Los países más castigados piden a Bruselas aprobar cuanto antes los planes de recuperación

La Comisión cuenta con un máximo de dos meses para evaluar los proyectos, un plazo que España y otros socios quieren acortar

Plan recuperacion covid
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. EFE

Los socios de la Unión Europea más golpeados por la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19, a juzgar por la prisa con la que unos y otros están trabajando en sus respectivos planes de recuperación, han formado una suerte de bloque para solicitar a la Comisión Europea que se apresure a la hora de aprobar los diferentes proyectos nacionales y que cada capital pueda disponer cuando antes de los fondos que tiene asignados. Así lo ha sugerido este viernes la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, minutos después del encuentro del Eurogrupo y antes de entrar en la reunión del Ecofin.

"Va a haber bastantes Estados miembros que vamos a insistir", en el encuentro de los ministros del ramo de toda la UE, "en la urgencia y la necesidad de que se aprueben cuanto antes estos planes de recuperación", ha afirmado Calviño. "Necesitamos que estos estímulos se inyecten dentro de nuestras economías lo antes posible. No tenemos tiempo que perder para conseguir que estas inversiones lleguen a la economía real", ha añadido. En este grupo estarían España y, previsiblemente, otros como Francia, Italia, Portugal o Grecia.

Los países pueden enviar sus planes a Bruselas antes del 30 de abril. A partir de ahí se inicia un proceso por el que la Comisión dispone de hasta dos meses para aprobar definitivamente cada uno de los 27 proyectos, que también deben tener el beneplácito del resto de capitales en el plazo de un mes más. Se abre así un horizonte que podría retrasar la confirmación definitiva hasta el mes de julio, en pleno parón veraniego.

Esta validación a la que se refiere Calviño es clave en el proceso, ya que permitiría a los Estados miembros empezar a rodar la máquina. En el caso español, el Gobierno previó en los Presupuestos Generales del Estado la posibilidad de adelantar vía deuda los 27.000 millones que tiene comprometidos para el año 2021, algo que podría hacer una vez reciba la luz verde de la Comisión habida cuenta de que los desembolsos no comenzarán a producirse hasta ya entrado el segundo semestre, en el mejor de los casos.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, parece haber recogido este viernes el guante de este pequeño grupo de capitales. "Nuestro objetivo es lograr la aprobación de algunos planes con la prefinanciación del 13% antes de la pausa de verano", ha dicho tras el Eurogrupo.

En todo lo que atañe al proceso, las capitales de la UE tienen el ojo puesto en lo que va sucediendo en dos escenarios clave. Por un lado, los países tienen que presentar al Ejecutivo comunitario sus respectivos planes antes de que termine el mes de abril, justo en dos semanas. Por otro, para que Bruselas pueda emitir deuda con la que financiar el fondo de 750.000 millones de euros es necesario que los 27 socios aprueben en sus respectivos parlamentos nacionales la decisión de recursos propios, vital para que la Comisión pueda convertirse en órgano deudor. Un tercer apéndice, vinculado a los recursos propios, ha puesto los ojos sobre Alemania después de que el Tribunal Constitucional del país paralizase el proceso.

En esta tesitura, ninguno de los gobiernos ha remitido aún a la Comisión su plan de recuperación, pero todo apunta a que España, Portugal, Grecia y Francia lo harán en breve, como ha apuntado el propio Gentiloni. En esta línea, Calviño ha confirmado de nuevo que el Gobierno lo hará antes del 30 de abril. Finlandia y Países Bajos, por su parte, han anunciado que se retrasarán levemente.

En relación con la ratificación de los recursos propios, un total de 17 países, incluyendo a España, ya han cumplido. Sin embargo, Polonia, Irlanda, Países Bajos, Finlandia, Estonia, Lituania, Austria, Rumanía y Bulgaria aún no lo han hecho. En tierra de nadie está Alemania, que aunque ratificó formalmente la decisión en sus parlamentos está pendiente del fallo del Constitucional.

Moody's aprueba el plan

Una vez que España reciba el visto de bueno de la Comisión Europea hacia su plan de recuperación, un trámite que no tendría que dilatarse más allá del mes de junio, “se generaría el derecho a un primer desembolso de prefinanciación”, ha explicado Calviño. Sin embargo, existe el riesgo de que para entonces el conjunto de países de la UE no haya ratificado en sus respectivos parlamentos la decisión de recursos propios, impidiendo que Bruselas pueda endeudarse para financiar el fondo.

Llegado el caso, España podría acudir a los mercados para adelantar los 27.000 millones de euros, un proceso que debería darse sin mayor problema dada la “confianza” del mercado en el país. Calviño ha recordado que este viernes la agencia de medición de riesgos Moody’s aseguró que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno tendrá un impacto positivo en la calificación crediticia de España porque “centra las inversiones en sectores clave y potencia el crecimiento económico”, según Moody’s, que aplaudió las inversiones en las transiciones ecológica y digital, “dos sectores con potencial para repercutir positivamente en la economía”.

Normas
Entra en El País para participar