de ahorro previa a la pandemia. Sí esperamos que buena parte de esos nuevos depósitos se empiecen a gastar. Aunque no contemplamos un cambio drástico en el comportamiento del ahorrador español”, añade García Baquero.

La tasa de ahorro ha subido sobre todo en España
e Italia, donde más cayó el consumo

La anterior crisis iniciada en 2008 ya supuso un punto de inflexión para el destino del ahorro de los ciudadanos europeos, según explican en S&P. Los depósitos reemplazaron a las acciones como principal activo financiero de los hogares, en una tendencia que se mantiene implacable desde entonces (ver gráfico). Y en 2020, según añade S&P, más de dos tercios de las transacciones financieras de los hogares europeos se dirigieron a cuentas corrientes, mientras que no llegó al 2% el porcentaje de aquellas que se destinaron a elevar la exposición a la Bolsa, un activo que dejó importantes ganancias pese a las graves turbulencias de marzo y la dureza de la crisis.

En España, el año pasado quedó reforzado el reinado indiscutible de los depósitos en el ahorro de las familias. Tras registrar un crecimiento en su volumen del 8%, hasta casi rozar el billón de euros, representan ya el 42% del ahorro financiero de los hogares, el mayor porcentaje desde 2013. Los fondos de inversión, si bien sortearon el año con un crecimiento del 2,7%, gracias en gran parte a la revalorización de los activos, quedan muy a la zaga. Suponen el 23,5% del ahorro financiero de las familias, el mejor porcentaje del presente siglo, en base a los datos publicados por Inverco.

Depósitos y cuentas corrientes acapararon casi en exclusiva los nuevos flujos financieros en 2020, con 73.190 millones de euros, frente a suscripciones netas en los fondos por 10.467 millones de euros.

Desde S&P apuntan a que la creación del mercado único de capitales de la UE puede ser la mejor fórmu­la para dirigir el ahorro en depósitos hacia otros activos financieros de más rentabilidad, y recuerdan en todo caso, con datos de la ESMA, que aún queda camino por recorrer. Un inversor minorista paga de media por sus productos de inversión el 40% más que un institucional.

Muy lejos del apetito por el riesgo de EE UU

Los particulares en Bolsa. La tenencia de renta variable entre los pequeños inversores europeos es muy inferior a la que existe en Estados Unidos. Mientras que en Alemania la Bolsa supone el 20% de los activos financieros de los hogares, en Estados Unidos el porcentaje se dispara al 55%, según datos recogidos por Standard & Poor’s. Esa elevada tenencia de acciones entre los ciudadanos de a pie hace que la marcha de Wall Street tenga una dimensión mucho más política, electoral incluso. Y es caldo de cultivo, además, de fenómenos como el reciente desafío de los foreros de Reddit.

Normas
Entra en El País para participar