Los derechos de los trabajadores ponen a Bezos frente a Biden

Amazon consigue evitar que sus empleados de Alabama se sindiquen, pero la victoria puede ser efímera

Protesta laboral en Amazon Alabama, el 22 de marzo.
Protesta laboral en Amazon Alabama, el 22 de marzo. REUTERS

La agresiva campaña de Amazon para frenar la sindicación en Alabama dio sus frutos el viernes. Pero pone a Jeff Bezos frente a Joe Biden.

El agresivo enfoque de Amazon superó su mayor desafío laboral hasta ahora. Lanzó una campaña en Twitter, organizó reuniones obligatorias con los empleados para explicarles por qué era una mala idea y colocó carteles en el almacén, incluso en los baños. Más del 70% de las papeletas rechazaron la afiliación.

Pero las quejas no desaparecerán. Durante la pandemia, los empleados han denunciado más las largas horas y el ambiente tipo Gran Hermano, además de lo que dicen son protocolos de seguridad inadecuados para el Covid. La empleada de Alabama Jennifer Bates dijo al Congreso a principios de año que Amazon la trataba como “una máquina más”. La agencia federal National Labor Relations Board ha recibido más de tres decenas de quejas desde la pandemia, muchas más que en años anteriores.

Los trabajadores también tienen un amigo poderoso. En un movimiento inusual, Joe Biden respaldó públicamente el intento de Alabama en un vídeo publicado en Twitter en febrero. También es partidario de la Ley de Protección del Derecho de Sindicación, que se aprobó en la Cámara de Representantes en marzo y que ahora espera la atención del Senado. Eso bloquearía las tácticas utilizadas por Amazon, como las reuniones de empresa que exigen asistencia, mientras se permitirían las huelgas intermitentes o parciales y los paros de producción. Las empresas y los ejecutivos podrían enfrentarse a multas si se descubre que han violado los derechos de los trabajadores, y los consejeros también podrían ser considerados responsables.

La semana pasada, Biden dijo que Amazon era una de las decenas de empresas que utilizaban lagunas jurídicas para evitar el pago de impuestos federales. Jeff Bezos dijo luego que apoyaba una subida del impuesto de sociedades para ayudar a pagar el plan de infraestructuras. Pero sus esfuerzos por acabar con los sindicatos lo mantendrán a él y al nuevo CEO, Andy Jassy, en el lado opuesto al de Biden.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías