Así son los recortes salariales que propone CaixaBank

ERE CaixaBank
Una oficina de CaixaBank

Crece la tensión laboral en CaixaBank. Los sindicatos han previsto realizar movilizaciones si la entidad no rebaja el número de afectados o modifica  las condiciones del ERE, imposible de aplicar dentro de que sea un proceso de salidas voluntarias, según coinciden CC OO y UGT. La entidad pretende despedir a 8.291 empleados, de los cuales 4.000 no podrían acogerse al plan voluntario si superan los 50 años de edad, según las condiciones comunicadas por el banco a los sindicatos.

UGT, incluso, baraja la posibilidad de dirigirse al Gobierno para pedir que interceda en el ERE, al ser parte del accionariado. Precisamente, ayer la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, terció en el debate sobre los ajustes de personal en la banca, a la que pidió buscar alternativas que minimicen el impacto sobre el empleo, y criticó los altos sueldos de los directivos bancarios. La regulación de empleo en CaixaBank coincide con otro proceso de ajuste en BBVA.

CC OO como UGT, critica las condiciones laborales que les presentó la entidad el martes, el mismo día que comunicó el número de afectados por el ERE. El banco pretende eliminar el complemento de ayuda por hijos, aunque a los empleados actuales se les mantendría como complemento personal.  El grupo también tiene intención de modificar, en similares términos, la mejora salarial de los empleados provenientes de la antigua CaixaBank. Eso supondría un ajuste de 3.000 euros para los niveles I al III y 1.500 euros en los niveles IV a XII, si bien a los trabajadores actuales se les conservaría como complemento personal.

CaixaBank tiene previsto también eliminar complementos familiares como las pagas especiales de defunción de familiares y natalidad, así como las abonadas por antigüedad (de cinco y 35 años). Además, la movilidad geográfica se volvería forzosa para cubrir vacantes en las áreas con plantilla excedentaria. Esta movilidad se aplicaría con un radio de 75 kilómetros sobre el centro de trabajo original.

Igualmente, se reduce la aportación al plan de jubilaciones, que pasan de hasta un 8,2% en varios casos (el más alto) a una aportación del 4% del salario para las nuevas incorporaciones. De esta cantidad, un 3% lo aportaría la empresa y el 1% restante correría a cargo del trabajador. En términos organizativos, eliminaría la figura del subdirector en oficinas rurales.

Normas
Entra en El País para participar